Beethoven a lo Meissner

Mitad alemán y mitad mexicano, Miguel Meissner es uno de los tres directores invitados a interpretar, junto a la orquesta del teatro, las obras que inmortalizaron al genio de la música clásica.

¿Cuál es su sinfonía preferida de Beethoven?

La que me disponga a dirigir. A todas las conozco de corazón y de memoria, y en este programa tendré a cargo la II y la IV.

¿Cómo describe a Beethoven?

Es el compositor más impactante. Logró, como nadie, trasmitir a través de sus sinfonías valores humanos que están afuera de la música, como los ideales de la Revolución francesa, que a través de los siglos nos siguen conmoviendo.

Cuando escucha las nueve sinfonías de Beethoven, ¿cómo describe la evolución del músico alemán?

Beethoven no parte de sinfonías malas para finalmente escribir buenas. Cada una es una obra maestra y todas se destacan por diferentes características.

¿Cuál fue su primer acercamiento a Beethoven?

En mi casa siempre se tocó música y en el piano exploré las primeras sonatinas y sonatas de Beethoven. Desde allí me impactó su fuerza y su contenido emocional.

¿Hay alguna partitura que tenga en mente para llevar a escena?

Amo mucho la música mexicana. México es mi segunda patria. Adoro las obras de (Silvestre) Revueltas, (Carlos) Chávez y (José Pablo) Moncayo... es un sueño poder dirigirlas.

¿Su corazón es alemán o mexicano?

Tengo dos corazones en el pecho: el alemán, donde nací, y el mexicano, donde vivo... Aunque ya siento una partecita colombiana. Me encanta este país.

¿A qué le suena Colombia?

A posibilidades, fuerza y potencial musical que se nota en la entrega y el entusiasmo poco usual de sus intérpretes.

¿Y Alemania?

A agradecimiento por todo lo que pude aprender de ella frente a la música clásica. Tiene el más alto nivel.

¿Y México?

A tierra virgen en este campo de la música clásica. Donde hay mucho folclor mexicano por grabar y llevar afuera.

¿Qué tuvo México que desde hace 20 años lo enamoró para quedarse?

Así es ese país. Es hermoso y tengo una familia mexicana maravillosa, así que allí soy feliz.

Ha estado frente a más de 20 orquestas internacionales. ¿De qué manera se acerca por primera vez a la que dirigirá?

Llego con la intención de que logremos el mejor resultado en poco tiempo. Cada orquesta tiene una entrega o resistencia con la que hay que lidiar... es la psicología orquestal.

¿Cuál es la mayor diferencia entre las orquestas sinfónicas de Latinoamérica y las europeas?

Las europeas tienen más tradición y sus instrumentistas individuales tienen más cultura de ejecución, mientras que la latinas tienen más temperamento, más sangre y más ganas de expresar. Eso finalmente resulta más interesante.

Una orquesta latinoamericana que lo haya sorprendido.

Las orquestas juveniles de Venezuela me parecen un modelo, y esta joven orquesta del Teatro de Bellas Artes de Bogotá, a la que tengo el placer de dirigir, me parece que va por la misma ruta. Creo que va a ser la orquesta del futuro de Colombia.

¿Un solista que quisiera dirigir?

Hay tantos... pero prefiero a los jóvenes talentos latinos que merecen un podium internacional.

¿Qué le significa el silencio?

Es lo más delicioso que existe.

¿Y la batuta?

En su punta se cristaliza todo lo que yo quiero transmitirles a los músicos. Cuando estoy frente a una orquesta... ese punto es lo más importante del universo.

Un ritual en su día a día.

Me levanto y me duermo con música. Quizá es un don... o quizá un castigo, pero la música forma parte de mí todo el tiempo.

¿Su instrumento preferido.

Soy violinista. Toqué durante años los cuartetos de Beethoven. Al violín lo siento cerca.

¿Su nota musical preferida?

Ahí soy bien democrático. Las amo a todas.

* Teatro de Bellas Artes de Bogotá. Avenida Carrera 68 No. 90-88. Teléfono: 6444900.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La dulce propuesta de Manuela Sanín

El poder del piano