Cony Camelo, una actriz con mucho son

La actuación no lo es todo en su vida, además de escribir, la bogotana sigue con la música y presenta “Tu mismo aire”, una canción que compuso hace 10 años.

La actriz Cony Camelo cree que se debe replantear la comedia en el país y dejar de lado los clichés. / Gustavo Torrijos
La actriz Cony Camelo cree que se debe replantear la comedia en el país y dejar de lado los clichés. / Gustavo Torrijos

​¿Cuál fue el proceso de creación de Tatiana, su papel en “La niña”?

Hace tres años comencé a escribir la historia real de una abogada que trabajó en un proyecto de reintegración con menores de edad, cuando fue la primera entrega paramilitar, en 2008. La historia me impactó porque siempre me he obsesionado con la guerra. Entonces, cuando me llegó el personaje ya había estudiado algo de cómo se tenían que tratar estos casos (distintos a los de una separación de pareja o las cosas que le preocupan en la vida diaria a la gente que acude a los psicólogos), en los que hay que saber reaccionar frente al que ha matado a 30 personas y que de algún modo es violento.

¿Cuál es la historia de la abogada?

Es muy parecida a la de La niña y aunque no doy muchos detalles porque algún día quiero publicarla, tiene que ver con cómo una persona nace con un talento que se ve truncado por la guerra. No todo el que sale de ese mundo tiene la posibilidad como Belky (La niña) de cumplir sus sueños, porque en el mundo real sólo piensan en sobrevivir y me parece bonito reconocer a quienes, tras haber hecho las peores cosas, haberse arrepentido y querido reintegrarse, tienen la posibilidad de cumplir sus metas.

¿Qué tan difícil fue crear el carácter de Tatiana?

El santandereano ayuda porque es brusco, pero creo que soy dulce y cariñosa, y por más que he hecho a Tatiana fuerte y brava, se nota que es tierna. Lo más difícil, y en lo que más trabajé, fue el acento, porque hay un límite entre hacerlo bien y hacerlo chistoso, y en ningún momento se quiso hacerlo comedia. Había que ser muy delicados y por eso dentro de la construcción del personaje ella es de Santander, pero lleva mucho tiempo por fuera y por eso no tiene el toche o el mano. El acento me ayudó a hacer una vieja más brava y de ese trabajo que tiene ella de tratar de guiar a unos jóvenes que son como unos animales y que son violentos.

¿También tuvo que investigar de psicología?

Tuve la posibilidad de hablar con las psicólogas de la ACR (Agencia Colombiana para la Reintegración) y me contaron historias muy tristes de reinsertados que llegan sin una pierna o un brazo o que la familia ya no les quiere hablar, y por ejemplo una de ellas me dijo que practicaba en las noches kick boxing y eso al final lo oyó Juana, la directora de la novela, y lo metió en la historia, porque era lógico que al final estos personajes tuvieran un punto de fuga al recibir tanta información para devolver sensatez y cordialidad. Además anoté el teléfono de la psicóloga que más se encajaba al personaje y cuando tenía dudas con el lenguaje específico psicológico la llamé y le pregunté como abordar los temas y creo que varios anotamos los números de personas que nos guiaron.

¿Qué tipo de personajes le gusta interpretar?

He hecho personajes malévolos, pero no les ha ido también como a los personajes buenos, que no son tan buenos en realidad. Creo que los que más me gustan son los que son como la gente. En Metástasis hice a una mujer antipática, creída, ladrona y mitómana, y al final era un ser humano con carácter y leal. Creo que en la medida en que los escritores se van volviendo más humanos, los personajes dejan de ser buenos o malos y entran en los grises, que son los personajes que más me gusta hacer.

En la comedia, ¿cómo le va?

Me encanta, pero me gustaría que escribieran más y mejores comedias en Colombia. Me parece que es un género subestimado, porque a veces se cree que es payasear. La comedia se crea en el set por más que haya un texto. Pienso que debemos evolucionar del chiste y de la colombianada que creemos que es lo que nos hace reír, y no. Las comedias gringas nos han demostrado que se puede hacer humor negro y textos bien cargados que nos hacen falta. Me parece que hay muy buenos comediantes y el humor es un punto de escape emocional en un país que genera mucha frustración.

¿Qué cree que le falte por hacer?

Esta serie y su éxito abren las puertas para hablar de la guerra desde los mil matices que tiene. Los últimos diez año se habló de la guerra desde los grandes capos y prepagos y de toda esa pobredumbre que nos dejó ese narcotráfico, pero me parece que La niña se para desde un lugar muy serio y analítico de la guerra. Creo que por primera vez estamos listos como público para ver estas historias y me gustaría hacer una de afros y no con el cliché, sino cómo fue en verdad la esclavitud o la vida de los indígenas en Colombia, me encantaría trabajar en un proyecto en el que pudiera escuchar palabras en naza o en wayuunaiki, pero desde un lugar de la realidad.

Con esta historia replanteó el perdón?

Sí, soy una activista y creo que con esto podemos cambiar a Colombia en la medida en que podamos hacer borrón y cuenta nueva. Vamos a tener que ver a paramilitares en el Congreso y guerrilleros en puestos públicos, porque tenemos que aprender que todos somos iguales. Eso incluye a los más de 15 mil que están en el monte, los indígenas. Este país tiene que entrar en la inclusión porque no tenemos otra opción.

Acaba de publicar “Tu mismo aire”...

Esta es la canción más triphopera del disco, además es una canción que compuse hace 10 años, pero que tiene una nueva producción. A mí me fascina como quedó.

¿Seguirá publicando sencillos o va a publicar un nuevo disco?

Después de esta canción vendrá el disco. Aunque ya está todo grabado, soy muy perfeccionista y a algunas les quiero regrabar el piano, y a otra unos coros o hay alguna que la quiero hacer de nuevo, pero creo que es porque es mi primer disco y quiero las cosas perfectas.

¿Qué hará ahora? ¿Se dedicará por algún tiempo a la música?

Me encantaría, pero me parece muy difícil. Creo que la música es más difícil que la televisión. Ahora me concentraré en hacer otro video, pero no dejaré de actuar, porque me encanta y cada personaje es una historia nueva. Claro, la música es uno y son sus propias experiencias, es más privado más intimo y arriesgado, pero no voy a dejar de actuar.

Temas relacionados