Cali danza con pasos de ballet

La octava versión de este encuentro cultural cuenta con el apoyo de la Alcaldía Municipal, la Secretaría de Cultura de Cali y la Gobernación del Valle.

Para Gloria Castro, el ballet es vida y ha sido parte fundamental del desarrollo humano. / Jaime Arias Nieva

Estudió en la escuela de ballet del Conservatorio de Praga, tuvo una gran trayectoria por fuera de Colombia y ahora es maestra de ballet. ¿Cómo reunió toda esa experiencia para fundar Incolballet?

Cuando regresé a Colombia, en los años 70, estuve trabajando un tiempo, pero veía que los estudiantes no tenían una mentalidad profesional y decidí preparar un proyecto para presentárselo al Ministerio de Educación para la creación de un colegio que fuera dedicado solamente a la formación de bailarines.

Incolballet comenzó como una escuela ¿cómo se convierte en una compañía?

Comenzaron a salir los primeros graduandos. Había que hacer una compañía, porque el ballet es un arte como cualquier profesión, donde estudias, te gradúas, pero necesitas un espacio donde te desarrolles profesionalmente.

¿Y en festival?

Había que formar público. Arrancó en 2007, este año cumple su octava versión y hemos tenido realmente una gran acogida. Hoy en día Incolballet es una escuela, una compañía y un festival.

Siendo directora de Incolballet, ¿qué dificultades ha enfrentado?

Todos los festivales tienen la misma preocupación, que es la búsqueda y financiación de los recursos. Nos apoyan mucho, pero siempre hay limitaciones. No es lo mismo un festival que lo hace gente ajena al arte, que uno que hacen los mismos artistas.

¿Cómo se posiciona Colombia en el ballet frente al resto del mundo?

Comienza a tener una posición internacional. Los artistas comienzan a sentir este espacio como un punto de encuentro ideal para disfrutar de este arte.

Cali se reconoce por ser una ciudad salsera. ¿Cómo asume esto el festival?

Hay que crear los espacios, no pueden ser las cosas en una sola dirección. Si a la gente le brindan esos espacios, los disfruta.

¿De qué manera aporta culturalmente Incolballet?

La danza ha sido parte fundamental del desarrollo de la humanidad. Uno puede darse cuenta de que desde que el hombre existe ha tenido la necesidad de expresar sus sentimientos y la primera forma que utilizó fue el movimiento.

Usted ha elaborada distintas coreografías infantiles, ¿cómo se les inculca el ballet?

Me encanta trabajar con los niños, que desarrollen y aprendan a actuar en el escenario, a través de improvisaciones, de juegos dramáticos, donde van liberando sus ilusiones y haciéndose dueños de los personajes que ellos mismos van creando.

Sintetizando sus años de experiencia, ¿qué significa para usted el ballet?

Para mí es vida, es lo que le da sentido a la misma. La danza es parte fundamental de la vida de uno y el arte de la danza es un arte maravilloso que permite exprimirse.

¿Tiene algún estilo de danza preferido?

En el campo de la danza profesional me gusta tanto el clásico como el neoclásico y el contemporáneo, lo importante es que todo esté bien hecho. Cualquier danza es válida desde que esté bien hecha.