Embajadora de la danza urbana

Una de las pioneras del Círculo del Ritmo, competencia de todos los estilos de baile urbano, y de Lautin Wack, el primer show local de wacking, lamenta que en el país no exista un programa para profesionalizar a los exponentes de este nuevo estilo.

Laura Ávila también ha sido jurado de On the Beat (México) y Campbell (Colombia), escenarios pioneros de la danza en Latinoamerica. Queenkeyth

¿Quién es Laura Ávila?

Una mujer fuerte, con gran pasión por lo que hace. Abunda en mí un gran sentido de liderazgo y compromiso.

¿Cómo fue su primer acercamiento al baile?

Fue de manera empírica. Observaba en la televisión a reconocidos artistas de la época y trataba de imitar sus pasos y coreografías.

¿Cuándo tomó la decisión de dedicar su tiempo completo al baile?

Cuando con mi tercer grupo de baile, llamado Anvar, tuve la oportunidad de dictar clases. Este acercamiento me permitió darme cuenta de que se podía vivir del baile y de que más que una afición era un estilo de vida.

¿Qué otros estilos de baile han influenciado su formación dancística?

Aquellos que han marcado mi camino son los denominados funk styles, es decir, el popping, el locking y el wacking. Mi otro apoyo a la hora de bailar es la danza contemporánea.

El wacking es su fuerte. ¿Cuándo nació este estilo y cómo llegó a Colombia?

Nació en California en los años 70, con el auge de la música funk disco. Su característica principal es el movimiento giratorio y ágil de los brazos con un toque escénico, inspirado en Hollywood. A Colombia llegó gracias a los videos que bailarines radicados en Los Ángeles subían a la red. Años después, durante un viaje que hice a México, recopilé información sobre la técnica y su historia, que difundí por varias ciudades de Colombia a través de talleres.

¿Qué importancia ha tenido en su carrera haber sido nombrada embajadora oficial del wacking en Colombia por Ihoap?

International House of Artistic Punking (Ihoap) es una casa que reúne los mayores exponentes que aportan y consolidan el wacking en su país. Su fundador, Viktor Manoel, es el único bailarín de la época que queda vivo y fue quien me hizo partícipe de este proyecto, luego de conocerme en un viaje que hice a Los Ángeles. Este es un logro importante, no sólo para mí, sino para el país. Con este nombramiento se crea un enlace cultural con el mundo y se evidencia el proceso del wacking en Colombia.

¿Cuál ha sido su mejor momento en el escenario?

Fue en un evento llamado Danza Para Dos, que se realizó en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Pisar ese teatro fue una de las más grandes metas que me propuse en mi carrera y la logré. La sensación fue increíble.

¿Qué canción sería la banda sonora de su vida?

Boogie Wonderland, de Earth, Wind & Fire.

Una canción infaltable en su reproductor de música.

PYT (Pretty Young Thing), de Michael Jackson.

¿Qué es lo más difícil de ser un bailarín de danza urbana en Colombia?

No poder obtener un título profesional que certifique que soy maestra de danza urbana. En Colombia no hay un programa que nos permita profesionalizarnos. He perdido muchas convocatorias y oportunidades por no tener un título.

Un mensaje para las bailarinas de danza urbana en Colombia.

Chicas: estamos en pleno siglo XXI, ya no estamos reprimidas por los hombres, es el momento de tener confianza en nosotras y ser líderes de esta nueva generación llena de talento. Fuimos llamadas a ser pioneras.

Y otro para los bailarines.

Admiro la fortaleza que Dios les dio en su cuerpo. ¡Gracias por ser nuestro apoyo! No dejen de creer e incentivarnos.

¿Qué es Lautin Wack?

El primer show de wacking en Colombia apto para todo tipo de público. El resultado del sueño que tenía de llevar la danza urbana a otro nivel, de proponer nuevos talentos y cultivar este estilo.

¿Qué significa el baile para usted?

El baile, y específicamente el wacking, es la exteriorización del espíritu. Cuando bailo soy quien quiera ser. Es lo que permite que mi esencia salga a la luz. Y lo más hermoso: es el lenguaje que aprendió a hablar todo mi ser.

 

 

últimas noticias

John Tello se toma Expocervezas

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa