Entre la música y las tablas

Juan Palau volvió al canto después de dedicarse una temporada a la dramaturgia. Ha publicado dos sencillos como solista y trabaja en un proyecto de teatro musical.

Juan Palau hace parte de El Camino, una compañía teatral conformada por egresados y profesores de la Escuela de Casa E. / Cortesía
Juan Palau hace parte de El Camino, una compañía teatral conformada por egresados y profesores de la Escuela de Casa E. / Cortesía

¿Cómo fue su encuentro con la música y el teatro?

Fue muy temprano. Un día, a un amigo lo dejó el bus del colegio y me dijo que había hecho una canción, que la cantáramos. A mí me gustaba mucho la música, pero nunca me imaginé cantando. En paralelo llegó el teatro gracias a un profesor que me dio la oportunidad y poco a poco me fui dando cuenta de que esto era lo mío y a lo que me quería dedicar el resto de mi vida.

¿En qué medida se complementan esas disciplinas?

Creo que son muy afines, no me parece que haya que escoger entre la una y la otra. De hecho, estoy trabajando en un stand rap comedy en el que la idea es contar historias cotidianas e interpretar muchos personajes mientras también hago música.

¿Qué tan adelantado va el proyecto?

Es algo que requiere preparación y para eso estoy tomando talleres de comedia y de teatro. Quiero que Sixtino –el personaje que creé– y yo seamos los anfitriones del show. Aunque haya muchos personajes, creo que debe haber cosas que de alguna u otra manera representen algo de mi personalidad.

¿Cuál es la historia de la canción “Muévete”?

Es mi segundo sencillo como solista. Venía del grupo Revólver y después salí de la música para empezar mi carrera como actor de teatro. Muévete describe precisamente lo que hice: tenía miedo de volver como solista y estaba muy metido en el teatro, pero me moví y de allí nació la canción, de gozarme lo que me gusta hacer.

¿Qué lo diferencia de “Pa la playa”, el primer sencillo de esta etapa?

De Pa la playa nace Sixtino, el personaje que tiene un papel muy importante tanto en la canción como en el video. En Muévete no está ese personaje y la letra es muy diferente. Además, musicalmente está más cerca del dance y el funk, mientras el primer sencillo es más dance hall, electrónica y reguetón.

¿Por qué salió de Revólver?

Empezamos a los 14 años, por lo que con el paso del tiempo cambiaron muchas cosas. Seguimos siendo muy buenos amigos con Juan Fernando Correal, pero él se interesó por la música electrónica y yo por el teatro. Ahora tiene un proyecto que se llama La Tostadora.

¿Ha sido muy distinto estar en tarima como solista?

Cuando me paraba con Revólver tenía un apoyo todo el tiempo. Volver solo es complicado, pero todo pasa por algo. Ahora vengo con una formación teatral que me ha ayudado mucho y también tengo mucho apoyo de mi Dj. Todo eso me ha dado seguridad y fortaleza para hacer un show con mucha energía.

¿Un cantante siempre representa a un personaje?

Creo que sí. El escenario tiene la magia de convertirnos. Tengo muchos colegas que son muy tímidos, pero cuando se suben en una tarima se convierten en unas bestias. Cuando estoy en el escenario, sé que voy a cantar mis canciones y entonces sale algo de mí que no es cotidiano, aunque tiene que ver mucho con mi esencia.

¿Cómo surgió El Camino, su compañía de teatro?

Nació en 2014, cuando me gradué de Casa E. Lo formamos tres grandes amigos y nuestro maestro Kike Castañeda. Con ellos hemos presentado una obra que se llama Penetrador y habla sobre el abuso sexual de los hombres en la guerra.

¿A dónde han ido con esa obra?

La hemos presentado en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá y en festivales internacionales como los Encuentros de Teatro Popular Latinoamericano con los que viajamos, a presentar la obra y dar talleres, a localidades muy humildes de México y Chile.

¿Planea hacer un disco?

Por ahora me voy a quedar con mis sencillos, que van a tener versiones en mi obra de teatro. No tengo afán de sacar un disco, porque por ahora estoy trabajando en los detalles de cada canción.

 

últimas noticias

John Tello se toma Expocervezas

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa