Laura Lloyd: Soberana de blancos y negros

Es la reina del carnaval de Pasto. Considera que su mayor reto es lograr que la festividad, declarada por patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO, crezca todavía más.

Laura Lloyd estudia comunicación social en la Universidad Autónoma de Occidente.
Laura Lloyd estudia comunicación social en la Universidad Autónoma de Occidente.Gustavo Torrijos

¿De dónde nació su deseo de ser reina del carnaval de Pasto?

Tengo una foto de mi mamá cuando fue reina del carnaval y cuando era niña jugaba con el cetro y la corona que le entregaron a ella en 1976. Creo que siempre quise ser reina del carnaval aunque no entendiera del todo la cantidad de responsabilidades que implica. Ahora que han pasado los y tengo la oportunidad de ser reina sé lo que significa llevar una corona.

¿Cómo fueron sus primeros años?

Me encantaba el porrismo y siempre fui muy activa. Soy muy extrovertida y mi mamá me cuenta que tuvo que recibir muchas quejas de mí cuando era niña porque, en lugar de hacer mis tareas, me gustaba calificar las de mis compañeros e incluso en una ocasión, los convencí a todos de que se quitaran los zapatos y los escondieran.

¿Por qué decidió estudiar comunicación?

Desde que estaba en bachillerato me llamó la atención esa carrear aunque también pensé en estudiar odontología. Como me gradué de 15 años, mi mamá me dijo que tenía tiempo para pensar un poco las cosas. Durante ese periodo entré a una agencia de modelaje y me empecé a acercar a los medios y me terminé inclinando por esa opción.

¿Qué la hizo elegir una universidad en Cali?

Me fui a estudiar a Cali porque, cuando decidí que iba a estudiar comunicación, investigué y me di cuenta de que había muchos profesionales que admiraba que habían estudiado en esa ciudad. En Cali vivo con una amiga y en este momento voy a pasar a octavo semestre.

¿Qué tan difícil fue cambiar de ciudad de residencia?

A mí no me gustaba demostrar que no era fácil. Tampoco es que me haya dado tan duro pero, como en todo, uno tiene que esforzarse y hacer sacrificios. Ahora ya me acostumbré y estoy mu feliz estudiando en Cali.

¿Qué la hizo aplazar su postulación para ser reina el año pasado?

En 2015 alcancé a escribir mi carta de motivación y a tomarme las fotos que tenía que enviar para postularme pero en el último momento pensé que no era el momento. Sentí que todavía era muy pronto y seguí estudiando en la universidad, lo que a la larga fue mejor porque vi materias que me han servido mucho a desempeñarme mejor como reina.

¿Ser reina del carnaval ha sido como se lo imaginaba?

No todo ha sido color de rosa. No es un trabajo fácil pero el estrés que manejas se recompensa con el cariño que recibes de la gente. El hecho de que el carnaval de Pasto sea patrimonio inmaterial de la humanidad implica una gran responsabilidad. Además, el carnaval crece cada año y cada reina tiene que hacer un papel mejor que la anterior.

¿Cuál es su motivación para hacer su trabajo?

Desde que llegué a estudiar a Cali, vi que había mucha gente con ideas erradas o con un gran desconocimiento sobre mi región. Sabía que ser reina es una gran oportunidad para derrumbar estereotipos. También hice voluntariado social con niños con VIH en Cali y vi la gran alegría que les traía ser visitados por reinas. Esa experiencia también tuvo mucho que ver.

¿Qué viene después de dejar la corona?

Todavía es muy pronto para eso. Aunque el carnaval termina en enero, la próxima reina se elige a finales del año. Me queda tiempo con la corona y lo veo como una oportunidad de trabajar en obras sociales, sobre todo con población infantil. También hay que hacer todo lo posible para que el carnaval sea cada vez más grande y debo ir pensando en mi práctica y trabajo de grado.

¿Cuál es la invitación que le hace a la gente para que visite su ciudad?

La gente en Pasto es muy cálida y siempre los van a recibir con una sonrisa. Es una región multicultural y por esa razón, más allá del carnaval, hay un montón de razones por las cuales los visitantes se pueden enamorar y van a querer regresar siempre.