Juan Pablo Espinosa: el hombre detrás del secretario

El actor bogotano que encarna a Emilio Romero en las noches del Canal Caracol es amante de la pintura y la danza, y sueña con adaptar un musical.

¿Qué ha aprendido con su personaje en ‘El secretario’?
Emilio Romero me ha enseñado un lado mío que no había explorado, el paternal.

¿Les teme a los corrillos de oficina?
Digamos que me siento muy afortunado de no estar detrás de un escritorio todos los días, no podría, me gusta estar siempre en movimiento y creando.

¿Qué tanto poder tiene una secretaria en una compañía?
Es la mano derecha, es su esqueleto y parte vital de toda empresa que se respete.

Y a usted... ¿ le gusta el trabajo de oficina?
Para nada. Lo he tenido que hacer en el pasado y no me fluye.

¿Qué tal le va a Stephanie Cayo como cantante?
Es muy talentosa. Creo que tiene un futuro brillante en la industria musical.

¿Un consejo que le regalaría a un padre soltero?
Mantener siempre muy claro que pase lo que pase la prioridad es el bienestar de su hijo.

¿Juan Pablo Espinosa cree en los cuentos de príncipes y princesas?
No. Creo mucho en la magia que pueden tener los cuentos mucho más cercanos a la realidad y la honestidad.

Un reto.
Organizar mi vida entre las largas grabaciones y no tener vida personal.

¿Qué tan novelero es Juan Pablo Espinosa?
Me gusta ver cosas originales. Si la novela es innovadora o me intriga, estaré pegado.

¿Piensa casarse algún día?
Sí. Creo que la vida es más rica acompañado, construyendo y compartiendo.

¿Y... los caballeros las prefieren brutas?
Muchos sí. Pero creo que las mujeres están educando a los hombres para que elijan mejor.

¿Quién fue su amor platónico de niño?
Mariah Carey.

¿Y ahora?
Stephanie Cayo.

¿Qué lo atrapa del teatro musical?
El ritual de tener una orquesta en vivo, actuación y danza combinadas. Además de la emoción de escuchar música compuesta para exaltar emociones y contar historias en el escenario. Es mi pasión.

¿Aún le jala a la danza?
Sí, muy de vez en cuando saco un momento para calentar, siento que mi cuerpo lo agradece y es rico recordar gracias al movimiento.

Un musical recomendado.
Next to normal, un musical cero convencional que habla sobre una familia que lidia con la bipolaridad de su mamá. Muy original, crudo, real y con música espectacular.

Usted también pinta, ¿cuál es el mejor momento del día para coger el pincel y el lienzo?
Todos, me encanta pintar en la tarde por la luz, pero también tiendo a trasnochar pintando. Me relaja mucho.

¿Un pintor que soñaría tener en alguna de sus paredes?
Klimt y Van Gogh.

Se considera un hombre ahorrador, ¿un principio que no le falle para mantenerse al día con la economía personal?
Mi papá, que es asesor financiero, me enseñó a usar la tarjeta débito en lugar de la de crédito, para saber con qué plata cuento.

¿Cuál es la mejor compañía para una tarde de domingo en Bogotá?
Alguien que disfrute de una buena película, un café y un arrunche.

¿A quién le dará el voto a la Alcaldía de Bogotá?
Me gusta la perspectiva de Gina Parody y creo que la política necesita perspectivas nuevas y femeninas.

¿Qué es lo más rolo que tiene?
A veces se me salen palabras como ‘regio’.

¿Dónde le gustaría envejecer?
En Boston.

¿Quisiera dedicarse el resto de la vida a la televisión?
No, creo que mi curiosidad y mi alma de artista necesitan explorar mucho más.

¿A qué le teme?
Al dolor

¿Lo que más le gusta de una mujer?
Su instinto maternal.

Un proyecto.
Tengo muchas ganas de hacer cine y finalmente poder adaptar un musical.

Temas relacionados
últimas noticias