La maga del balón

A dos meses del Mundial de Canadá, la capitana de la tricolor dice que controla sus nervios con la música. Con apenas 21 años es un ejemplo de liderazgo. Desea estudiar negocios internacionales para formalizar su empresa de productos deportivos.

A la santandereana Yoreli Rincón le gusta practicar otros deportes, como el fitness, para complementar su actividad física. /Luis Ángel - El Espectador

A pocos días del Mundial de Canadá, ¿qué le produce más ansiedad?

El partido frente a México. Por ser el primero del Mundial es el que más nervios me da, porque sé que tenemos que salir a ganar.

¿Cómo controla los nervios antes de salir a la cancha?

Con mis compañeras nos gusta escuchar música. David, nuestro utilero, cuando nos organiza la utilería, siempre lleva un equipo de sonido y se preocupa por tenernos en una memoria música de todas las regiones del país, así empezamos a molestar, bailar, gritar. Eso hace que nos olvidemos un poco de lo que se viene y entramos a la cancha más relajadas.

¿Cómo le gusta que su técnico la dirija?

Me gusta que me den confianza, libertad y me permitan sentir la responsabilidad de tener el equipo al hombro. Cuando no lo hacen, siento que no juego igual.

¿El mejor pase-gol que la vida le ha hecho?

Permitirme ser un ejemplo para la sociedad. Además, poder despertar en la gente un sentimiento para que nos apoyen. Antes sólo nos criticaban, ahora por nuestras luchas todo un país nos apoya.

¿Cuál es su once ideal del fútbol mundial masculino?

Me gusta mucho Iker Casillas; pondría atrás a Sergio Ramos, David Luiz también me gusta mucho. Por derecha a Dani Alves, por izquierda Philipp Lahm; dos volantes; Luka Modric y Bastian Schweinsteiger; tres externos serían Arjen Robben, Messi y Cristiano Ronaldo, y arriba Neymar.

Paola Sánchez, fue una de sus mejores amigas en la selección. Una anécdota juntas.

En el Mundial en Nueva Zelanda peleamos por una leche que dejaban en las neveras del hotel. Por molestarla tomé la suya sin decirle nada. Cuando se dio cuenta, se puso tan brava que me iba a pegar, alcanzó a hacerlo, y cuando me pidió perdón, yo no quería hablarle. Después intentó asustarme, pero en ese instante le dio hipo y cuando me di cuenta soltamos la risa, así quedó todo solucionado.

Ha dicho que a su retiro le gustaría vivir de los negocios, ¿qué carrera tiene en mente estudiar?

Negocios internacionales. Ya tengo una empresa de productos deportivos y me gustaría formalizarla y crecer.

Aparte del fútbol también le gusta la lectura, ¿cuál es su libro favorito?

A orillas del río Piedra me senté y lloré, de Paulo Coelho, y la biografía de Roger Federer me inspiró mucho.

Su música preferida para entrenar.

Me gusta hacerlo con música alegre, que me ponga a gritar o saltar, por ejemplo Silvestre Dangond o algún reguetón.

Un consejo imborrable de sus padres.

Mi papá siempre me dice que no importa qué tan importante sea, que tengo que salir a la cancha con la mentalidad de que voy a ser una más de las 22 jugadoras.

Un recuerdo especial de los partidos que jugaba su mamá.

Un día que la fui a ver estaba jugando descalza en medio del lodo con balones de micro, esos parecen una piedra, y creo que tenía mucha fuerza en el pie y mentalmente para aguantar los golpes con ese balón.

Temas relacionados