Felipe Giraldo es el lugarteniente de Pablo Escobar en la serie “Bloque de Búsqueda”

Este paisa, que se describe a sí mismo como un romántico empedernido, ha enamorado a la audiencia colombiana con su personaje de “Rocky” en el canal RCN, un papel antagónico con el que espera llevar un mensaje positivo al público.

Felipe Giraldo asegura que su hijo es su fan número uno. / Cortesía
Felipe Giraldo asegura que su hijo es su fan número uno. / Cortesía

¿Se siente cómodo con su personaje en “Bloque de Búsqueda”?

Sí, totalmente. Muy contento con el personaje de alias Rocky, a pesar de que es muy odiado en el país por su historia. Le doy gracias a Dios por toda la fuerza que ha tenido y por el reconocimiento que he adquirido en mi vida actoral. Es impresionante ver cómo los niños en la calle me dicen Rocky. Este antagónico me ha dado muchas satisfacciones.

¿Cómo empezó su historia actoral?

En 1997. Me vine a Bogotá con un grupo de amigos, entre los cuales estaba Santiago Alarcón, quien hoy es un actor reconocido. Al llegar entramos a la escuela Alfonso Ortiz. Luego hice un casting para una novela que se llamaba Amores como el nuestro, del Canal Uno. Después me dieron un personaje más grande, descubrieron un talento en mí, y ahí arranqué.

Luego de su primera novela, ¿siguió trabajando como actor?

Sí, claro. Hice un casting para el Canal Caracol en Traga maluca, protagonizada por Rafael Novoa y Cristina Umaña, donde hice el personaje de Banano. Adquirí mucha experiencia y conocimiento. Después de eso sufrí un poco las dificultades que tiene todo actor empezando en otra ciudad, que son los miedos, la lucha con la perseverancia, la falta de plata y una cantidad de cosas que hacen flaquear las ganas de salir adelante y la esperanza. Yo había dejado una novia en Medellín, la fui a visitar y quedó en embarazo.

¿Qué sucedió después de esos altibajos?

Bueno, no me gusta decir que abandoné la carrera, sólo que decidí convertirme en un excelente padre, y considero que lo soy. Gerónimo hoy tiene 13 años y es la vida mía. Entonces, para estar con él me quedé en Medellín, dedicándome a otras cosas, y de vez en cuando hacía cortometrajes. Llegó un momento en el que le dije a mi hijo: “Bueno, usted ya está creciendo, el papá va a luchar por sus sueños”. Volví y ya llevo cinco años dedicado totalmente a la actuación.

¿Qué ha significado “Rocky” para su vida actoral?

Ha sido mi crecimiento profesional. Para mí es el comienzo de una carrera muy seria. A este personaje le puse mucha entrega. Investigué bastante, porque no es fácil ser un lugarteniente de Pablo Escobar. Sigo preparándome todo el tiempo para alcanzar un nivel muy alto.

¿Cómo llegó a usted este personaje y cómo lo construyó?

Bueno, mi mánager, María del Socorro Valencia, me llamó. Hice el primer filtro. A los 15 días querían volverme a ver actuar y quedé. Da la casualidad que soy de Envigado, prácticamente viví esa historia de narcotráfico muy de cerca, entonces tuve la oportunidad de hablar con muchas personas que me contaron historias.

¿Qué es lo que más le gusta de la serie “Bloque de Búsqueda”?

Que se centra más en la Policía colombiana que luchó por este país, entonces la historia de Pablo Escobar la llevaron a un lado, pienso que se volvió muy ficticia. Cuando llegamos a la serie no nos dijeron: “Usted es un ‘Popeye’ o un ‘Arete’”, no, para nada. Pero de acuerdo a la cercanía que tenía con el personaje, porque “Rocky” es la mano derecha de Pablo Escobar, entonces me encasillé en hacer el personaje, y gracias a Dios hemos tenido buenos resultados.

¿Trabaja actualmente en un nuevo personaje?

Estoy haciendo una obra de teatro que se llama “En mutuo desacuerdo”, que trata la historia de una pareja que tiene muchos conflictos, tienen un hijo y luego se separan. Acepté esta invitación, porque quiero llevar siempre un mensaje con los personajes y las historias que haga. La obra es española y estamos haciendo la adaptación colombiana, es decir, estamos en la etapa de montaje.

Usted es floricultor de familia, pero ¿Por qué se especializó en hortensias?

Porque vienen como una herencia de mi papá, quien las cultiva desde hace quince años en La Ceja (Antioquia), y además es la que más exporta el país. Este cultivo es mi plan B, después de la actuación. Lo bonito es que es hecho en familia.

¿Está comprometido sentimentalmente?

Actualmente soy soltero, mucha gente dice que porque soy tan de buenas (risas). Hablando en serio, estoy solo, pero abierto al amor. Creo en este sentimiento, en una mujer dedicada, y espero encontrarla. Creo que pronto llegará alguien a mi vida. Ese tipo de cosas no se buscan, se dan.

¿Que superhéroe le gustaría ser?

Spider-Man. Da la casualidad que mi hijo también. Tengo la percepción de que los superhéroes, aparte de salvar vidas, se enamoran, y me gusta mucho eso, pero debo aclarar que nunca creí en el amor de Supermán ni de Batman. Me considero un romántico empedernido en todos los sentidos, me gusta ser romántico con las mujeres.

¿Momentos tristes?

Muchos, recuerdo que la separación de mis padres fue algo duro en su momento. Otro de los episodios tristes en mi vida fue la muerte de una tía que vino a Bogotá a visitarme y cuando estábamos comiendo en Chía le dio un infarto. Era mi nana, la amaba y fue muy duro. No lo he superado aún.

¿Alguna frase empleada en el día a día?

Me mueve mucho la fe, cuando estoy bajito de ánimo o ansioso. A veces quiero estar haciendo mil cosas a la vez, y si no lo consigo me desespero. Esto me ha llevado a leer mucho sobre el positivismo, por eso creo mucho en la fe y la esperanza.

¿Qué quiere lograr en el futuro?

Estoy convencido de que el cine va a cambiar en este país y quiero hacer mucho cine y ser un Ricardo Darín colombiano. Lógicamente, quiero seguir haciendo televisión y continuar con mi cultivo de flores. Por otro lado, quiero estar siempre al lado de mi hijo, que es mi aliciente, mi todo, y que me apoya de una manera infinita. Tuvo paciencia y me esperó mucho tiempo en Medellín mientras yo realizaba mis sueños en Bogotá.