'Juan Valdez debería tener de novia a María Panela'

Colombia es el primer consumidor de panela en el mundo. Hoy, 175 municipios tienen este producto en los dos primeros renglones de su economía. El té es el principal competidor de este alimento y endulzante.

Según Leonardo Ariza, el mundo se pasó a los endulzantes naturales. Por eso, la panela se exporta a tres continentes./ Gustavo Torrijos

¿A qué se dedica Fedepanela?

La Federación es un gremio de naturaleza privada. Representamos a los paneleros de Colombia. La panela es de economía campesina, entonces defendemos a los artesanos. Sí hay grandes productores, pero no son muchos.

¿A cuántos representan?

Tenemos 169 comités municipales con elección democrática de sus miembros de base. Hoy hay 350 mil familias que viven de este producto. Llegamos a 15 de los 27 departamentos que la producen en Colombia.

¿Cuánta se produce en Colombia?

Alrededor de 1’200.000 toneladas. Si se vuelven pesos, la venta alcanzaría los $2 billones anuales. Hay 175 municipios que la tienen como primer o segundo renglón de su economía.

¿Y cuánta se consume?

Más de 30 kilos por persona al año. Somos el primer consumidor en el mundo. La India es el mayor productor. Mientras nosotros producimos un poco más de 1 millón de toneladas anuales, la India produce 50 millones. Donde hay caña de azúcar hay panela.

¿Qué departamentos son los mayores productores?

Hay 14 que son tradicionalmente productores como Santander, Boyacá, Cundinamarca, Antioquia y Nariño. Pero hay también presencia en el Cauca, Caldas, Huila, Tolima y Quindío. Colombia está hecha de panela.

¿En qué se diferencia de los demás endulzantes?

No es sólo un endulzante, es un alimento. Es natural y, a diferencia del azúcar, no tiene aditamentos químicos y no es procesada.

¿Qué facultades tiene esta panela?

Tiene vitaminas, minerales carbohidratos, potasio, fósforo, calcio y hierro. Además es un alimento que forma parte de la tradición de los colombianos.

¿Y qué riesgos tiene?

La falsificación. Cuando el azúcar baja de precio o entra de contrabando el riesgo para los paneleros es muy grande, porque se baja el precio de la panela y eso va en detrimento de las familias. Somos el sector más vulnerable del dulce en Colombia.

¿Qué se ha hecho frente a este problema?

Se ha trabajado con las entidades de control y le pedimos al Gobierno que nos ayude a frenar los ingresos de azúcar. Colombia es autosuficiente en dulce.

¿Cuál es la mayor competencia de la panela?

El consumo se ha caído porque nos han reemplazado por bebidas que no son tradicionales en Colombia, como el té.

¿En qué consiste la transformación de la infraestructura?

Tenemos alrededor de 23 mil trapiches. Estamos promoviendo que haya un mejoramiento de la infraestructura, pero sin perder la cultura y la tradición.

Finalmente, ¿qué pasó con el proyecto de ley que quería posicionar el aguapanela como bebida nacional?

Ya cursó en el Senado y fue aprobado, vamos ahora a Cámara. Eso nos va a ayudar muchísimo porque la ley la defienda y hará que pueda emplearse en la dieta de los soldados o del ICBF, así como que suban los índices de consumo y de calidad.

¿Esta campaña que se le ha hecho a la panela no estaría desplazando al café?

El café está ligado a la panela y a la tradición. Es un matrimonio. Debería haber una María Panela que fuera la novia de Juan Valdez.

¿Cómo va la exportación de panela?

El mundo está cambiando a los endulzantes naturales. La panela está en Asia, Europa y América.

¿Cómo es el proceso de la panela?

Empieza con el cultivo de la caña. Dependiendo de la zona, las cañas pueden dar entre 14 y 18 meses. Se llevan a la molienda, a la extracción del jugo, se evapora el agua de la caña y llega la miel. Después la miel se seca y con el cambio de temperatura se solidifica. Luego viene el proceso de enfriamiento, empacado y transporte a los diferentes mercados.

¿Prefiere la aguapanela fría o caliente?

En el páramo de Rosas una aguapanelita caliente con queso no queda mal. Y en un día caluroso, no hay nada más refrescante que esto. Soy dulcero a morir. Llegué al gremio que era.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La dulce propuesta de Manuela Sanín

El poder del piano

“Un poquito” de Diego Torres