'Dios me quiere dando lora': Javier Hernández Bonnet

A sólo un día de la inauguración de los Juegos Olímpicos, el encargado de dirigir el equipo periodístico que los cubrirá, cuenta cómo se preparó Caracol TV para el evento deportivo.

¿Mejor con o sin bigote?
Está de moda quitárselo. Se lo quitó Pinto; Macri, el alcalde de Buenos Aires; Ricardo Arias, el presidente del Fondo del Ahorro, y hasta Alberto Medina, el subdirector de noticias de Caracol. Sé que ellos aplicaron la teoría de la cirugía de los pobres, para verse más jóvenes. En el caso mío fue mi hija Sofía quien se negó a recibir besos con bigote.

¿Se queda con los deportes o se dejará picar de nuevo por el bicho de la política?
Desde los medios sigo haciendo la política que me gusta: la social. Yo trabajo con varias fundaciones en la ocupación del tiempo libre de niños y jóvenes. Saqué cerca 40.000 votos y no llegué por lo duro de la lista conservadora, mientras que hay senadores con 12.000 votos. Dios lo pone a uno donde quiere, y por ahora me quiere dando lora en los medios.

¿Cómo ha sido la preparación para la transmisión de Londres 2012?
En Caracol no dejamos nada al azar: seguiremos el modelo de los mundiales de fútbol, donde hemos sido premiados con la mayor audiencia. Lo logístico y periodístico lo trabajamos con 10 meses de anticipación. La primera etapa fue elegir el sistema de transmisión con nuestro equipo de ingeniería y buscar una herramienta que nos diera inmediatez. En Londres tendremos una cámara operada con celdas de celular, que sale desde cualquier lugar sin antenas, ni conexiones directas. La segunda etapa fue conformar el equipo periodístico en Londres, y la tercera, la base en Colombia con los mejores narradores y comentaristas del país.

Y a nivel personal, ¿qué otro tipo de preparación necesitó?
La física. En los próximos 30 días tendremos jornadas de trabajo de más de 16 horas. Por eso en nuestro centro de operaciones tendremos sala de sueño y reparación, con buena cobija.

Colombia va con una cifra récord de 104 deportistas. ¿Qué piensa de eso?
Los que van lo hacen porque consiguieron las marcas exigidas, salvo los invitados del tenis; esto lo que quiere decir es que hay más compromiso del Estado con los retos deportivos. Esa platica sale del bolsillo de todos los que pagamos impuestos. Yo prefiero que sea para deportes y educación y no para la guerra y la corrupción.

¿Su hija y su nieta le hacen pataleta cada vez que sale a trabajar?
Para mi familia el no viajar a Londres fue la mejor noticia. Me verán poco, pero me verán.

¿Es significativo que la abanderada sea una mujer?
Es más que merecido. Además porque las medallas más cercanas están en la cabeza y las piernas del deporte femenino.

Un triunfo del deporte colombiano que nunca olvidará.
El de Cochise en los 4.000 metros, cuando derrotó al suizo Joseph Fuchs en 1971. Ni soñaba con ser periodista, era estudiante de bachillerato en el Marco Fidel Suárez en Medellín. Transmitía Arrastia y durante toda la carrera dijo que perdía Cochise, hasta que alguien lo hizo caer en cuenta de que era al contrario. El viejo, inteligente y hábil como siempre, sólo atinó a decir: “Nunca en mi vida me he alegrado tanto de estar equivocado”.

Su frase preferida.
“Primero la gloria, que después llega la plata”. Se la escuché a Gustavo Alfaro, nuestro amigo del Gol Caracol y hoy campeón del fútbol argentino. A su casa había llegado el presidente del Toluca de México para ofrecerle un millón de dólares por la temporada. Nosotros escuchábamos atentos la charla, y cuando Alfaro le dijo no, nos fuimos de espalda como Condorito. Al preguntarle cómo puede uno rechazar un millón de dólares, nos respondió: “Yo no he ganado nada en Argentina. Me ofrecen un equipo que no he armado y si fracaso me quedo sin equipo allá y aquí. Así que primero la gloria y después la plata”. Seis meses después fue campeón de la Copa Suramericana con Arsenal y luego se ganó el millón de dólares dirigiendo en Arabia.