“El tucán que inspiró a una nación": Paula Heredia

En una crónica de 42 minutos la cineasta salvadoreña Paula Heredia narra la tragedia de un ave cuyo pico fue cercenado por delincuentes. Un caso repudiado por miles de personas en todo el mundo.

Paula Heredia vivió el proceso de recuperación de Grecia y asegura que lo más triste de la historia es que el ave no volverá a su hábitat natural. / Cortesía
Paula Heredia vivió el proceso de recuperación de Grecia y asegura que lo más triste de la historia es que el ave no volverá a su hábitat natural. / Cortesía

¿Qué la inspiró a realizar este documental?

Como al resto de personas en el mundo que conocieron este caso a través de las redes sociales, a mí también me conmovió mucho. Además, fue muy impactante cómo este sentimiento comenzó a mover a mucha gente y a varias organizaciones que promovieron el diseño de cosas que nunca antes habían hecho y de legisladores que aún se encuentran en la lucha de cambiar las leyes que ayuden a proteger los animales salvajes.

¿Cómo nació la iniciativa de filmar la historia del tucán Grecia?

Este documental lo empecé a filmar hace más de año y medio. Estaba en Nueva York cuando oí la noticia, que salió de Costa Rica. Me contacté con unos amigos que me dieron más detalles de lo que estaba pasando. Hablé con mi productor ejecutivo, John Hartman, de Discovery, simplemente para comentarle lo que estaba pasando, y llegamos a la conclusión de que no solo era una buena historia, sino que había mucha gente que quería y estaba haciendo algo.

¿Cómo está constituido el documental?

La película sigue tres historias, que están trenzadas a través de 42 minutos. La primera sigue al tucán desde el primer día que llega al centro de rescate, casi muerto; en la segunda parte seguimos el proceso de recuperación y cómo los cuidadores logran curarlo, darle de comer y lo van estabilizando y los retos que tuvieron que pasar para reconstruirle el pico a Grecia. Y finalizamos con todo el movimiento mundial que se vivió en torno a esta historia y el intento de varios políticos por cambiar las leyes.

¿Cómo fue el proceso de reconstrucción del pico del tucán?

Fue muy difícil, pues los científicos trabajaron fuertemente para entender cómo podían crear un pico para Grecia que tuviera las características similares a uno original, fuerte pero a la vez liviano; en ese proceso utilizaron un escáner para humanos, porque el muñón que le quedó fue pequeño, entonces sus retos pasaron hasta llegar al punto de hacer un diseño que pudiera ser impreso en 3D en cierto material.

¿Los científicos lograron el reto con la impresión 3D?

Las conclusiones los llevaron a la máquina 3D, pero ahora se les presentaba un nuevo inconveniente: ¿de qué material iba a ser? Porque hay muchos materiales que ya están en el mercado y son usados para estos equipos, pero después de hacer varias pruebas, el material que finalmente se usó en el pico de Grecia fue uno que aún no ha salido al mercado, difícil del conseguir y sólo está siendo utilizado para hacer piezas de aeronaves y cosas muy sofisticadas. Gracias a las compañías que se unieron, se pudo obtener.

¿Ya hecho el pico fue fácil calzarlo con el muñón del pájaro?

Estábamos muy agradecidos con una compañía estadounidense que no escatimó esfuerzos para conseguir el material, que según los expertos sería el adecuado para el pico. Realmente todo es muy experimental, pero el tema era cómo iba a ser pegado el pico. Tenían la teoría de que tal vez podían colocar unos pines en el muñón, pero necesitaba saber de qué estaba compuesto ese muñón, dónde estaban las partes óseas, donde había hueso y dónde no.

¿Entonces cuál fue el paso a seguir?

De las empresas que se unieron a esta causa, una donó la tomografía, que es un procedimiento que se les realiza a las personas a las que se les van a colocar dientes postizos. Colocar el pájaro en el tomógrafo fue difícil, entonces Suave, el centro de rescate donde se encuentra Grecia, consiguió el pico de un tucán que recién había muerto, lograron llevarlo para hacer el procedimiento y esta les mostró que esa área del pico no tenía suficiente hueso y que era demasiado delgada. Fue interesante, porque les presentó más retos a los científicos de seguir buscando una solución, hasta que dieron en el blanco.

¿Cómo recibió Grecia la prótesis?

El pico natural de un tucán es muy complejo, porque hay sangre, lo utilizan como un regulador de temperatura y no hay nada que lo reemplace. Sin embargo, esta prótesis no cumplirá esas funciones pero sí la parte mecánica. Pudimos comprobarlo cuando vimos al pájaro comer, limpiar su cuerpo, beber agua; es admirable. Lo triste de la historia es que Grecia no va poder volver a su entorno natural, porque se tiene la teoría de que fue un tucán en cautiverio y aun con su prótesis necesita ayuda.

¿En medio de su investigación pudo conocer a los autores de esta crueldad?

Nunca supimos quién cometió esta atrocidad. Y parte del problema es que las leyes que rigen en estos momentos en Costa Rica no permitirían castigar a la persona aunque la hubiésemos encontrado. Mi equipo y yo volvimos al lugar donde vivía el pájaro antes de ser mutilado y, según los habitantes del lugar, el tucán era conocido como Panchito. El nombre de Grecia fue puesto después, cuando llegó al centro de rescate.

¿Qué dicen las leyes en Costa Rica?

Los últimos avances que hubo en este país en cuanto a leyes fue prohibir la cacería deportiva. Pero esa ley sólo castiga a una persona si mata al animal, pero si lo tortura o lo daña, como en el caso de Grecia, no existe ningún tipo de castigo para el agresor. Este es parte del argumento que están utilizando los activistas para tratar de transformar la ley del Código Penal que castigaría a gente que maltrata animales. Colombia en temas de ley animal es un ejemplo para otros países. Un aspecto en el que sigue siendo ejemplo es que una de las leyes establece a los animales como seres sintientes.

¿Qué viene para usted después de este documental?

Estoy por lanzar una película que acabo de terminar. Trata sobre la reconciliación en la posguerra en un pueblito en El Salvador que se llama Suchitoto. La titulé Alborada y cuenta la historia de mi madre, una mujer fundadora de la guerrilla en El Salvador y cómo ella en la posguerra llega a este pueblo y con el paso del tiempo va sanando las heridas que le causó la violencia. La produje con toda la comodidad, por lo que me tomé ocho años en hacerla.

Temas relacionados