Con licencia para soñar

El presidente del Comité Olímpico habla de los retos de la delegación que representa a Colombia en Londres 2012 y la cifra récord de deportistas que la componen, un indicador de que el nivel deportivo en el país está en ascenso.

Baltazar Medina señala que existen indicadores de éxito más significativos que las medallas que los deportistas traigan a casa. / David Campuzano
Baltazar Medina señala que existen indicadores de éxito más significativos que las medallas que los deportistas traigan a casa. / David Campuzano

Como presidente del Comité Olímpico, ¿qué significa que Colombia esté con una cifra récord de 104 deportistas en Londres?
Siento una gran satisfacción personal, pero más que en lo personal es una satisfacción para todo el país. Tantos atletas invitados son un indicador de cómo va mejorando el nivel del desarrollo deportivo en todo lo que tiene que ver con nuestra representación en eventos de talla mundial.

¿Cuáles cree que sean las posibilidades reales de medalla de oro?
Pronosticar una medalla de oro en los Olímpicos es algo delicado, se trata de la máxima expresión del deporte, por eso uno pensaría que cualquier pronóstico tiene que ser muy respetuoso y desde luego muy ajustado a las verdaderas posibilidades del país. Al hablar de cualquier tipo de medalla podríamos hablar más con el deseo que con la razón. Lo que sí tenemos claro es que hay un grupo de unos seis deportistas muy bien preparados con los cuales podríamos estar disputando pódium. El país tiene esos nombres identificados: Mariana Pajón, Caterine Ibargüen, Óscar Figueroa, en fin, hay muchos que por su desempeño en eventos internacionales previos a los Olímpicos han demostrado esa categoría.

¿Qué está haciendo bien el Comité Olímpico para que se estén dando todas estas clasificaciones a los Olímpicos?
La clave fue la continuidad en un trabajo bien planificado, contando con el acompañamiento y el trabajo deportivo en cabeza de las distintas federaciones deportivas, con el apoyo del Gobierno y el que cada día vienen ofreciendo con más tenacidad los entes deportivos territoriales a estos procesos de deportes de alto rendimiento.

Entonces, ¿qué hacía falta?
Antes faltaba más planificación y apoyo. El Gobierno se ha mostrado consciente de la importancia que tiene para el país apoyar estos procesos y por consiguiente ha hecho unos aportes permanentes para facilitar la preparación y asistencia de nuestros deportistas. Los resultados muestran mejora y se podrán sostener en la medida en que esos apoyos sigan existiendo.

Para estos Olímpicos, ¿mejor cantidad o calidad?
Cuando hablamos de los Olímpicos la calidad es inherente a cualquiera que clasifique; a los Olímpicos no va nadie mediocre, van los mejores deportistas del mundo en las distintas disciplinas. Lo que pasa es que la gente ha querido tener como indicador de calidad una medalla. Clasificar ya de hecho constituye ser el mejor entre miles de atletas en el mundo que tuvieron la misma aspiración y no la alcanzaron.

¿Habría sido un fracaso que Colombia llegara sin una sola medalla?
Para nada. Hay indicadores más importantes que las medallas. Primero, el número de deportistas clasificados; hemos venido creciendo históricamente en las últimas olimpiadas en cuanto al número de atletas. Segundo, el número de puntos olímpicos que se asignan en cada disciplina. Y tercero, el número de diplomas que se asignan a los ocho primeros de cada competencia. Mientras esos indicadores se mantengan creciendo, pienso que son cosas confiables como factor de desarrollo. Lo de las medallas es muy importante, pero para mí casi que terminan siendo un accesorio.

En algún momento fuimos muy buenos en tiro. ¿Qué podemos esperar ahora en esta categoría?
Recuperarnos. La verdad es que el tiro no está en su mejor momento a nivel técnico; esperemos que podamos mejorar. Ya para estos juegos no hay tiempo de hacer nada.

¿Cuál es el mensaje que dejan estos 104 clasificados?
Es un mensaje para la juventud colombiana, para que a partir de esta clasificación se den cuenta de todo lo que se puede lograr a través del deporte. Es también una invitación para que busquen también en esto un medio de superación.

¿Tenemos licencia para ilusionarnos con esta delegación?
Claro que sí.

 

últimas noticias

Lina Tejeiro, en su ley