La consejera de las parejas en crisis

La autora de “Dos para ser felices” intenta ayudar a quienes no tienen tiempo o dinero para pagar una consulta y superar los obstáculos que se han erigido en el mundo actual a raíz de la inserción de la mujer en la sociedad económica.

Para Lucía Nader, “descubrir el placer propio a través del otro es una limitante que genera dependencia”. Pamela Aristizábal

¿Qué fenómenos culturales encontró al escribir el libro “Dos para ser felices”?

El libro es una herramienta para las parejas que no pueden ir a terapia pero son conscientes de sus limitaciones y conflictos. Es un espejo de las problemáticas de las parejas en nuestra cultura, que se originan en la comunicación, la afectividad, la sexualidad y los acuerdos y conciliaciones de la cotidianidad.

Según su parecer, ¿qué obstáculos para las parejas ha traído la época actual?

Los cambios de roles y la inserción de la mujer en la sociedad son obstáculos que nuestra época ha impuesto. La re-significación de la mujer como ser humano y no como objeto ha generado que hombres y mujeres se relacionen de forma distinta. Lo malo es que la mayor parte del tiempo estas relaciones son conflictivas.

¿Por qué es importante tener hoy flexibilidad a la hora de la convivencia?

Los estereotipos de género han causado mucha infelicidad. Hoy, hombres y mujeres desearían vivir relaciones más autónomas, equitativas, de aceptación y respeto, pero los condicionamientos culturales nos arrastran a viejas formas de convivencia que son anacrónicas y dañinas. Así, proliferan los celos, las obsesiones, las imágenes idealizadas, los lenguajes cargados de ofensas, la violencia de género como forma de poder y la victimización de la mujer como expresión de sometimiento. Esto no permite una buena convivencia. El día en que la mujer, como diría Simone de Beauvoir, “aprenda a amar desde su fortaleza y no desde su debilidad”, y el hombre a su vez desde la entrega y la generosidad, el amor será fuente de placer y desarrollo y no una empresa de aguante, de dolor y de sacrificio.

¿Algún consejo práctico a la hora de escoger pareja?

Las parejas deben escogerse desde el gusto y la conveniencia. Muchas veces las pasiones encubren necesidades y estas tienden a ser nocivas, ya que nadie en el mundo puede o debe satisfacerlas. Hay un capítulo donde hago un genograma de tres generaciones, que puede ayudar a entender cómo nuestros patrones parentales son en muchas ocasiones motivaciones inconscientes para escoger pareja. Como consejo concreto planteo que no se debe idealizar al otro, tampoco atribuirle cualidades inexistentes. Hay que darse tiempo para conocer y no dejarse llevar por presiones familiares o sociales que indican que debemos buscar compañía.

¿Qué se debe tener en cuenta al iniciar una relación?

Primero, no se debe trivializar el sexo. Este, tenido rápidamente, quita la expectativa de descubrimiento sobre el otro y refuerza la idea de que la responsabilidad de la satisfacción sexual de la pareja está en las pericias del hombre. Recomiendo ir paso a paso. Las mujeres, sobre todo, tienden a entregarse totalmente, a nivel verbal y corporal, y no permiten sorpresa, aprendizaje. En cambio, crean estímulos que terminan por saturar al otro y hacen que en la mayor parte de los casos las relaciones no fluyan.

Vivimos en una cultura obsesionada con la juventud, ¿cómo hacer para que las parejas acepten el paso del tiempo?

Nada más maravilloso que tener el privilegio de pasar el tiempo con el amor de nuestras vidas, con aquel o aquella que nos conoce más que nosotros mismos. A veces el miedo a envejecer de los hombres, las exigencias mutuas, la falta de admiración o la falta de gusto sexual pueden enviar al traste este sueño. La prioridad es la pareja y la relación debe enriquecerse cada día.

¿Por qué es importante darle un nuevo sentido a la sexualidad?

De la sexualidad se desprenden la pasión, la ternura, la admiración y el placer. Estas emociones convierten a la pareja en un ser especial y único.

Para muchas parejas la infidelidad indica el término de la relación. Usted dice que también puede ser un puente para su reconstrucción.

Lo primero que debe hacerse es una reflexión sobre lo que se tiene y lo que se quiere. Con base en eso se encontrará el camino de la reconciliación.

¿Por qué es importante conocer el cuerpo de uno mismo a la hora de estar en sintonía con otro?

Descubrir el placer propio a través de otro es una limitante que genera dependencia. Necesitamos apropiarnos de nuestro lenguaje erótico personal para compartir un espacio en común.

¿Qué relaciones no deberían ser rescatadas, reconstruidas o conservadas?

Las violentas, las mezquinas, las que son expresión de patologías irreversibles como las adicciones o enfermedades mentales graves que no permiten la comunicación. Las que viven en el desamor y la tristeza. Nunca se debe olvidar que la convivencia es fuente de desarrollo personal y de desarrollo de pareja.

 

últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito