La colombiana que conquista España

Naela decidió radicarse en el país europeo en busca de un público más grande para su música. Su último disco está totalmente hecho para los españoles, quienes se han encantado con su pop.

Naela vivió la mayor parte de su vida en Barranquilla”. / Cortesía

¿Qué le dejaron sus primeros discos, “Naela” e “Imparable”?

Cada álbum me trajo cosas maravillosas. El primero me permitió codearme con grandes artistas y el segundo me abrió las puertas en el exterior. Todo lo que he hecho ha sumado para que hoy pueda seguir creyendo que hacer música funciona y que puedo seguir trabajando para inspirar a otras personas.

En esos discos hacía fusiones. ¿Por qué ahora se decidió por el pop?

Antes de hacer mi tercer disco, Renacer, hicimos una pausa para replantear todo el proyecto y decidimos irnos exclusivamente por el pop. Lo que hubo antes me abrió muchas puertas, pero ahora quiero hacer música para el público español, por eso mi último disco tiene muchas baladas que cuentan una historia.

¿Qué hizo que el álbum “Renacer” sea tan optimista frente al amor?

Es un álbum romántico, para enamorar. No me gusta escribirle al desamor porque sueno muy cursi. Renacer es un álbum muy autobiográfico. Habla sobre el momento en que conocí a mi esposo, los tiempos en los que era difícil tomar decisiones y, en esa medida, es un álbum muy personal.

¿Cómo llegó a “Al despertar”, el primer sencillo del disco?

La escribí cuando llevaba casi cinco meses sin ver a mi pareja. Era una de esas situaciones en las que no sabíamos si íbamos a seguir o no. La hice para decirle que quería tenerlo a mi lado y poder despertar con él. Es una declaración de amor y me ha dado la mayor alegría de mi vida porque ha sido muy bien recibida.

¿Por qué decidió radicarse en Europa?

Colombia es un país muy rumbero, pero el nicho del pop es muy pequeño. Cuando llegué a España en 2013 me sentí como pez en el agua. Allá el pop es un género de base y logré estar en las emisoras y hacer giras con grandes artistas. Poco a poco me decidí por dejar las cosas aquí y lanzarme a conquistar otro país.

¿Cómo surgió la idea de irse para España?

Un día una amiga me llamó y me dijo que en un bar estaba sonando una canción mía. En ese momento empecé a pensar que podía probar suerte en España. Viajé para mostrar mi segundo disco. Les gustó y empezaron a poner mis canciones en las emisoras. Primero fue Esta noche mando yo y después empezó a sonar Quizás y luego Tú.

¿Qué la hizo pasar de ser Nataly Rivera a Naela?

Naela es como un álter ego. Hay situaciones, como las entrevistas, en las que trato de que me vean lo más natural posible, pero cuando estoy en el escenario me transformo. Hay que encontrar los momentos en los que puedes ser natural. Creo que eso hace parte de la sabiduría que te va dando el trabajo.

¿Por qué escogió ese nombre artístico?

El responsable es Hernán Orjuela. Él fue mi primer mánager y, a menos de un mes del lanzamiento del primer disco, me dijo que ya existían muchas artistas con mi nombre. Empecé a indagar y un día con mi abuela me dijo que su mamá se llamaba Naela. Me gustó y me quedé con él.

¿Cómo era su familia cuando era niña?

Siempre hemos sido muy unidos. Hoy, que estoy casada y tengo mi propia familia, entiendo la importancia de los pequeños detalles de mi infancia. Fui una niña muy feliz. Salíamos a jugar a la calle, nos subíamos a los árboles, siempre nos gustó el campo y hacer expediciones.

¿Cuándo se empezó a interesar en la música?

El canto siempre estuvo en primera instancia. Mi mamá me dice que desde los dos años canté lo que ella escuchaba. Cuando cumplí ocho años tuve una profesora de técnica vocal. Ahí empecé a conocer ese mundo que me iba a fascinar por el resto de mi vida.

¿Por qué empezó a estudiar comunicación social?

Mis papás tenían miedo de que un día me quedara sin voz o no pudiera seguir con mi carrera. Por eso me pusieron a estudiar comunicación. Lo disfruté, pero no fui feliz y me estaban regalando una beca para estudiar música en Bogotá. Mis papás no me veían feliz y me preguntaron si quería ir a Bogotá. Les dije que me dieran tres días para decidir.

¿Cómo se siente en este momento de su carrera?

Me siento más madura y soy más consciente de lo que la industria pide. A veces uno se empieza a encerrar dentro de lo que uno quiere hacer o le gusta, pero creo que, aunque es difícil, hay que esforzarse por entender el medio. En este momento me siento muy cómoda con el modo en que veo la música y con cómo la hago.