"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas
Expone “Doméstico alterado”

Vicky Neumann se refugió en el arte

La barranquillera sólo ha dedicado dos años intermitentes a la academia. Prefiere explorarse a sí misma sin que le digan qué hacer. Cree que la intuición y los sentimientos guían su obra.

Vicky Neumann ha presentado sus exposiciones en Colombia, Estados Unidos, Italia y Francia. / Mauricio Alvarado - El Espectador

¿Por qué decidió pintar?

Es como un refugio. No me gusta tanto el mundo, me parece jartísimo todo lo que hacen en la vida diaria. Este es mi cuento, mi refugio, mi forma de ver las cosas. De pronto también soy muy egocéntrica, porque esta es mi visión del mundo. Era ilustradora, me gustaba leer y terminé encontrándome en esto. Es lo mío, no hubiera podido hacer otra cosa.

¿Usted se fue para Francia a buscarse como artista?

Estaba buscando estudiar arte en Europa, pero no tenía un peso, solo tenía el pasaje de ida. La directora del colegio siempre me dijo que debía estudiar en Florencia, nunca llegué a Florencia, me quedé en Francia. Uno se encuentra cuando se va y está solo.

¿Nunca terminó un estudio sobre arte en la academia?

En Europa empecé algunos cursos, de esos que ofrecen las alcaldías. Regresé a Barranquilla, estudié un año en Bellas Artes y al final estuve en total dos años en la academia de forma intermitente. Me gusta estar buscándome a mí misma, no hacer lo que me digan que tengo que hacer.

¿El arte es más de lo que nace que de lo que enseñan?

Es una discusión interesante. A mí me gustaría que mi hija, que se parece a mí, no siguiera eso que hice. Sin embargo, creo que uno encuentra más de uno cuando se busca y no cuando le dicen qué es lo que tiene que hacer o lo que está de moda.

¿Qué le dejó su estadía en Francia?

Me solté mucho, porque cuando estaba en la escuela era más rígida. Allá busqué mi parte más existencial, que es más importante en un país que es socialista como ese. En Francia podía hacer cosas que en Italia o en Barranquilla no.

¿Cómo fue el proceso para crear “Doméstico alterado”?

Me encanta esto del clásico destruido y reconstruido a mi manera, lo hago como me dé la gana. Ese es mi proceso creativo hasta que encuentro qué es lo que quería. Hago lo que sea para lograr lo que quiero encontrar.

¿Qué es lo que quiere encontrar?

Algo que me satisfaga muchísimo, que pueda mirar durante un mes y esté de acuerdo con lo que hice. Que me emocione, que sea lo que quiero transmitir.

¿Qué mensaje quiere transmitir?

Lo que más me interesa es el proceso de la pintura. Me encantaría que la gente se entusiasmara con ella y se metiera más en este cuento en lugar de estar metida en el consumismo. Yo utilizo las cosas que me angustian, lo ambiental y un poco de agresividad para llamar la atención y reconstruir. Quiero llamar la atención de algo clásico, aburrido y cursi con elementos que ayuden un poquito.

¿Por qué llamó a la exposición “Doméstico alterado”?

En la exposición hay cosas comunes, porcelanas y cuadros de casa burguesa que son puros elementos domésticos. Los objetos que uso son sencillos, hasta baratos y sin pretensiones que muchos tienen en la casa.

Eligió utilizar los cables de electricidad como material para esta exposición.

Así es. La parte humana que tanto me atrae de algo se pierde un poco. Usé cables, un mundo que no me gusta tanto, y sin embargo existe, está ahí, no se puede negar. Son lindos esos cablecitos de colores y son superútiles, cuando no me desesperan, obvio.

Hay un juego de texturas marcado, ¿cómo encuentra la ideal?

La busco. La he estado explorando mucho con la pintura clásica y el óleo, pero no la he logrado solo con eso. Me gusta también la profundidad que me puede dar una foto. La obra tiene algo visceral, esas cosas chorreadas, y también un poquito de rebeldía.

Temas relacionados