La magia de la televisión y la literatura

Patricia Rodríguez, a través de sus libros, visibiliza a las mujeres colombianas que han sufrido de violencia sexual. Cree que una de las razones por las que se dan estas situaciones, es porque los latinos no saben amar.

Patricia Rodríguez, autora de “Viólame suavemente” y “Virginidades vendidas”, presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Bogotá. /Gustavo Torrijos

¿Qué la llevó a relatar historias sobre las mujeres que han sido víctimas de violencia de género?

Mi intención no es solo que la gente se sensibilice con el problema, sino que reflexione sobre lo que puede hacer para frenar estos flagelos, porque todos somos parte del problema y lo que busca el libro es que la gente asuma su culpa y haga algo para ayudar a resolverlo.

¿Alguna vez ha pensado llevar estas historias a la pantalla?

Sí, porque soy libretista. Los libros están escritos con una gran riqueza visual. Además, este tipo de temas están más para cine que para televisión, porque son historias muy fuertes, sobre todo cuando estamos hablando de un violador.

¿Cree usted que aún es un tabú hablar de sexualidad en Colombia?

El gran problema de los temas de sexualidad en Colombia es que no se hablan directamente. En los colegios se habla de anticonceptivos, pero la sexualidad es mucho más que evitar un embarazo o una enfermedad sexual. Esto podrá sonar muy romántico, pero todos estos problemas se dan porque los latinos no sabemos amarnos, por ende, creo que deberían enseñarnos sobre las reglas del amor y la sexualidad.

¿Usted cree que un violador leería su libro?

Sé que hay violadores que han leído mi libro. El primer libro, que es Viólame suavemente, cuenta la historia de una violación desde el punto de vista de una mujer violada y del violador, e intenta mostrar el punto de vista del agresor sin juzgarlo, entonces es fácil que un violador se pueda sentir identificado con el personaje.

Algunos aseguran que “50 sombras de Grey” fomenta la violencia a la mujer, ¿usted qué piensa al respecto?

Pienso que el libro, si tú le quitas todos los accesorios, como la belleza y el dinero, es una historia machista, porque el hombre quiere controlar sexual y físicamente a la mujer. Hay que analizar por qué tiene tanto éxito y preguntarnos por qué a las mujeres nos sigue gustando tanto un príncipe machista.

¿A qué tipo de lector escribe?

Mis libros son para gente joven, son de lectura rápida y sientes que no los puedes soltar hasta que los acabes. Mi intención es que la gente lo lea, lo termine y lo analice, no que lo compren y lo guarden en una biblioteca.

¿Cómo escribe el primer párrafo de un libro?

Hay momentos en que uno siente bloqueos creativos muy grandes, pero tiene claro para dónde va y la historia se desarrolla tarde o temprano. El primer párrafo, diría que hasta la primera línea es terrible, pero los escritores tenemos momentos mágicos en los cuales damos con una frase inspiradora. Esto va muy de la mano de la disciplina, de la búsqueda constante y del trabajo diario.

¿Qué libro le hubiese gustado escribir?

Uno de los que me han inspirado, llegó a mí por pura coincidencia. Se llama The rape of Nanking, escrito por Iris Chang, una china que cuenta una guerra sexual muy violenta hacia la mujer. Ese libro me ha transformado mucho la vida, porque la historia es tan inspiradora y agresiva, que la escritora al terminar el libro se suicidó. No sé si hubiera sido capaz de escribir ese libro, pero claramente es uno de los que más admiro en el mundo.

Entre escribir literatura y libretos, ¿con cuál se queda?

Es una escritura muy diferente. La televisión tiene esa magia de que uno puede ver inmediatamente lo que escribe; mientras que escribir libros es un oasis en el diario vivir.

 

últimas noticias