'Actúo con el corazón'

Interpreta a Ofelia en ‘El faro’, la nueva película de Pacho Bottía. Dice ser una mujer honesta, valiente, generosa en el amor y un desastre para la tecnología.

Para Karent Hinestroza, el papel más difícil de interpretar y al que más le ha metido corazón ha sido Chocó. / Cortesía Canal Caracol

¿Cuándo descubrió que quería ser actriz?

Nací con esa vocación, desde niña estaba interpretando todo. Vengo de Timbiquí, Cauca, donde hay muchas fiestas tradicionales cargadas de dramatizados y representaciones. Cuando me gradué en la Normal Superior de Popayán, me di cuenta de que quería actuar de forma profesional. Fui a la Universidad del Valle a formarme en Licenciado en Arte Dramático y desde hace 17 años estoy ejerciendo de forma profesional.

¿Cuál fue su primera experiencia en el cine?

En El vuelco del cangrejo. Fue como estar en una escuela: pasar del teatro al cine y lograr un personaje que pareciera natural, una nativa, no una actriz interpretando.

De no ser actriz, ¿qué le hubiese gustado ser?

Bailarina profesional (risas). Siempre vinculada al arte.

¿Recuerda su primera obra de teatro?

Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams.

¿Cuál es el reto más grande y satisfactorio que haya superado?

Creo que vivir sola desde los 11 años y siempre mantenerme firme sin desviarme de mi camino. Lo responsable que he sido desde muy niña.

¿Por qué esa independencia desde tan corta edad?

Los papás, cuando tienen una posibilidad económica, acostumbran a sus hijos a estudiar fuera del pueblo, ya que el nivel académico es mejor. Fue algo muy fuerte. Lloraba casi todos los días, pero siempre fui la mejor en el colegio y nunca me desenfoqué de la misión que tenía: estudiar y graduarme.

¿Cuáles son sus virtudes?

La honestidad y la valentía, soy franca siempre y procuro vivir sin miedo. También soy muy generosa en el amor.

¿Con qué papel se ha identificado más?

Hasta el momento todos los personajes que he realizado me llegan en un momento de la vida en el que me identifico con ellos. Con Chocó porque cuenta varios temas, es un personaje que hace varias denuncias, desde el género, de explotación de las tierras, desde su condición de mujer.

¿Cuál ha sido el personaje más difícil de preparar?

Chocó. Fue un personaje traumático por el proceso, le metí mucha concentración y corazón. Tenía condiciones más complejas para mí, me hizo más grande como persona y actriz.

¿Cree que hay muchas mujeres Chocó en Colombia?

Claro, estamos en una sociedad racista y machista. Hay muchas mujeres resignadas, pero también hay muchas Chocó que luchan día a día por darle un futuro mejor a sus hijos, mujeres luchadoras, echadas pa’lante, que ponen su vida y su tranquilidad por encima de cualquier cosa.

¿Cómo se enamoró de la película ‘El faro’?

El guión tiene dos versiones. La primera me llevó a entender el personaje; la segunda fue la que se desarrolló. Me pareció una historia contemplativa, hermosa y dramática. Es una pieza psicológica donde el protagonismo lo tienen tanto los personajes como el lugar.

¿En qué se parecen Karent y Ofelia?

En que luchan por sus sueños y por la vida que desean tener sin resignarse a las circunstancias.

¿Cómo la han influenciado los papeles que ha interpretado siendo usualmente de mujeres con problemáticas fuertes?

Me han regalado mucha fortaleza, porque siento que son mujeres que se no resignan, que le apuestan todo a la vida que desean tener. Como Karent les he puesto mucho ímpetu y un poco de las luchas de mi vida personal y profesional.

¿Qué personaje cree que le dio reconocimiento?

Caridad, el personaje que interpreté en la serie La Selección, y después está el de la película Chocó, que también tuvo bastantes resultados.
Un lugar.

Recientemente estuve en el parque Tayrona, cabo San Juan, es un lugar hermoso. Tiene una vitalidad muy fuerte, paz y tranquilidad. Creo que todo el mundo debería conocerlo.

¿Lo más importante en su vida?

Mi núcleo familiar. Mi papá, mi mamá y mis hermanos.

Cali es su segunda ciudad, ¿cuál es su opinión de las personas que le temen?

Que se tienen miedo a sí mismas (risas). Cali es una ciudad pacífica, de comercio y generosa. El peligro está en todas partes. Lo hermoso de Cali son las personas.

¿Para qué diría que es un desastre?

Para nada. No, mentiras (risas). No soy muy buena con la tecnología, la verdad, no es mi fuerte.

Algo que la disguste.

La injusticia de las personas, cuando algo no es equitativo. Eso me indigna un poco y me saca el mal genio.

Temas relacionados

 

últimas noticias