"Imitar es un regalo de Dios"

La venezolana, que caracteriza a 120 artistas, dice que le gustaría dejar de interpretar a Ana Gabriel y que, en su paso por Colombia, quiere conquistar al público con su talento.

Belkis Martínez, “la dama de las mil voces”, está radicada en EE.UU., pero llegó a Colombia para hacer parte del programa de Caracol TV. / Luis Ángel - El Espectador

Es una cara nueva en la televisión colombiana. ¿Qué la motivó a venir al país?

Yo me llamo es una llave de oro para abrir la puerta de un país que amo. Aunque creo que este es un público difícil de conquistar, cuando lo logras te quieren por siempre, y pienso que me gustaría quedarme acá.

¿Qué elemento evaluará con más rigurosidad?

Aunque hace cinco años empecé a caracterizar, de los 25 que llevo de carrera profesional, creo que lo fundamental es la voz. Un imitador perfecto es el que logra ser el clon del artista que quiere interpretar porque el público logra escuchar y ver a ese artista.

Ha interpretado a Paquita la del Barrio. ¿Será más exigente con este participante por conocer su complejidad vocal?

El problema de Paquita es su afinación, y aunque la verdadera tiene una voz engolada, siempre canta de una forma limpia. Creo que el participante tiene que corregir la afinación porque el color de voz sí es parecido.

¿Un imitador nace o se hace?

Creo que esto es un regalo de Dios que nace con uno, porque cuando lo empiezas a hacer es por diversión.

¿El primer personaje al que le dio vida?

A la cantante venezolana Marlene. Cuando tenía entre 10 y 14 años escuchaba las canciones que se pegaban en las telenovelas y las empezaba a cantar.

Imita a 120 artistas femeninas. ¿Con qué personaje no lo ha logrado?

Por fortuna, he hecho todos los que he querido. Mi esposo insiste en que debo tomar el mercado estadounidense; ese es un reto para mí porque quisiera hacerle un homenaje a Gloria Gaynor, Donna Summer o Aretha Franklin, y para lograrlo debo estudiar mucho inglés, quiero cantar con muy buena pronunciación y dicción.

¿Es exigente con su trabajo?

Sí, así como con la afinación. Eso me ha permitido, aparte de hacer artistas latinas, imitar a españolas que tienen registros muy difíciles.

¿En cuánto tiempo prepara una imitación?

Eso es rapidito: escucho la artista entre cuatro o cinco veces y cuando le tengo el color de la voz me aprendo la letra para perfeccionarla. En eso tardo como una semana.

¿A quiénes ha dejado de imitar?

A ninguno porque son famosos. Tal vez la única persona que quisiera no imitar más es a Ana Gabriel, por una experiencia negativa que tuve con ella en Venezuela. Pero como es una de mis imitaciones más perfectas vocalmente, y porque le gusta al público, no puedo dejar de hacerla.

Es una mujer muy alegre. ¿Qué la disgusta?

Tengo un carácter tenaz, no me gusta que traten de llevarme a planos que me incomodan.

¿Por qué se compara con los perros?

Ese es mi animal preferido y creo que un perro puede ser lindo, pero si lo molestan mucho muerde. Así es Belkis Martínez.

¿Qué hace que Belkis Martínez sea inimitable?

Mi nivel vocal. Creo que soy la única imitadora que domina la gran mayoría de las artistas españolas. Por ejemplo, de Isabel Pantoja creo que soy la única imitadora que hay, no he encontrado otra.

También le encanta ser estilista. ¿Con quién aprendió esas técnicas?

Aunque me considero una peluquera frustrada, mis amigos estilistas practican conmigo y ahí aprendo todo, porque también tengo mi modelo especial, que es mi suegra. Ella es feliz con todo lo que le hago (risas).

¿En qué momentos de la vida se pone seria?

Siempre me gusta estar con chistes, pero cuando me acuerdo de cómo está mi país, Venezuela, más que ponerme seria me pongo triste.