Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 20 mins

'En Latinoamérica hay más mujeres dedicadas a la ciencia'

Silvia Torres Peimbert asegura que en esta nueva etapa el espacio distrital, que estuvo cuatro años en reparaciones, transmitirá a los jóvenes el “encanto” de la astronomía y los sumergirá en la ciencia.

La mexicana Silvia Torres Peimbert dice que la astronomía en su país ha avanzado de manera “vertiginosa” en la última década. / Gabriel Aponte
La mexicana Silvia Torres Peimbert dice que la astronomía en su país ha avanzado de manera “vertiginosa” en la última década. / Gabriel Aponte

¿Qué importancia tiene la más reciente noticia sobre el telescopio espacial que capturó la primera luz del universo?
La luz capturada por el satélite Planck es muy importante para que entendamos los primeros procesos del universo. Es el destello más antiguo que se puede observar. Aunque ya había experimentos que permitían ver esos destellos, este caso es especial porque ahora podemos ver esa luz con mayor detalle y los cosmólogos tendrán que explicarla.

¿Cómo influye en las investigaciones astronómicas?
Estamos tratando de entender la totalidad del universo. Por medio de esto podremos saber cómo fueron las primeras fases, cómo se desarrolló y cómo se organizan las galaxias.

¿Y cómo afecta este avance a los ciudadanos de a pie?
Pues realmente no los afecta en nada. Los avances tecnológicos que se generan en los experimentos son posteriormente útiles en la cotidianidad.

¿Qué sabía del Planetario de Bogotá?
No lo conocía. En esta visita lo vi y está hermosísimo, muy bien logrado desde el punto de vista estético. Desde el punto de vista pedagógico, de transmitir el encanto y la curiosidad a los jóvenes, estoy segura de que va ser importante.

¿Qué destacaría de ese espacio luego de su reestructuración?
Hay muchos equipos importantes que van a servir ampliamente. Tiene espacios infantiles, la biblioteca y las exhibiciones en las que se muestran los movimientos del cielo.

¿Qué importancia tiene el planetario de una ciudad?
Es un espacio educativo de primer orden, un espacio cultural. La cultura no es solamente el arte, también lo es la ciencia. Y tenemos que estimular la curiosidad e inquietudes en los jóvenes para promover su inteligencia, y este es uno de los mecanismos.

Usted fue la primera mujer en obtener un doctorado en astronomía. ¿Cómo ha avanzado la inclusión de las mujeres en este campo?
Realmente, antes de mí han existido muchas más, sólo que no se les ha dado el espacio ni el reconocimiento. Siempre han estado a la sombra de padres o esposos. Últimamente se ha destapado esta fuente de inteligencia y de talento.

A nivel latinoamericano, ¿cómo ha avanzado el tema de la inclusión?
Es una de las regiones donde hay mayor presencia de mujeres. Se pensaría que en los países nórdicos habría más libertad en este sentido, aunque sí hay garantías de género, pero existen más espacios en Latinoamérica.

¿Los jóvenes sí están interesados en la astronomía?
Esta es una de las ciencias más importantes que hay para los jóvenes. Nosotros tenemos la responsabilidad de seguir entusiasmándolos.

¿La ciencia ficción podría ser una fórmula para ello?
Es una de las puertas de entrada, aunque es un poquito engañosa. Pero si esa es la puerta de entrada para que nuestros jóvenes quieran dedicarse a la ciencia, pues bienvenida sea.

¿Cómo ha avanzado la astronomía en México?
Seguimos trabajando. Hay grupos grandes trabajando. Hay unos que se dedican a las estrellas que se están formando, otros que se dedican a los gases al interior de las estrellas, algunos a la agrupación y los movimientos de éstas. Estamos haciendo nuestro aporte. No es sensacional, ni extraordinaria, pero se hace bien.

¿Desde cuándo se interesó por lo que sucede en el universo?
Entré a la universidad a estudiar física y por casualidad entré a una clase de astronomía y desde ahí me dedico a esta ciencia. La disfruto todos los días.

¿Qué es lo que más la ha impresionado?
El cambio vertiginoso que se ha presentado y los resultados que se han obtenido en los últimos diez años. Hemos avanzado más de lo que se había hecho en 50 años.

¿Observar el cielo es una vocación o cualquiera tiene la capacidad?
Es un disfrute y un deleite, pero eso depende de cómo lo vea cada persona. Si su fin es investigativo, tiene que ser más disciplinado, de otro modo sólo le queda disfrutarlo.

Temas relacionados
últimas noticias