Bako va “Rumbo al sol”

La voz característica de la agrupación bogotana The Mills se lanza al ruedo con un proyecto paralelo como solista, en el que explora las diversas facetas de los sonidos electrónicos. El músico asegura que la banda seguirá siendo una prioridad.

Bako confiesa que es un compositor muy inseguro y que por eso prefiere el escenario de la coautoría. / Cortesía
Bako confiesa que es un compositor muy inseguro y que por eso prefiere el escenario de la coautoría. / Cortesía

¿Se aleja definitivamente de la banda The Mills al presentar su propuesta como solista?

No, para nada. La música que hago con esta banda es muy importante para mí y quiero seguirla haciendo siempre; es por placer, más que por cualquier otra cosa.

Su primer sencillo como solista se llama “Rumbo al sol”. ¿Cómo es esta canción?

Realmente Rumbo al sol es un nuevo género que descubrí y que me encanta, lo que sucedió después fue que quise producirlo, explorarlo y ponerlo a consideración del público. Lo mejor de mi actividad es que me deja brincar de género en género.

¿Cómo descubrió este nuevo sonido?

En el estudio de grabación, allí lo que hicimos fue investigar, innovar y mirar qué elementos le metíamos. En esta ocasión me sentí un poquito libre, porque el rock, aunque no lo creas, es cuadriculado, si te sales un poquito la gente le cambia de nombre.

¿Qué es lo que más le gusta de su nueva propuesta?

Que puedes hacer lo que quieras, nadie te va a criticar, nadie te va a juzgar, simplemente es electrónica, es un estilo que tiene muchas variantes.

¿Cómo fue el proceso de composición de “Rumbo al sol”?

Yo tengo un método de composición muy complicado. Me siento, tomo la guitarra, hago acordes y melodías de voz, algo así como un fraseo en inglés, luego cuento sílabas, tiempos y lo hago en español; a veces la frase no cabe en el tiempo de la canción y es complicado, es un gallo, así nació la canción Rumbo al sol.

¿Le gusta más la coautoría o componer solo?

Me gusta más hacerlo acompañado, porque soy muy inseguro. Para mí es más difícil hacerlo solo, porque cuando escribo, comienzo a preguntar ¿te gusta esto? y a decir “rescata lo que puedas de ahí”; entonces es más complicado. La coautoría es una experiencia maravillosa.

¿Por qué define como “surrealista” esta nueva propuesta?

Porque cuando estábamos en el estudio creando, me sentía en otro ambiente, tenía una sensación completamente diferente, ¡claro! era una cosa nueva para mí, entonces llegué a decir que me sentía en un momento surrea. Creo que algo de eso quedó impregnado en la letra y en el sonido de la canción.

¿De acuerdo con una frase de “Rumbo al sol”, a Bako que le mueve el corazón?

El arte en general, pero en realidad lo que me mueve el corazón es mi familia y mis propósitos, en lo que me siento absolutamente pleno en estos momentos.

¿“Rumbo al sol” está dedicada a alguien en especial?

En una entrevista me preguntaron a quién le compuse esa canción y expliqué que iba dedicada a una relación. A mí me hubiera gustado entrar en la cabeza de una persona para conocer sus pensamientos, y al finalizar mi guitarrista me dijo: “oiga yo pensé que le había compuesto esa canción a su hijo”. En ese momento caí en cuenta de que puede ser interpretada de muchas formas.

¿Su proyecto en solitario está enfocado únicamente al espacio de la discotecas?

Está enfocado para tres cosas, para escucharla, bailarla y dedicarla. Traté de que su letra le permitiera a quien la escuchara, seducir. Tiene alto contenido discotequero, pero también se puede cantar mientras se baila.

¿Qué es lo más importante que se debe tener en una canción inédita?

Saber de qué se va a hablar en las canciones, qué quieres comunicar, ya después fluye de forma natural.

¿Cómo ha sido el recibimiento del tema en las redes sociales?

Ha sido excelente, no he recibido ni un solo comentario negativo, la verdad he estado muy sorprendido con la reacción de la gente.