Entre las tablas y el vallenato

El cantante Beto Villa comenzó su carrera como actor en “Oye, bonita”. Ahora interpreta a Moncho en la continuación televisiva de la película “Polvo carnavalero”, que se transmite por Caracol.

Beto Villa  también fue Emiliano Larios en la novela “Tierra de cantores”.
Beto Villa también fue Emiliano Larios en la novela “Tierra de cantores”. Cristian Garavito.

Hace parte de una dinastía vallenata, ¿lo influenciaron en su vida artística?

Todos mis familiares tienen una sensibilidad artística muy fuerte, no sólo por el lado de mi papá, Beto Villa, por donde está Abel Antonio Villa o él mismo, que tuvo un gran momento artístico con la agrupación vallenata Los Betos. La familia de mi madre también es muy musical e histriónica. Crecí entre parrandas vallenatas.

¿Cuándo se interesó por el vallenato?

A los tres años fui el cantante más pequeño de la primera agrupación de música vallenata compuesta por niños. Se llamaba Los Delfines y allí estuvo gente que hoy hace parte de las grandes ligas del vallenato, como Sergio Luis Rodríguez, quien es un gran productor y el acordeonero de Peter Manjarrés.

¿Cuál fue su relación con la música en su adolescencia?

Nunca me alejé de la música. Cuando me iba mal en una materia, iba y le cantaba a la novia de un profesor y enseguida me ayudaban, o cuando la embarraba lo solucionaba en un acto cívico cantándoles a las madres de los niños del colegio.

¿Por qué empezó a estudiar negocios y finanzas?

Cuando me gradué del colegio, mi mamá quería que fuera médico o abogado. En ese momento ella se había separado de mi papá y no le gustaba la idea de que fuera músico, porque él había sido muy parrandero. Me puse a estudiar negocios y finanzas, pero le dije a mi mamá que iba a estudiar música, así me tocara pagar a mí. Hice eso, aunque después ella terminó ayudándome.

¿Terminó de estudiar negocios?

Empecé a estudiar guitarra clásica en simultáneo con negocios y finanzas. En algún momento no resistí más y me quedé únicamente con la música, que además me empezó a traer muchas nuevas oportunidades.

¿En qué momento le interesó la actuación?

Cuando era niño hablaba con mis amigos sobre lo que quería ser cuando fuera grande. Siempre les dije que quería ser cantante y actor, pero en ese momento el vallenato no era lo que es ahora e incluso se veía un poco despectivamente. Mis amigos me decían que las telenovelas las hacían en Bogotá y que la de Escalona era la única que se hizo en la Costa y sobre un cantautor vallenato.

¿Qué significó debutar en “Oye, bonita”?

Cuando me llamaron para hacer la novela Oye, bonita, que para mí fue el regreso de la música vallenata a la televisión, era como si mi sueño se hubiera hecho realidad, porque tenía la posibilidad de cantar y actuar en televisión al mismo tiempo. A partir de allí se desencadenó toda una racha de novelas biográficas sobre artistas vallenatos.

¿Cómo era su vida antes de la televisión?

Hacía teatro en Barranquilla y al mismo tiempo tocaba en parrandas vallenatas. Alternaba ambas cosas y me conocían por ser el hijo de Beto Villa, pero no había hecho mucho por mérito propio. Nunca fui ambicioso y creo que todo lo que ha pasado es un regalo de Dios y el fruto de apasionarse con algo y tener una vida organizada.

¿Cómo llegó a “Polvo carnavalero”?

Un día mi mánager me dijo que querían que estuviera en una película de Dago García. A los siete días estábamos rodando. A la gente le gustó mucho el resultado y quisieron convertir la película en una serie. Como muchos veníamos en caliente desde la película, todo fue muy sencillo, porque el resto de actores se fueron sumergiendo en lo que ya estaba creado.

¿Quién es su personaje en la novela?

Moncho es la cuota más pura de la costa dentro de la novela. Como diría un amigo, “a ese man le corre suero por las venas en lugar de sangre”. Es un personaje un poco genérico, pero su fortaleza está en que lo logramos construir de una forma muy natural: lo ves y sabes que existe.

¿Cuál es el siguiente paso en su carrera musical?

Estos son los momentos en que la gente quiere conocer más de mí, por eso estoy preparando el lanzamiento de una canción que ya he probado un par de veces en vivo. Es un vallenato que está dentro de la tendencia actual hacia los sonidos innovadores y lo juvenil. Es algo trabajado con mucho cariño, como me gusta hacer todo.