La guitarra como compañera

Andrea Martí compone con su hermana Vanesa desde los siete años. La tradición musical colombiana y española son los pilares de la propuesta musical de las gemelas.

Este año, Andrea Martí  y su hermana, Vanesa, lanzaron su tercer disco, “Bonita la vida al acústico”. / Mauricio Alvarado
Este año, Andrea Martí y su hermana, Vanesa, lanzaron su tercer disco, “Bonita la vida al acústico”. / Mauricio Alvarado

¿Cuándo decidió dedicarse a la música?

La música llegó a mi vida cuando mi hermana y yo teníamos siete años. Mi madre nos compró una guitarra con sus ahorros y desde ese momento hubo una conexión muy especial. Me enamoré del instrumento y mi hermana y yo empezamos a escribir canciones.

¿Cómo fue su entorno familiar mientras crecía?

A mi familia le debo una gran tradición musical. Nuestros abuelos vienen de España y mi madre, que nació en Colombia, siempre cantó música folclórica. En las reuniones familiares siempre estuvimos rodeadas por guitarras, tiples y acordeones. Creo que todo ese ambiente nos lanzó a escribir canciones desde muy temprano.

¿Sobre qué fue su primera canción?

Compuse con mi hermana una canción que se llama Héroe. Era época de vacas flacas y nuestros padres trabajaban muy duro para poder sostenernos. Adicionalmente, nuestro abuelo fue secuestrado. La canción era el resultado de toda esa turbulencia que sentimos en nuestra infancia.

¿Cómo describirían sus influencias?

Creo que lo que hacemos tiene sus raíces en la música colombiana y la española. Con la guitarra y nuestras voces tratamos de volver a nuestra infancia. Eso se ve mucho en el último disco, donde las cuerdas son las protagonistas.

¿Cuál es la historia detrás de la canción “Sucio perro”?

Esa canción se convirtió en himno para las mujeres. Hubo muchos hombres que se sintieron aludidos, aunque nunca quisimos generalizar. Fue una canción muy honesta, nos salió del alma. Apareció para nuestro primer álbum, que tanto para mi hermana como para mí fue un renacer.

¿Por qué el álbum se llama “Más acaramelado”?

Ese también es el título de uno de los sencillos. Lo que queríamos era darle un toque dulce a nuestro disco. Estábamos buscando algo divertido y que se le pegara a la gente. Por eso también está Tus ojos míos, que es una canción muy dulce y romántica, porque así somos nosotras.

¿Qué pasó en los cuatro años que separan este álbum del anterior?

Nos dedicamos a los conciertos y a escribir canciones. Hoy en día tenemos muchas, incluyendo las que salen en el álbum Bonita la vida. Fue una época en la que tratamos de encontrarnos y de ser honestas con nosotras mismas. No hubo pausas, nos enamoramos de los escenarios y nos contagiamos de ese mundo.

¿Qué aprendió en esos cuatro años?

Nuestra carrera ha tenido subidas y bajadas. Hacer música no es fácil, porque es un medio lleno de espejismos y hay que sacrificar muchas cosas para seguir vigente. Aprendí que lo que me hace seguir es el amor desmesurado por lo que hacemos. Eso hace superar los desafíos.

¿Por qué decidieron hacer un álbum acústico?

Tanto mi hermana como yo, desde siempre, hemos sido una sola con el sonido de la guitarra. Para nosotras, es nuestra gran amiga y acompañante. Sentimos un gran afecto por el sonido acústico porque, en últimas, es el sonido de Colombia, es nuestra identidad.

¿Qué buscaban transmitir con este álbum?

Quisimos hacer un disco simple, sencillo y genuino, que pudiera reflejar lo que somos mi hermana y yo. En los últimos conciertos que hemos hecho salimos únicamente con la guitarra, porque es muy importante que la gente nos conozca como somos, que nos vean con la carne viva sobre el escenario.

¿Qué pasaba cuando compusieron “Bonita la vida”?

Fue una canción que nos buscó y nos encontró. Inicialmente tenía otra letra, pero poco a poco se volvió una canción de despedida. Muestra que, aunque la vida es difícil, hay que quedarse con los momentos bonitos.

¿Cuál es la mayor satisfacción que le ha dejado la música?

Poder contribuir con causas bonitas. Nuestra misión con la música es transformar vidas. La música nos permite establecer relaciones muy personales que pueden provocar cambios.

¿Qué viene para las Martí?

Acabamos de terminar nuestro último disco y ya estamos preparando el otro. Cuando la creatividad llega, toca sentarse y escribir. Es el momento de nuestra carrera en el que más conectadas estamos con lo que hacemos.

 

últimas noticias

Pedro Mar, de Colombia para el mundo