"El cáncer no es una sentencia de muerte"

La doctora Fernanda Hernández hace hincapié en la necesidad de prevenir los factores de riesgo. Asegura que el autoexamen no es la única alternativa ni forma para detectarlo a tiempo.

La doctora Fernanda Hernández luce en sus uñas un símbolo rosado que identifica la lucha contra el cáncer. Invita a que todas las mujeres lo usen. / David Campuzano - El Espectador

¿Por qué hablar de prevención de cáncer tiene ahora más vigencia que nunca?

Aunque el cáncer, de cualquier tipo, ha existido siempre, hoy tenemos mayor tecnología y acceso a la información, por lo cual no hay excusa para no tomar medidas preventivas.

El cáncer se sigue estigmatizando como una enfermedad mortal y sin salida, ¿es así?

No. El cáncer no es una sentencia de muerte. Sin embargo, seis de cada diez casos se siguen detectando de manera tardía, es una cifra muy alta, por eso se están muriendo muchas mujeres, más de 2.000 cada año y 6.000 diagnósticos nuevos anuales.

¿Por qué sigue pasando esto en un siglo en el que la información está al acceso de cualquier persona?

Porque somos un país que no tiene la cultura de la prevención, esperamos a que la situación esté grave para actuar y una de las razones es que no vemos posible que nos pueda pasar a nosotros algo así.

¿En qué edades están las mujeres que más son diagnosticadas con cáncer?

Hay mayor frecuencia alrededor de los 50 años. Sin embargo, esta es una enfermedad que no respeta género —porque a los hombres también les da— ni edad. Así que, entre más hagamos conciencia, desde la educación en casa a los niños, mucho mejor.

Hay quienes creen que el cáncer se presenta con más frecuencia en las altas esferas de la sociedad, ¿es cierto?

Hay muchas falsas creencias. Es una realidad que nos toca a todos y a todas, y si hilamos delgado, todos tenemos cerca a alguien que ha padecido cáncer. Nadie está exento ni puede comprar una boleta que diga con esto me salvo. Tampoco está escrito la edad en la que puede atacar esta enfermedad. Es el caso de Angelina Jolie, una mujer exitosa, con calidad de vida...

A propósito de Jolie, quien fue juzgada por extraerse las mamas, ¿esa puede ser una alternativa saludable?

Son casos muy específicos. No es que una mujer diga: huy, me dio susto, ya me informé, no quiero padecer esto y mejor me quito las mamas. No, eso no funciona. Hay unas pruebas genéticas que detectan la predisposición a padecer cáncer, pero debe ser una decisión consensuada con el médico y la familia.

¿Hay algún alimento que ayude a prevenirlo?

En términos generales, siempre hablamos de tener una alimentación sana y hábitos saludables. Si tú no fumas, si tienes una alimentación balanceada con frutas y verduras, si sabes llevar el estrés, en fin, tendrás menores probabilidades de padecerlo.

Y la berenjena o el brócoli, ¿es verdad que contienen sustancias que ayudan a combatirlo?

Hasta hora no hay nada mágico y menos contra el cáncer. La berenjena es buenísima y el brócoli fue declarado en Estados Unidos como un alimento anticáncer, pero no son una garantía.

Va a jugar un partido de fútbol como actividad simbólica en este mes de actividades, ¿cómo le va con ese deporte?

Juego por una buena causa, pero ni idea de fútbol. Lo más bonito de esa actividad es que tenemos la oportunidad de jugar con esas heroínas que han luchado y que le ponen entusiasmo a la batalla.

Hay gente que opta por un tratamiento natural y alternativo en vez de la quimioterapia, ¿es correcto?

Su nombre lo dice todo, esas son medicinas complementarias. Te pueden ayudar a manejar los efectos secundarios tan difíciles, aunque no quiere decir que haya cura. Pero hay muchas opiniones alrededor del tema. Hay que asesorarse muy bien.

Aparte del autoexamen, ¿qué podemos hacer para prevenir?

Se le ha hecho énfasis al autoexamen, que es lo tradicional, pero ojo, no es la única opción. Además, necesitamos ir a una consulta médica cada año, ojalá con un especialista en seno. Y la mamografía que, por ley, la mujer tiene derecho, de manera gratuita, a una cada dos años, entre los 50 y los 69 años.