Aída Furmanski, artesana de ideas

Para la gerente de Expoartesanías, la fortaleza de ese sector en Colombia es la riqueza y diversidad de técnicas y oficios.

Aída Furmanski dice que el regalo más valioso que le han dado son sus cuatro nietos. / Liz Durán

¿Cómo llega una psicóloga clínica al mundo artesanal?

Antes que psicóloga fui arquitecta, tengo mucha sensibilidad por el arte, el diseño y siempre he sido una amante de la artesanía.

¿Cómo influyó su experiencia como gerente de la Platería Galena?

Pretendimos experimentar mezclas novedosas de este material precioso con artesanías. Así fui conociendo y metiéndome de lleno en el mundo artesanal.

¿De qué manera Expoartesanías ayuda a la visibilización de las artesanías colombianas?

Es la feria del sector más importante de Latinoamérica. Una vitrina inmejorable para que las comunidades artesanales puedan exhibir lo mejor de su trabajo y encontrar oportunidades comerciales.

¿Cree usted que los colombianos deben apoyar más las artesanías?

Cada día más. Es nuestra misión dignificar la artesanía y promoverla como algo que está evolucionando. Puede representar tradición y a la vez ofrecer innovación y ser contemporánea.

En su opinión, ¿cuáles son las regiones colombianas que más se destacan en este campo?

La fortaleza y gran potencial del sector artesanal colombiano es la riqueza y diversidad de técnicas y oficios a lo largo y ancho del país.

¿Cuál es la relación artesanías-cultura? ¿Qué historias se cuentan a través de ellas?

Es íntima y casi mágica. Para muchos representan no solo un sustento, sino la mejor forma de expresarse, recrear su entorno y plasmar su imaginación.

¿Sabe hacer artesanías?

No, pero sí promoverlas, defenderlas e impulsarlas. Diseño algunas joyas y aporto ideas y propuestas para la combinación de técnicas, materiales y colores.

¿Cuál es su favorita?

Todas son únicas y traen consigo un bagaje cultural. He aprendido a apreciar y valorar los oficios artesanales como una forma de arte.

Si Colombia fuera una artesanía, ¿cuál sería?

Tal vez un gran chinchorro, rico en colores, amplio, resistente, tejido a pulso y que una vez se prueba, provoca quedarse.

¿Cuáles son sus colores y materiales preferidos?

El blanco, el negro y el gris con todos sus matices. Los materiales, el cuero y la plata.

¿Qué música le gusta? Como buena caleña, ¿baila salsa?

La clásica, años 70 y obviamente la salsa.

¿Un sabor que le mueva la memoria?

El chontaduro, que me recuerda mi infancia.

¿Cuál es el regalo más valioso que le han dado?

Mis cuatro nietos.