Diversión en la alfombra roja

Aunque el argentino es el coproductor de ‘Relatos salvajes’, nominada a mejor película extranjera, destaca que lo que más le ha gustado del cine es hacer doblajes para películas animadas.

Esta será la undécima vez que Axel Kuschevatzky presenta la antesala de los premios. / Cortesía: TNT

Como coproductor, ¿qué significa para usted que la película ‘Relatos salvajes’ esté nominada en los Premios Óscar?Es una gran satisfacción, porque claramente todo esto es el fruto del trabajo que mucha gente comenzó, empezando por Damián Szifrón, su director. Además siento que la película tiene un valor más grande de lo que ocurra en la noche de los Óscar.

¿Cuál es la situación actual del cine argentino?Está entre los mejores cines del mundo porque está mejorando la calidad de sus productos. Esto está demostrado en las nominaciones que ha tenido en estos años en los Premios Óscar o en el Festival de Cannes.

¿Qué es lo que más le gusta de la producción?Me divierte el proceso creativo, porque ahí es donde se hace todo para que la película tenga una distinción.

En la práctica, ¿cuál es la diferencia entre ser productor y ser productor asociado?Esas categorías son algo que tiene que ver más con el nombre que se le da al trabajo, pero no representa ninguna diferencia real al momento de trabajar.

¿Cómo recuerda la experiencia biográfica del ciclo ‘Los hacedores’?Creía que nadie se acordaba de eso (risas). Ese fue el primer ciclo de entrevistas que realicé en mi vida. Fue un desafío y un descubrimiento de mí mismo como entrevistador, porque no sabía si lo iba a poder hacer bien. Por suerte, al final funcionó.

¿Y de trabajar en Telefe?Fue muy divertido, porque me gusta mucho el cine y casi todo lo que sé lo aprendí ahí. Fue una experiencia tan enriquecedora que es como mi casa.

Hizo parte de la producción de ‘El secreto de sus ojos’, ganadora de un Óscar en 2010. ¿Le ha preocupado en algún momento superar lo que consiguieron con ella?Sí, pero me di cuenta de que cada película es diferente y no podía sufrir pensando en eso.

¿Cuáles son las ventajas de trabajar con el director Juan José Campanella?Es un genio, una de las personas más inteligentes y divertidas que conozco. Poder acompañarlo ha sido un aprendizaje constante y gran parte de lo que soy como profesional es gracias a él.

¿Cuáles fueron las primeras películas que lo impactaron en su infancia?Las de Disney, y aún me siguen encantando. Después fui descubriendo otras, como Star Wars.

¿Qué sintió cuando hizo la voz de O’Hare en ‘El lorax’?Ha sido de lo más divertido que he hecho, porque también me tocó cantar. Cuando la vi me encantó, y mi hijo les decía a todos los compañeros del colegio: “Ese es mi papá”.

El género del terror es uno de sus favoritos. ¿Por qué?Me gusta, y me parece fascinante que te lleva a experimentar sensaciones extremas que no quisieras.

¿Cómo se prepara para la transmisión de los Premios Óscar?Tratando de comer lo menos posible para que me pueda entrar el traje (risas). Eso es difícil porque estoy muy ansioso.

Un secreto de la industria cinematográfica.Los guionistas son los que menos suerte tienen con las mujeres. Y otro fundamental es que no importa si la película tiene más o menos presupuesto, lo importante es el catering, la comida, que se les da a todos. Sin eso se cae cualquier película.

En su personalidad, ¿qué tiene de argentino y qué tiene de polaco?De polaco el apellido, Kuschevatzky, y que no acepto que me digan que no se puede hacer algo. De argentino, la capacidad de apartarme a cualquier contexto.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Lina Tejeiro, en su ley