La guardiana de la lengua palenquera

Además de preservar el idioma autóctono del primer pueblo de esclavos libres de América, esta mujer enseña a leer y escribir a los adultos mayores.

Basilia Pérez dice que una de las satisfacciones más grandes de los adultos mayores es aprender a escribir sus nombres. / Andrés Rozo

¿A qué edad empezó a leer y a escribir?

Desde muy niña, como a eso de los siete años.

¿Qué fue lo más difícil en el proceso de aprender a leer y a escribir?

Para los adultos es aprender a leer, puesto que no es el caso de los niños de cuatro años a los que sus padres llevan de la mano para el jardín o la escuela, ni tampoco es el caso del joven adolescente con ganas de aprender, conseguir un título y lanzarse al mundo. Los adultos mayores ven en la educación una oportunidad de, como dicen ellos, firmar su nombre y no tener que poner la huella, por lo que se requiere de mucho compromiso y tiempo.

¿Qué ha sido lo más satisfactorio en este mundo maravilloso de las letras?

Conversar con adultos que le dicen a una con una bella sonrisa: “yo solo escribí mi nombre”, “yo solo hice mi tarea” o “ayer estuve en una cita médica y firmé mis papeles”.

¿Por qué se vinculó a la organización Transformemos, que fomenta la educación en las comunidades vulnerables?

La fundación venía realizando este trabajo en los barrios más pobres de Cartagena, donde se encuentra una cantidad significativa de descendientes palenqueros. Luego se vincularon algunos profesionales en educación de Palenque y estos les vendieron la idea a Rodolfo Ardila y Aurora Carrillo, directivos de la fundación, de conocer Palenque, su historia y su riqueza. Esto fue en 2011, el Año de la Afrocolombianidad. Después de este acercamiento la organización decidió iniciar con sus propios recursos un proceso de alfabetización y llega a la IETA Benkos Bioho, donde yo laboro. Ahí me vinculé y empezó el trabajo casa a casa, puerta a puerta. Logramos motivar a 450 adultos a estudiar.

¿Cuántos palenqueros cree que han salido del analfabetismo?

En este momento podemos hablar de más de 600 adultos.

¿Cuáles son las lecturas preferidas?

De lectura preferida no te puedo especificar una en concreto, pero hoy vemos adultos leyendo el periódico y obras de Gabriel García Márquez, como Cien años de soledad.

¿Hay gente mayor de 80 años que ha aprendido a leer?

Sí, lo que no te puedo decir es que lean con fluidez. Además saben escribir su nombre. Hoy, cuando tienen que firmar documentos, ya no se escucha un “no sé firmar”.

¿Qué se está leyendo ahora en San Basilio de Palenque?

Lectura variada y, lo más importante, hoy el palenquero está leyendo y escribiendo en palenquero.

¿Los jóvenes se sienten ahora más palenqueros que nunca?

Es tal vez lo que me hace sentir más orgullosa. Hoy vemos jóvenes comunicándose en las redes sociales por medio de la lengua palenquera, se escriben mensajes y contestan las llamadas en nuestra lengua.

¿Se siente orgullosa, ahora más que nunca, de ser palenquera?

Eso creo que se me nota: me encantan mi pueblo, mi cultura y lo que hago. Soy una convencida de que la mejor forma de sentirme orgullosa de mis raíces es tener interlocución con los mayores, y este trabajo me ha dado esa satisfacción.

 

últimas noticias