“Hay que modificar el patrón de desarrollo”: Carmenza Robledo Abad

La única colombiana miembro del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, y docente de la Universidad ETH de Zúrich, estuvo recientemente como invitada especial en Expocaña 2016, en Cali, donde habló de los retos que tiene la humanidad para salvar el planeta del maltrato al medioambiente.

Carmenza Robledo Abad tiene más de dos décadas de experiencia en temas de cambio climático. / Quijote Comunicaciones
Carmenza Robledo Abad tiene más de dos décadas de experiencia en temas de cambio climático. / Quijote Comunicaciones

¿Cómo llegó al Panel Global del Cambio Climático?

El gobierno suizo me nominó para ser parte del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), por los 20 años de investigación, trabajo y experiencia en proyectos relacionados con el cambio climático y los recursos naturales en África, Asia y Latinoamérica. Ese conocimiento se vuelve importante dentro del panel porque queremos entender bien cuáles son los impactos que el cambio climático tiene sobre los recursos naturales de los países en desarrollo y cómo el uso de esos recursos puede ayudar a disminuir el cambio en dichos países.

¿Cuál es el diagnóstico actual del mundo con respecto al cambio climático?

Lo primero es que ya sabemos que hay cambio climático y entendemos la responsabilidad de la acción humana frente a él. Lo segundo que sabemos es qué ha pasado en relación al cambio climático, por eso en la Cumbre de París del año pasado nos hemos comprometido como sociedad global a enfrentar el problema, es decir, a reducirlo o mantenerlo, a adaptarnos a este cambio. Es un reto muy grande, pero ahora tenemos que ver las metodologías que vamos a implementar para ejecutar ese compromiso.

¿La humanidad puede ser lo suficientemente responsable como para lograr ese compromiso?

Espero que sí. Creo que es el momento de tomar la decisión individual, como grupo social y como naciones, para comprometernos con un desarrollo que sea resiliente al cambio climático y que sea bajo en emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cuál ha sido la evolución en el cambio climático durante la historia del planeta?

Tenemos mediciones de los últimos 8.000 años, es decir, hemos sido capaces de conocer cómo era la situación de la atmósfera en ese período. En los últimos 150 años, el patrón de desarrollo que hemos seguido ha generado unas emisiones de gases de efecto invernadero muy altas, en comparación con las que ya han ocurrido. Los datos son cuatro y cinco veces mayores al número de emisiones que se habían hecho en la historia. Si bien es cierto que hubo momentos de cambio climático, nunca antes se habían registrado unas condiciones en la atmósfera tan extremas como las que tenemos ahora, lo que quiere decir que el cambio actual está siendo y va a ser mucho más fuerte de lo que la historia de la Tierra conoce.

¿Qué pasa si la tendencia aumenta?

No sólo eso, sino qué pasará si sigue como vamos, es decir, qué pasa si no hacemos nada. Para ponerlo en el contexto de Colombia, hemos visto que los fenómenos de El Niño y La Niña son cada vez más frecuentes e intensos. Eso que estamos viviendo es un cambio menor a 1 °C de la temperatura promedio global. Si seguimos como vamos, de aquí a finales de siglo vamos a tener por lo menos +5 °C. Es un cambio tan grande que el impacto va muchísimo más allá de lo que podemos imaginar y de lo que conocemos. Los riesgos son enormemente grandes y la incapacidad que vamos a tener para manejarlos será real.

¿Qué hacer entonces?

Es importante no seguir en esa tendencia, pues es como si nos transportáramos en un bus hacia un precipicio y siguiéramos con la misma velocidad o la redujéramos, pero en la misma dirección. Ya que entendimos el problema, hay que cambiar la dirección, es decir, hay que modificar el patrón de desarrollo.

¿A qué se debió su presencia reciente en Expocaña 2016?

La caña de azúcar es un producto con el que se puede manejar tanto la reducción de gases de efecto invernadero —lo que nosotros llamamos mitigación— como las posibilidades de adaptarse y reducir los impactos negativos. Mejorando la manipulación del cultivo, las prácticas de producción, y con una estrategia clara para el manejo de los productos —bien sea el azúcar, la panela o los biocombustibles—, tenemos la posibilidad de reducir la emisión de esos gases y de promover la adaptación al cambio climático.

¿Cree que la caña de azúcar será unos de los pocos cultivos que sobrevivirán al impacto climático?

Claro que sí. La caña es un cultivo muy interesante porque se beneficia del cambio climático, pues la cantidad de CO2 que hay en la atmósfera permite que tenga un proceso de fotosíntesis más eficiente. No obstante, sufre mucho con las sequías, porque puede crecer menos, y los cambios en los patrones de lluvias permiten la gestación de pestes y puede haber impactos grandes en la producción. Por ende, es importante trabajar en la caña de azúcar teniendo en cuenta el cambio climático como una de las variables de la producción.

 

últimas noticias