Homenaje a la vida de Jairo Varela

El escritor es apasionado por la salsa. Su obra resalta la vida de los protagonistas de ese género y en esta ocasión la del maestro chocoano, a través del texto ‘Que todo el mundo te cante’.

El salsómano caleño Umberto Valverde era amigo íntimo del protagonista de su historia, Jairo Varela. / Juan Carlos Quintero

¿Por qué Jairo Varela es tan importante para la salsa caleña?

Él no sabía cuánto lo amaba Cali. Letrista y compositor de la salsa colombiana y uno de los mejores de las últimas décadas. Agradeció que Cali lo adoptara, siempre lo repitió: “Cali me lo dio todo”.

¿Al morir Varela murió el espíritu de la Cali hermosa que tenía él?

Varela irá creciendo como una leyenda y un mito. Es el momento para que esa nueva generación de grandes músicos salseros que existe hoy tome sus banderas. No es fácil, porque no hay casas disqueras, la televisión apoya el vallenato y el reguetón.

¿Con qué idea empezó a escribir el libro ‘Que todo el mundo te cante’?

Es un compendio de un diálogo de 30 años. Pocas veces se ha dado que un escritor y un músico sean amigos por tanto tiempo, una amistad con discusiones, a veces duras, pero amistad limpia. Yo lo entrevisté a los 15 días de su primer toque en Cali, en 1981. Fui su amigo en la gloria, en la fama, en la cárcel, en la soledad, en la enfermedad, en la madurez. Por eso es un libro único.

¿Cuál es el mayor logro del libro?

Es para que la gente descubra un genio, un talento único, el más grande de la salsa, que siempre la tuvo clara desde el comienzo, que superó sus deficiencias, que aprendió con la vida, que era perfeccionista, un hombre obsesivo para llegar, como lo dice en su último disco, “Al punto máximo”.

¿Es un libro para recordar a Jairo Varela o para contar una historia de sus composiciones?

Nada se quedó por fuera, es lo que quería escribir. Tal como lo conocí. Ahora que lo leo, me digo, es impresionante esta conversación tan apasionante, es el diálogo de un músico y de una persona que, como yo, ha vivido para la música.

¿Qué dificultades encontró en el camino al escribir el texto?

La dificultad era integrar bien todo lo que tenía, grabado, conversado, en televisión. Le hice el mejor reportaje en televisión, que queda para la historia. Es perfecto.

¿Qué es lo más importante del libro?

Es un libro para la música, no para Cali. No sólo para los salseros de todo el mundo, es para quienes quieran conocer la grandeza de un hombre que conquistó el mundo con sus versos, con sus letras. Varela dejó el Grupo Niche, que tiene años para seguir tocando su repertorio, basta sólo con que lo hagan con calidad. Eso es mi libro: el testimonio de un hombre que tocó el cielo con las manos. Pero como siempre, este país lo castiga, solamente el pueblo lo exaltó cuando murió. Es un honor haber tenido la oportunidad de estar cerca de él, así como es mi máximo honor haber sido el biógrafo de Celia Cruz, la más grande cantante del siglo.

¿Cómo fue el primer encuentro con Celia Cruz?

Ocurre viviendo en México a los 21 años. Fue la primera vez que la oí cantar. Nueve años después tengo mi proyecto literario claro y me doy cuenta de que ella viene a Barranquilla, en 1980. El empresario era Larry Landa, un muchacho caleño, amigo mío, me invita y me consigue la cita, sólo cinco minutos para que me escuche. Además, me da la clave secreta: “Háblale a Celia, pero mírale los ojos a Pedro Knight (su esposo), ella le preguntará a él, sí o no”. Así pasó, él dijo: “A Celia nunca nadie le ha propuesto hacer un libro”. Empezamos ahí mismo.

¿A partir de allí surgió ‘Celia rumba’?

Celia dijo: “Grabemos, que no hay tiempo. Grabamos en Barranquilla, Cali, y al mes siguiente en Nueva York. Fue deslumbrante, me permitió estar en su intimidad.

¿Qué es Cali para la salsa?

Cali es una ciudad de una cultura popular muy fuerte, con una burguesía reaccionaria y perversa. Ahora, con el fenómeno del distrito de Aguablanca, es otra Cali, nos hemos convertido en la segunda ciudad negra de Latinoamérica, con ese gran sector que actúa como gueto, que no se sienten de Cali y en donde lamentablemente está toda la violencia. Nos salva la música.

¿Por qué su libro ‘Bomba camará’ se mantiene vigente después de tantos años?

Bomba camará cambió la literatura colombiana. Fue el primer libro de cuentos de carácter popular, nacido en un barrio de una ciudad, con su propio mundo, su jerga y su música. Era muy fuerte, es un libro auténtico, pero como Vargas Llosa me dijo un día: “¿Cómo hiciste para escribir unos cuentos tan técnicamente a esa edad?”.

 

últimas noticias

La dulce propuesta de Manuela Sanín

El poder del piano

“Un poquito” de Diego Torres