En el corazón de Julio Cortázar

A través de las anécdotas recordadas por las personas más cercanas al escritor argentino se reconstruye una de sus facetas: la de amigo. Un viaje para conocer su ternura, pero también sus angustias y dolores.

El escritor y periodista cultural Juan Camilo Rincón asegura que durante casi diez años investigó a los amigos más cercanos a Julio Cortázar. Archivo - El Espectador
¿Cómo surgió la idea del libro “Viaje al corazón de Cortázar”?
 
Soy un amante de la literatura latinoamericana y llevo toda mi vida leyéndola y estudiándola. Desde muy joven, al analizar la obra y las biografías de los grandes escritores de nuestro continente, solía encontrar un nombre en común: Julio Cortázar, ese argentino que ha maravillado con su obra a muchas generaciones de lectores, la cual también me maravilló y me alentó a escribir. Por esa razón creé Viaje al corazón de Cortázar, una visión diferente de los textos existentes de este autor, en el cual narro la historia de la literatura latinoamericana a partir de los amigos de este gran escritor. Es innegable que fue uno de los grandes representantes de la literatura de esta parte del continente y libros suyos como Rayuela, La vuelta al día en ochenta mundos o Bestiario guardan historias ocultas relacionadas con su vida íntima y la de otros escritores que ayudaron a su publicación. Escribir este libro fue, de alguna manera, saldar una gran deuda afectiva que tengo con un escritor al que admiro mucho.
 
¿Por qué el viaje a un corazón tan tierno como el del escritor argentino?
 
La capacidad para generar grandes afectos y ser fiel a ellos fue una extraordinaria virtud de Cortázar. Por eso quise ahondar en la manera en que él, como un ser conocido por su infinita ternura, se relacionaba con sus amigos, cómo les hablaba, qué apodos les ponía, de qué manera bromeaban o se iban de fiesta para compartir unos vinos. Este libro le permitirá al lector viajar a ese corazón colmado de amor, pero también de angustias, de dolores por su América Latina, por su lejana y a la vez cercana Argentina del alma, por su adorada Alejandra Pizarnik.
 
¿Cómo seleccionó a los personajes?
 
No fue fácil, pero busqué aquellos que tuvieron mayor cercanía con Cortázar. El lector podrá conocer historias como, por ejemplo, la forma en que Borges ayudó a Cortázar a publicar Casa tomada; el inolvidable viaje en tren que Gabo, Fuentes y el argentino hicieron de París a Praga, y sus recorridos por la India con el nobel mexicano Octavio Paz.
 
Cuando Cortázar viajó al corazón de Alejandra Pizarnik, ¿se rompió en mil pedazos?
 
Hermosa pregunta. Creo que, con su amistad, Cortázar ayudó a la escritora argentina Alejandra Pizarnik a remendar su corazón innumerables veces. En la atormentada vida de la poetisa, su amistad con Julio y con Octavio Paz fue un bálsamo en los momentos más difíciles. Y sí, creo que el corazón del argentino también se destrozó: “Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra”, le dice en una de sus cartas más sentidas.
 
¿Por qué una sola mujer en ese corazón tan grande como el de Cortázar?
 
Cortázar tuvo muchos amores: sus esposas Carol Dunlop, Aurora Bernárdez y Ugné Karvelis, además de otras mujeres que le significaron mucho. En el libro hice énfasis en Alejandra Pizarnik por su valor como poetisa, la especial relación que tuvo con él y su influencia en la obra de otros creadores latinoamericanos.
 
¿Cuánto tiempo duró el proceso de selección de los personajes?
 
Duré casi diez años buscando las conexiones; luego de la investigación me tomó aproximadamente un año buscar aquellos que son más reconocidos por la gente, así como las anécdotas más interesantes.
 
¿Quién es la autora de las ilustraciones?
 
Es Daniela Garavito, artista visual con énfasis en expresión gráfica de la Pontificia Universidad Javeriana, quien siempre se ha sentido atraída por el mundo editorial. Para ella, este libro es el fruto de la unión de su pasión por la ilustración y el gusto por la literatura latinoamericana. Sus imágenes construyen paisajes imaginarios que trazan un recorrido de la historia de una generación de escritores que cambiaron el pensamiento de un continente.
 
Después de estos dos maravillosos trabajos, “Ser colombiano es un acto de fe. Borges en Colombia” y “Viaje al corazón de Cortázar”, ¿qué sigue?
 
Vienen dos historias muy interesantes. Llevo años investigando lo que han dicho sobre nuestro país los grandes escritores, políticos, músicos y artistas que visitaron Colombia. También quiero hacer un libro sobre la influencia de Ernesto Sábato en la obra de los escritores colombianos.
Temas relacionados

 

últimas noticias