En la jugada contra el cáncer

Desde hace 10 años, Camila Chaín participa en el encuentro futbolístico que fomenta la prevención del cáncer. La locutora barranquillera viene de tomarse un año de descanso y se prepara para volver a la radio.

Camila Chaín trabajó para La W, de Caracol Radio, y La 92, de Todelar. / Cortesía

¿Qué la llevó a participar en el Partido por la Vida?

Mucha gente piensa que uno tiene que vivir de cerca las cosas para entenderlas y luchar por ellas. No creo que eso sea necesario. Aunque todos conocemos de cerca o de lejos casos cáncer, a mí no me ha pasado nada fuerte para que me impulsara. Es un evento muy bonito y es un orgullo haber estado ahí desde que nació.

¿Cómo fue el primer partido?

Acababa de llegar a Bogotá y un compañero de Caracol Radio me invitó. Mucha gente de los medios estaba presente y, como era muy nueva, nadie quería jugar conmigo. Cuando salí a la cancha la pasé increíble y tuve la oportunidad de marcar cinco goles. Desde entonces no he dejado de participar en el partido.

¿Qué lecciones le ha dejado compartir con sobrevivientes de cáncer?

Compartir con los sobrevivientes genera un impacto muy fuerte. La visión de la vida que tienen no es la misma de nosotros. Para ellos, cada día es una oportunidad y cada momento es magnífico. Para una persona que no sufre cáncer, estar con ellos es una oportunidad de aprendizaje inmensa.

¿Cuál ha sido la parte más dura de estos 10 años de partidos?

Hemos jugado con sobrevivientes que al otro año no están. Es muy duro porque te das cuenta de que compartiste con alguien que, aunque luchó fuertemente junto a las personas que lo apoyaban, finalmente no lo logró. También están los momentos lindos, cuando año tras año hay quienes se recuperan y vuelven a jugar.

¿Por qué es importante visibilizar la lucha contra el cáncer?

Los seres humanos ignoramos muchas cosas, sobre todo en temas relacionados con la salud. Muchos no entienden que miles y miles de personas mueren de cáncer, que es una enfermedad que puede ocurrir por muchos motivos y que a cualquiera le puede dar. Ignorar eso es terrible, porque la gente puede ir por el mundo pensando que están salvados.

¿Desde cuándo juega fútbol?

Desde los siete años. Viví en Brasil cuando mi papá se fue a estudiar a ese país y eso coincidió con el Mundial del 86. En Brasil nadie me decía que por ser niña no podía jugar. Cuando volví me enfrenté a otra realidad: en las escuelas de fútbol no había niñas y poco a poco me tocó escoger otro deporte. Han pasado treinta años desde eso y creo que hemos evolucionado enormemente.

¿Cómo ve la creación de la liga profesional de fútbol femenino?

Todo el trabajo que se hizo con la selección femenina y esa primera sub-17 que logró tanto hizo que la gente se diera cuenta de que las mujeres tienen cabida en el fútbol. La liga femenina le debe mucho a esa selección de Colombia y hay que aplaudir a quienes hicieron parte de esos procesos.

Usted ha admitido con franqueza su sexualidad. ¿Cree que el país se está volviendo más incluyente?

Nos falta un montón, pero también es mucho lo que se ha avanzado. Más allá de lo que haga el Gobierno, creo que desde nuestras casas y nuestras vidas debemos seguir diciéndole a la gente que vinimos a ser felices y que en la diversidad está lo bonito de la vida.

¿Qué opina de quienes se valen de la religión para discriminar?

Me parece triste. Soy muy cercana a Dios y cuando voy a la iglesia no veo que las personas homosexuales sean diferentes o juzgadas. Hay sectores fanáticos que tergiversan desde la palabra de Dios hasta las leyes, pero no hay que condenar a la gente religiosa por lo que hacen algunos. Nuestro problema es la ignorancia, y eso se combate con educación.

¿Qué ha pasado desde que dejó la radio?

Me tomé un año sabático en el que aproveché para viajar y evolucionar como persona. También he pasado tiempo con mi familia y con la gente que quiero. En estos momentos estoy en el proceso de volver.

¿Ha extrañado su trabajo?

Mi pasión siempre ha sido la radio, y eso no va a dejar de ser así. No tengo tanto afán por volver, pero me hacen mucha falta mis oyentes. La radio permite alcanzar audiencias masivas y es muy bonito acompañar a la gente.

Temas relacionados