Mariana Pajón: sin casco soy muy vanidosa

Esta vez con maquillaje, la deportista paisa habló de su libro favorito y de cómo va el proyecto de estudiar medicina. Confesó que no le gusta bailar salsa.

Mariana Pajón espera obtener puntos para clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.  / Archivo - El Espectador
Mariana Pajón espera obtener puntos para clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. / Archivo - El Espectador

¿Qué pasó con el proyecto de estudiar medicina?

Esa es una carrera que demanda mucho tiempo, igual que el bicicrós. Decidí que quería hacerla bien, cuando tuviera más tiempo. Por ahora la prioridad es mi carrera deportiva.

¿Cómo se visualiza como médico?

Aún es algo muy difuso; ni siquiera sé si ejerceré. Me gustaría, sobre todo, ayudar a niños deportistas. Es lo que más deseo.

¿Cómo le ha ido en la labor social que hace con los niños?

Muy bien. Esa es una responsabilidad muy grande. Es devolverle a Colombia todo lo que me ha dado, y a mi familia, las oportunidades que me ha facilitado. La idea es poder ayudar a aquellas personas que tienen un sueño y no saben cómo cumplirlo.

¿Qué ha sido lo más difícil de superar a lo largo de su carrera?

Para mí, cosas difíciles no hay. Existen más bien retos muy grandes, por ejemplo lesiones, cosas personales que te desmotivan un poco, pero cuando tienes un sueño muy claro y grande eso pasa a un segundo plano y te enfocas en lo que realmente quieres para superar todo y simplemente disfrutar lo que estás haciendo.

¿Cuál es su meta principal para el próximo año?

2014 es un proceso en el que ya empezamos en el ciclo olímpico. Mi meta es seguir dando todo de mí en cada competencia para sumar puntos y clasificar a Río 2016.

En la bicicleta se ve ruda, pero es muy femenina. ¿Cómo es esa combinación?

Sí, cuando me pongo el casco me convierto en una persona totalmente diferente. Cuando estoy sin casco soy muy femenina, vanidosa, me cuido demasiado. Soy una niña más entre hombres que están practicando, pero eso es lo que demuestra que las mujeres sí podemos hacer cosas rudas sin perder nuestra feminidad.

¿Cómo está el bicicrós femenino en Colombia?

El bicicrós colombiano está mejorando. No tenía categoría y ahora la hay, con muchas niñas pequeñas que ya están empezando a formarse con disciplina. En el mundo es un deporte que ha crecido mucho, en el que hay bastante nivel, muchas corredoras. Cada vez se les va dando más espacio a las mujeres en este deporte que antes era conocido sólo para los hombres.

¿Qué es lo más importante de su entrenamiento diario?

Aparte de las horas que me demoro en el gimnasio, lo más importante para mí es el entrenamiento mental, eso lo define todo.

¿Cómo es un entrenamiento mental?

Es cómo afrontar las competencias, la concentración. Es llevar el inconsciente a lo que realmente quieres y que puedas pensar bien, expresarte bien. Esto me ha servido mucho en la pista, en las competencias.

¿Su película favorita?

He visto varias veces Secretariat, la historia de una mujer que compite con un caballo y es un ejemplo de vida.

¿Y el libro?

Los cuatro acuerdos, de Miguel Ruiz.

¿Qué música escucha Mariana Pajón?

Me gusta el hip-hop, el rap, el rock. La salsa la escucho, pero no la bailo.

¿Qué le falta al deporte colombiano para desarrollarse?

Le falta más apoyo, proceso y compromiso. Y llevar niños desde pequeños, no cuando ya están en la élite mundial; cuando ya eres campeón es que te vienen a apoyar. Necesitamos formar a esos niños desde pequeños para sacar más campeones.

Temas relacionados

 

últimas noticias