'El mundo en tus manos'

La divulgadora manifiesta su amor por la escritura y la define como un reflejo de lo que la preocupa. Su ideal es compartir conocimientos basados en sus experiencias y que las personas sean partícipes de las oportunidades que el mundo les brinda.

Para Elsa Punset, el mayor reto de ser escritora es no perder de vista lo esencial, y poner ejemplos adecuados que sean útiles en la vida. / Andrés Torres - El Espectador

¿Cuándo nace la idea de "El mundo en tus manos”?

Es el resultado de mi libro anterior, cuando terminé de organizar todo ese trabajo, entender y de poner nombre a los mecanismos, reacciones básicas y emociones que tenemos los humanos, lo que me interesó luego fue, cómo podemos entender lo que le pasa a los demás y si se parecen mucho a nosotros, como son nuestras relaciones con ellos.

¿Cuál es el propósito del libro?

La idea es poner herramientas en las manos de las personas para que puedan acceder y tener este mundo en sus manos, que puedan ser ciudadanos empoderados y activos, no pasivos y jerarquizados, del mundo, partícipes de todas las oportunidades que tenemos ahora.

¿Qué tanto pone de su vida en sus escritos?

Escribo para personas que sé que se parecen mucho a mí e intento compartir con ellas lo que a mí se me hace útil, en el caso de El mundo en tus manos, lo que pasa con el resto del mundo, cómo nos relacionamos con los demás, cómo hacemos para resolver conflictos y cómo hacemos para convivir mejor.

¿Qué acostumbra a hacer mientras escribe?

Estoy constantemente documentándome e investigando. Luego cuando me siento a hacer el libro, tardo muchísimo en diseñar la estructura y reescribo muchísimo. Soy una persona que tiene mucha facilidad para escribir y descartar.

¿Cuánto descartó de “El mundo en tus manos”?

Muchísimo, más de lo que se publicó (risas).

¿Cuándo decidió dedicarse a la escritura?

Siempre me ha gustado la escritura, creo que cuando empecé a pensar que tenía algo digno que compartir con las personas, cuando vi que había aprendido una serie de cosas que me habían sido útiles, lo plasmé en un libro.

¿Cuál es su ideal como escritora?

Compartir conocimientos en cualquier formato. Intento que el libro sea muy abierto, hago muchas pregunta-respuesta, test, intento que sea muy interactivo, que el lector sienta que está sentado a mi lado charlando y que le estoy dando ideas que puede poner en práctica.

¿De dónde provienen todas esas ideas?

De la experiencia de vivir, no es fácil para nadie. Debemos aprender a entrenar el cerebro en positivo y esa es una de mis preocupaciones, que las personas comprendan que tendemos a lo negativo pero podemos entrenarlo a lo positivo.

¿Mayor reto desde que es escritora?

No perder de vista lo esencial, encontrar los ejemplos adecuados y nunca dejar de escribir para que sea útil.

¿Qué la inspira?

Ayudar a las personas a vivir mejor.

¿A qué se dedicaría de no ser escritora?

Cualquier profesión donde pudiese ayudar a la gente.

¿Qué significado tiene la escritura para usted?

Es un reflejo de lo que te preocupa, la razón por la que escribes es la que importa.

¿Qué es lo que más disfruta hacer además de escribir?

Mi trabajo es mi pasión, no distingo mucho entre trabajo y vida. Me gusta mucho la naturaleza, básicamente me encanta hacer cualquier deporte que tenga que ver con ella, leer y estar con mis hijos.

¿Cómo se autodefine?

Intensa (risas), curiosa y alegre.

¿Qué admira?

Las heroicidades diarias, encuentras héroes en cualquier rincón.