“El destino me llevó a ser lo que soy hoy”: Cristina Hurtado

Cristina Hurtado asegura que su paso por el reality “Protagonistas de novela” se debió más a la necesidad de conseguir un trabajo para mantener a su hijo, que a la búsqueda del reconocimiento en un medio de comunicación.

/ Josse Narváez

Usted es empresaria, juega fútbol, presenta televisión... ¿Cómo logra atender todas esas actividades?

Pues mira, esta es una pregunta que me hacen mucho y lo que les digo es que, cuando uno es disciplinado y organizado, puede llegar a hacer todas estas actividades y muchas más. Particularmente me gusta escribirlo todo, así organizo mi día, pero lo más importantes es vivirlo con intensidad y tratar de hacer las cosas bien hechas.

¿Cómo surgió la idea de ser empresaria?

Todo empezó cuando estaba culminando mi bachillerato en el Centro Formativo de Antioquia, con media tecnología. Para ese entonces elegí comercio. Veía muchos temas empresariales y los parciales eran cumplir un rol en una empresa. Siempre me pedía ser gerente y le decía a mi compañera: algún día voy a tener mi propia empresa, y bueno, mi idea continuó.

Si su sueño era ser empresaria, ¿por que entró al mundo de la televisión?

Siempre había querido tener mi empresa, y el destino me llevó por otra parte. Empecé con mi tema de presentadora y periodístico, luego ingresé a la universidad, cambié mi vida de Medellín a Bogotá. Entonces empecé a hacer otras cosas.

¿Cuándo surgió la idea de crear una línea de ropa?

Cuando vi la posibilidad de hacer realidad mi sueño. Lo primero que hice fue comenzar a hacer diseños de ropa exterior, pero me puse a evaluar el mercado en el país y dije no, tiene demasiada competencia. Pero quería diseñar algo de mujer y la ropa interior me encanta. Comencé a diseñarla y aquí estoy. Ya llevo siete colecciones.

¿Cuántos años lleva?

La empresa tiene cuatro años. Entonces empezó todo el aprendizaje, pues no me asocié con alguien que tuviera el conocimiento en el tema. Voy en el camino, aprendiendo, preguntando, me meto en todos los roles. Ha sido un proceso ascendente.

¿Cómo llega la inspiración a su mente para hacer estos diseños?

Comienza dibujando a mano; así empiezan mis diseños. Lo que trato de hacer es no contaminarme con internet, porque quiero que los diseños sean verdaderamente míos. Aunque el brasier y el panty ya está hechos, uno los puede complementar con cosas novedosas.

Sus diseños no son para todo tipo de mujer. ¿Qué piensan sus clientes?

Eso que me estás preguntando es un común denominador. Hay muchas clientas que me dicen: “Cris, tú sólo diseñas para ti, pero tú tienes el cuerpo hermoso. Sólo piensas en las flaquitas”. Y pensando en ellas ahora tenemos hasta talla 40 en nuestros brasieres y hasta XL en pantys. La idea de mi marca es que las mujeres se sientan felices, cómodas, seguras, hermosas y sensuales.

¿Es muy difícil verse siempre hermosa?

No es difícil. Creo que todas las mujeres queremos vernos hermosas siempre. Lo difícil son los sacrificios de no comer lo que te gusta. Por eso cuando estoy en vacaciones me desordeno mucho con la comida, no me miro mucho en el espejo, porque sé que he aumentado unos kilos. No les prestó atención a las uñas. En esa época me desconecto completamente.

¿Qué pasa con su lugar de nacimiento en internet?

Ese es un problema que no he podido cambiar en Wikipedia. Allí aseguran que nací en Copacabana (Antioquia), pero en realidad nací en Medellín. La confusión empieza cuando mis papás se fueron a vivir a Machado, un barrio cerca de Copacabana.

¿Cómo era su infancia al lado de sus padres?

Chévere, mi infancia fue muy feliz. Yo crecí en un barrio popular de Medellín que se llama Machado. Me gustaba mucho ir a la Placa, era una cancha donde jugaba basquetbol, fútbol y patinaje. En esa época, en los barrios no pasaban muchos carros, entonces todos los niños jugábamos en medio de la calle.

¿A qué se debe su afición por el fútbol?

No tuve hermanas, sólo éramos mi hermano y yo, entonces él y yo negociábamos: tú juegas una rato conmigo mamacita y yo juego contigo a carros o fútbol, tú escoges. Mamacita acá es jugar con muñecas, entonces le ponía la ropa, los tacones de mi mamá, locuras que hace uno cuando es niño, y luego me tocaba jugar con él, la mayoría de las veces al fútbol. De ahí me quedó gustando.

¿Qué es lo que más recuerda de su infancia?

Las vacaciones con mi papito. Le digo papito a mi abuelo, el papá de mi mamá. Él siempre nos llevaba a su finca y eso era lo máximo, porque en esa época se podía caminar por todos los montes, explorar, descubrir nuevos charcos, es decir, quebradas de agua muy cristalina. Cuando encontrábamos uno, nos tirábamos.

¿Qué pasó en su adolescencia? ¿Le tocó crecer muy rápido por lo de su embarazo?

La adolescencia fue un poco más compleja, más trajinada. Mis papás se separaron, mi hermano y yo vivíamos de un lado para el otro, un año con mi papá y uno con mi mamá. Cuando estaba en noveno grado, a la edad de 14 años, tuve un noviecito, me enamoré perdidamente y, bueno, a los 15 años quedé embarazada. Me desescolarizaron y no pude seguir estudiando.

¿Qué pasó cuando nació su hijo?

Cuando nació Danny me dediqué un año a él. Hubo un momento en el que viví sola con mi hijo. Cuando cumplí 17 me pasé a vivir a Medellín con mi mamá y comencé a estudiar en el Centro Formativo de Antioquia, para terminar el bachillerato. A los 18 terminé y luego sucedió la convocatoria de Protagonistas de Novela.

¿Por qué participó en ese “reality”?

Vi una buena manera de conseguir un trabajo para mi sustento y el de mi hijo. Había visto la primera versión y a los que ganaron les dieron becas para estudiar, contrato de trabajo, carro. Yo dije: esta es una buena oportunidad, y la verdad es que cuando ya tienes un hijo tienes que pensar qué vas a hacer. Me presenté a Protagonistas, aunque no por amor a la actuación. Entré buscando la oportunidad de salir adelante y después pasó lo que ya todos conocen.

¿Qué tanto se parece la fama a lo que creía realmente?

Bueno, el tema aquí era que no quería ser famosa. Nunca soñé con estar en los medios de comunicación, no era lo que estaba buscando. Solamente quería tener un trabajo. Siempre había dicho que quería tener mi propia empresa, por eso te digo que el destino me llevó por otra parte. La fama me dio duro, porque cuando me fui nadie me conocía, pero cuando llegué todos me conocían, me pedían autógrafos, y no sabía cómo hacerlo.

¿Cómo fue su rol de madre soltera?

Fue muy duro, aunque en el primer año mi papá me ayudó muchísimo con la dieta, me enseñó muchas cosas. Después duré dos años sola. Cuando ingresé a la casa estudio me enamoré de José, un hombre maravilloso, un regalo de Dios. Hoy día es el papá de Daniel. Finalmente no estuve tan sola. A pesar de las dificultades aprendimos a conocernos, respetarnos, comprendernos y construir unos cimientos muy fuertes en valores para nuestros hijos.

¿Cómo fue su inicio en los medios?

Salí de la casa estudio y enseguida estaba trabajando, me tiraron a la guerra de una. Hice un casting de actuación, fue lo peor, una experiencia muy chistosa y horrible, pero cuando salí nos hicieron el casting para Estilo RCN y quedé. Estaba muy feliz porque tenía trabajo, pero la experiencia fue muy difícil, aunque fue mi carta de presentación para que Noticias pusiera los ojos en mí.

¿Cómo fue su experiencia en “Estilo RCN”?

Complicada. Había cosas con las que yo no iba y obligatoriamente las tenía que hacer, de lo contrario me decían chao. No podía darme el lujo de irme. Afortunadamente sólo fue un año.

¿Qué pasó cuando entró a “Noticias”?

Cuando me llamó Álvaro García para hacer Noticias RCN estaba muerta del susto, sin haber estudiado nada, sin cursos, sin ensayo, y como dale, y enseguida en directo. Las palabras en inglés me daban miedo, me caía, patinaba y a veces como que decía una idea y me quedaba pensando si estaba bien dicha. Gracias a Dios en esa época no existían redes sociales (risas).

¿Se preparó profesionalmente?

Siempre quise tener mi cartón de profesional y luché por eso. Comencé a estudiar comunicación social y periodismo, empecé a hacerme un lavado cerebral a decirme: a ver, Cristina, ya deja de pararle bolas a lo que dice la gente, tú eres capaz y no tienes que andarle diciendo a nadie que no estudiaste, tu trabajo hablará solito. Y así fue, comencé a levantarme como el ave fénix. Ahora me siento muy bien en lo que hago, amo mi trabajo.

¿Qué significó para usted la trasmisión del Mundial de Brasil?

Fue mi graduación como periodista. Allí sí me tocó ser periodista en todos los sentidos, fui productora, me tocó investigar sobre los lugares más representativos, hice reportaría, fui presentadora y asistente de cámara.

¿Ha hecho actuación?

Pues imagínate que esa es otra de las cosas que dice Wikipedia, que he estado en actuación en no sé cuántas producciones, las nombran y todo. No niego que estuve como invitada en una novela, pero no era un personaje. No he actuado, ni tampoco lo he estudiado, y no creo que lo haga.

641451

2016-07-04T21:00:00-05:00

article

2016-07-04T21:28:28-05:00

none

Un chat con...

Un chat con...

“El destino me llevó a ser lo que soy hoy”: Cristina Hurtado

65

9726

9791

Temas relacionados