El cuerpo humano bajo la piel

La exposición científico-didáctica que ha estado en más de 200 ciudades del mundo llegó a Bogotá y estará en el C.C. Plaza de las Américas hasta el 4 de mayo. Se exhiben 15 cuerpos y más de 150 órganos.

Heidi Pinchal recalca que lo que marca la diferencia en esta muestra es su contenido educativo que busca mejorar la calidad de vida de los asistentes . / Liz Durán

¿Qué verán los colombianos en ‘Our Body’?

Es la primera vez que la exhibición viene a Bogotá. Está diseñada para ser interactiva y tiene un componente familiar y amigable.

¿Por qué esta exhibición es diferente a las demás?

Por su contenido educativo. Mostramos la historia de la anatomía y despertamos un interés por su conocimiento y significado.

¿Cuáles son los riesgos de traer esta exhibición a Colombia?

La conservación de los cuerpos en el transporte es difícil, requiere de muchos cuidados. Los contenedores y camiones en los que se traslada la exposición están completamente adecuados para evitar algún daño. Hay partes que son muy sensibles y con las cuales hay que ser muy cuidadosos.

¿Qué implica hacer uso de un cuerpo humano que en algún momento tuvo vida?

Hay que ser muy respetuosos. Todos estos especímenes fueron seres humanos que decidieron donar sus cuerpos, por lo que merecen un trato adecuado.

¿Cómo consiguen los cuerpos?

Estamos asociados con la Fundación de Ciencias Anatómicas y de Tecnología en Hong Kong y ellos son miembros de la Fundación Internacional de Anatomía. Sin ánimo de lucro, nos han permitido utilizar los cuerpos en tanto sea con fines educativos. Al final de los tours, todos vuelven a China y parte del dinero recogido se utiliza en la construcción de un museo dedicado a este tipo de exposiciones.

¿Cuántos cuerpos serán exhibidos?

Son 15 cuerpos completos y 150 órganos.

¿Qué aprendizaje deja esta exposición?

Todo el mundo tiene un cuerpo, pero muchos no saben lo que hay debajo de la piel. La exposición permite ver la forma y composición de cada uno de los órganos que lo conforman. Se exponen órganos que por determinadas enfermedades están deteriorados.

¿Cuál es el propósito de ello?

Queremos que las personas vean los efectos del cáncer, el cigarrillo y la polución. Buscamos que entiendan, de manera visual, cómo algunas capacidades se ven reducidas debido a ciertos vicios y enfermedades.

¿Cuál es el aporte de ‘Our Body’ a la medicina?

Ayuda a la formación y al mejor entendimiento que un médico puede tener del cuerpo humano. Va más allá de los libros y réplicas plásticas de los órganos. Aquí un médico puede ver el cuerpo humano completamente descubierto y no sólo el área en la que se ha especializado.

La exposición puede tener un impacto en las personas. ¿Cómo la organizan para que ello no ocurra?

Son seis salas. El recorrido va de la menos a la más impactante. Los cuerpos están petrificados a nivel molecular, lo que hace que no haya sangre ni nada morboso. Es netamente educativo. La única área que pueda ser muy impactante, sobre todo para las mujeres, es la prenatal, porque se muestran fetos en distintas etapas de desarrollo.

¿Considera que puede existir algún dilema ético de fondo?

Creo que no. Empezamos a mejorar nuestra calidad de vida a medida que los científicos fueron capaces de explorar el cuerpo humano. Con la exposición, las personas tienen acceso a lo que los médicos estudian para poder curar los cuerpos. En realidad, pretendemos mejorar la calidad de vida y educar a las personas.

¿Con qué misterios de la anatomía se podrán encontrar los visitantes?

Tenemos un cuerpo que tuvo una formación genética distinta y algunos de sus órganos están invertidos. Pero eso son anomalías genéticas que hacen parte de la evolución.

¿Qué tan artística puede considerarse la exposición?

En esta exposición las posiciones artísticas fueron dejadas de lado. Es, por el contrario, una exhibición muy sobria. Sin embargo, no se puede desestimar la belleza del cuerpo humano.