'Ahora creo vanidades'

La modelo y empresaria habla de su incursión en el mundo de la moda con su propia marca de ropa.

Laura Acuña confiesa que le teme a las pasarelas tanto como el agua fría. / Cortesía
Laura Acuña confiesa que le teme a las pasarelas tanto como el agua fría. / Cortesía

¿Por qué ahora de empresaria?
Porque descubrí que tengo una afinidad por la moda, entonces quería explorar un campo que me apasiona.

¿Cuál es el estilo Laura Acuña?
No es un estilo definido. Yo creo que el estilo depende de lo que uno vaya a hacer y adonde vaya a ir; la mujer es muy versátil y puede verse de maneras diferentes. Lo que sí sé es que estilos no manejo, como aquel de correas, cueros o colores neones, pero de resto me pongo de todo.

Otras presentadoras, como Carolina Cruz, han seguido la misma vía. ¿Se convirtió en una moda?
No. Si uno tiene habilidades para más cosas, además de presentar, debe explorarlas. Es un poco lo que pasa con los artistas en Estados Unidos, que pueden hacer mil cosa: ser cantantes, actores, empresarios, y nadie cuestiona ninguna de esas actividades. Si son buenos y lo hacen bien todo, se les da el reconocimiento.

¿Podría decirse que ahora crea vanidades?
Sí, ahora lo hago. Creo que la vanidad no es sólo querer verse linda, también es consentirse y darse permiso de hacer cosas que uno quiere. Qué rico tener la oportunidad para que las mujeres hagan eso y que esté al alcance de todas. Las mujeres nos merecemos un poco de vanidad.

En una frase, ¿cómo califica a Jota Mario Valencia?
Un amigo.

A Jessica Cediel.

La quiero mucho, compartí mucho tiempo con ella.

Milena López.

Una compañera de trabajo muy loca, muy cansona (ríe).

Su mejor compañero de set.

Con la que más me he reído en el set es Carolina Cruz, la más compañerista es Jessica Cediel, la más extrovertida, Milena López, y también he tenido compañeros muy serios en lo que hacen, como Ricardo Henao.

¿Qué tal la vida de casada?

Absolutamente perfecta, ando feliz con todo lo que está pasando.

¿A qué ha renunciado para llegar a este punto de su vida profesional?

He sacrificado cosas como dormir hasta tarde o momentos importantes en mi familia, como cumpleaños, bautizos, etc., ese tipo de cosas que para mí son importantes. Ha sido difícil. Me ha tocado tratar de ser lo más diplomática posible; en muchas ocasiones que he querido opinar mucho, he sacrificado un poco esa espontaneidad que caracteriza al ser humano para decir las cosas.

Su mayor virtud.

Ser honesta con lo que soy.

Y su mayor defecto...

Soy muy impulsiva.

¿Qué la enamora?

La gente objetiva.

¿Y qué la espanta?

La gente hipócrita.

¿En qué quedó el escándalo de la peluquería?

En que ahora soy imagen de Norberto.

Presentadora, modelo y ahora empresaria. ¿Qué más viene?

Lo único que puedo decir es que no voy a cantar, eso nunca va a pasar (ríe).

Su sueño.

Quiero lograr paso a paso los sueños que van surgiendo. Por ejemplo, en este momento quiero que mi empresa sea exitosa, que sea bandera en Colombia. De eso se trata la vida, no puede haber un solo sueño, porque cuando se cumpla, se acaba la vida. La clave es tener muchos sueños, y mientras van dándose unos van surgiendo otros.

Lo que pocos conocen de usted.

Que le tengo pánico a la pasarela, me encanta el karaoke, no me gusta tomar, me abstengo por convicción, pero me encanta la rumba, odio el agua fría y no me baño cuando la hay.

En un principio estudió derecho. ¿No le quedó pendiente desempeñarse en su área de estudio?

Quedó pendiente un tema académico, pero no todo se puede hacer al tiempo. En la vida se debe tomar decisiones y decidir si se hace una cosa u otra.

Un sabor que la tiente.

Todo lo que sea dulce me tienta.

Su frase preferida.

No le hagas a los demás lo que no quieras que te hagan. Se evitaría uno un poco de chicharrones.

Temas relacionados
últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito