“Nivel de vida de venezolanos hoy es de la Edad Media”: editor del periódico El Nacional

Miguel Enrique Otero, quien trabaja en el medio venezolano y vive en el exilio, asegura que se cuentan con los dedos los medios de su país que han sobrevivido a la arremetida del Gobierno contra la independencia periodística.

 Otero  ha permanecido por fuera de Venezuela más de un año. Estaba en el exterior cuando supo que había una orden de arresto en su contra. / Luis Ángel - El Espectador
Otero ha permanecido por fuera de Venezuela más de un año. Estaba en el exterior cuando supo que había una orden de arresto en su contra. / Luis Ángel - El Espectador

¿Qué diagnóstico le hace hoy a los medios de comunicación en Venezuela?

Los medios están controlados por el Gobierno de una forma aplastante. El 40 % del territorio nacional sólo tiene acceso a medios de radio y televisión oficiales. El otro 60 % de radio y televisión, autocensurados a través del órgano regulador que se llama Conatel, por una ley resorte con la que ellos discrecionalmente pueden quitarle la licencia a cualquier medio o no se la renuevan.

¿Cómo funciona esa presión para el caso de los periódicos?

Los periódicos más grandes los ha comprado el Gobierno, El Universal y Últimas Noticias. El Nacional es el único periódico nacional independiente junto con cinco periódicos regionales, pero con unas limitaciones terribles en el suministro de papel porque el Gobierno tiene el monopolio de venta del papel y sólo lo utiliza para los periódicos afines. Los demás están en una especie de agonía. Algunos ya han desaparecido. Nosotros hemos podido sobrevivir por la solidaridad internacional, 13 periódicos del continente nos prestaron papel. Sobrevivimos con circulación y papel reducidos. Nos salvan las redes e Internet, que no son tan sencillos de controlar. La gente en Venezuela se entera por las redes. Ante la escasez de papel se ha cuadruplicado nuestro tráfico en Internet. Pero claro, eso no le llega a toda la población.

Y vemos que el Gobierno venezolano también ha tomado medidas para bloquear el flujo de información en Internet y en redes...

Por supuesto. Ellos tienen dos mil páginas bloqueadas, como NTN24, Infobae, medios externos. En Venezuela viven bloqueando páginas web. Además, hay políticas represivas contra los tuiteros, entre los presos políticos hay unos cuantos detenidos arbitrariamente, sin juicio, porque escribieron un tuit que le molestó al Gobierno.

En su orilla, el Gobierno acusa a ciertos medios venezolanos de generar inestabilidad en el país.

Pero, ¡¿cuáles si los medios independientes del Gobierno ya no existen?! Existimos nosotros y los cinco regionales con la mitad de la circulación. Es un argumento absolutamente ridículo para Venezuela, donde casi todos los medios son oficiales. ¿Cómo van a generar inestabilidad?

¿Fue exitoso el acaparamiento de medios por parte del Gobierno?

Bueno, es que así han sido las dictaduras en América Latina: controladoras de los medios. Y de todas maneras sucumben. Con excepción de Cuba, todas han caído, y caen porque, aunque traten de ocultar las realidades controlando los medios, la gente sufre las penurias, el hambre, la escasez de medicina, los cortes de los servicios públicos. No tienes que leerlo en un medio para saberlo, te sucede todos los días. Las penurias diarias las sufre la gente con o sin medios. La gente se entera por otras vías, como el boca a boca o las redes sociales.

Háganos, por favor, una radiografía de esas penurias que están viviendo los venezolanos.

En Venezuela hay un desabastecimiento de un 80% de los productos básicos, como la harina de maíz y de trigo, leche, papel toilette, azúcar, café. Hay un desabastecimiento del 85% de medicinas, y como consecuencia las cifras de mortalidad en Venezuela, con respecto al resto de América Latina, que solían ser las mismas, se han disparado. Enfermedades como la tensión, que se controla con una pastillita, en Venezuela no se consigue y la gente se muere de infartos. Ahora Venezuela está en niveles de países africanos. Además hay racionamiento de electricidad, de gas y de agua en muchísimos sitios. Encima, el país está tomado por el hampa. De las 10 ciudades más violentas del mundo, cuatro están en Venezuela. Y me imagino que después de la número 10 aparece el resto. El nivel de vida de los venezolanos hoy es de la Edad Media, o de un país en guerra.

El chavismo les dio armas a grupos civiles. ¿Existe relación entre esos grupos y el hampa de la que usted habla?

La delincuencia fue una política de Estado. Lo hizo Chávez para generar impunidad, para asustar a la clase media y que se fuera del país. De hecho, hay aproximadamente 1'400.000 venezolanos de clase media que han huido del país por la inseguridad. Simultáneamente, el Gobierno armó estos colectivos para proteger la revolución, para que actuaran al margen de la ley, y muchos de ellos se pasaron a la delincuencia. La atadura ideológica o monetaria con el régimen se ha ido perdiendo, ya la gente no le cree a la revolución y el régimen no tiene cómo pagarles los sueldos, entonces se han convertido en bandas independientes que incrementan la delincuencia en Venezuela. Pero quedan unas cuantas, básicamente de empleados públicos, como los que atacaron a los diputados la semana pasada, que son funcionarios de alcaldías y ministerios y en sus tiempos de ocio se dedican a agredir a los opositores.

¿Se refiere al episodio del diputado Julio Borges?

Sí, cuando fueron los diputados al Consejo Nacional Electoral (a pedir la validación de casi dos millones de firmas para el referendo revocatorio del presidente Maduro) y cogieron a palos a Julio Borges, que representa a la fracción más grande de la Asamblea.

Usted está en el exilio por cuenta de procesos judiciales en su contra. ¿En qué va eso?

Yo tengo unas medidas cautelares (orden de arresto) en mi contra. Si regreso, no tengo que lidiar sólo con esas medidas, hay rumores de procesos adicionales, lo han dicho Diosdado Cabello y Nicolás Maduro en sus programas, por traición a la patria, financiamiento a grupos paramilitares colombianos -no sé qué significa eso-, financiamiento a la oposición. Ellos han dicho que si regreso me ponen preso, me mandan a una cárcel.

¿Pero esos procesos adicionales ya están formalmente abiertos?

No, no, es que allá no funciona así. Allá todo el mundo tiene un expediente, es como la Alemania Oriental antes de que cayera el muro (de Berlín). Cuando quieren criminalizar a alguien toman el expediente, la Fiscalía arma un juicio y se busca a un juez, el juez le hace una demanda a la persona y toma medidas cautelares: meter a la persona presa. El juicio es irrelevante. Hay gente que lleva 12 años presa por medidas cautelares. De los 120 presos políticos en Venezuela, sólo uno tiene condena.

¿Sólo Leopoldo López?

Así es. Y ese proceso fue un desastre, el fiscal terminó diciendo que se habían amañado las pruebas.

¿Cómo ha mantenido contacto con El Nacional en este tiempo en el exterior?

A través de los dispositivos como el teléfono, de gente que se reune conmigo y se regresa. No es fácil pero lo logramos.

¿Quienes están ahora a cargo del periódico, tienen alguna investigación en su contra?

El Gobierno no hace eso con los periodistas en general, sino con los directivos y los dueños de los medios. Toda la Junta Directiva y el Consejo Editorial tienen las medidas (cautelares), algunos están afuera y otros no.

Usted usa la palabra "dictadura". ¿Ve al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura?

Tiene todas las características: no hay independencia de poderes, no hay justicia independiente, hay 120 presos políticos, hay más que en Cuba. Hay un régimen férreo contra la libertad de expresión, es un régimen que no rinde cuentas ante nadie y es una mafia que no sólo controla la corrupción sino el narcotráfico desde el seno del Estado. Todas esas características de autoritarismo hacen de ese gobierno una dictadura.

¿Qué tan vinculada sigue la familia de Chávez al Estado?

Bueno, la casa presidencial, que llamamos la Casona, la habitan las hijas de Chávez, a pesar de que no tienen por qué estar ahí. Debería estar la esposa de Maduro. No son de profesión conocida pero por Internet les sacan fotos disfrutando de viajes y lujos de ricos. ¿Quién los mantiene? De pronto empresarios que se han beneficiado del Gobierno. Ellos no son empleados públicos, no reciben salarios de un ministerio. Viven de dinero que les ha dado gente en el país con los niveles de corrupción más altos del mundo.

¿Si las hijas de Chávez todavía viven en la casa presidencial, dónde vive la familia del presidente Nicolás Maduro?

En el Fuerte Tiuna. Es una zona de Caracas donde están las Fuerzas Armadas, una gran explanada militar.

¿Se había visto antes que la familia de un presidente venezolano residiera fuera de la Casona?

No, no.

¿Usted es de los que piensan que Unasur ha sido muy blanda con el Gobierno venezolano?

Sí. Unasur es un organismo que creó Chávez para defender el régimen bolivariano. No es Mercosur, que sí tiene intereses económicos más complicados. En Mercosur tienen un lío: ellos están armando un mercado común con la Unión Europea y ahora le toca la Presidencia a Venezuela, que se opone a los mercados comunes porque dice que son neoliberales. Venezuela no tiene qué exportar tampoco. Pero el resto de países de Mercosur, Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil, todos quieren entrar al mercado europeo.

¿Cómo califica las posturas que han asumido los países latinoamericanos frente a la situación que vive Venezuela?

Han sido muy tímidos, muy cómplices, muy agradecidos con la chequera de Chávez. Sin embargo, eso ha ido cambiando, sobre todo este año, ante la terrible realidad del estado de los derechos humanos, ante la torpeza de Maduro. Además se han vivido cambios en Argentina, en Brasil, los estadounidenses neutralizaron a Cuba. Son cambios importantes que veremos en la aplicación de la Carta Democrática, que está armando Almagro (Luis Almagro, secretario General de la OEA) en el mediano plazo.

¿Puede el referendo revocatorio lograr que Nicolás Maduro salga de la presidencia?

Creo que ese régimen ya está en sus últimas, no va a durar mucho. No es sólo el movimiento ciudadano, son también los chavistas, los militares, todo el mundo está en contra del régimen.

¿Qué mensaje le mandaría al presidente Maduro ahora mismo?

Que si le tiene tanto miedo al referendo revocatorio, renuncie.

 

últimas noticias

Juan Pablo Llano y la cultura de la forja

Pedro Mar, de Colombia para el mundo