Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 1 hora

“Más vías no solucionan la congestión”: Paul Cheshire

En el marco del Congreso de Camacol en Cartagena, el consultor de organismos como la OCDE asegura que pensar en el área metropolitana y no sólo en la ciudad, a la hora de hacer la planeación, es clave para urbes de calidad.

Paul Cheshire, profesor emérito de Geografía Económica y  experto en políticas urbanas, fue  invitado al Congreso de Camacol que termina hoy en Cartagena.
Paul Cheshire, profesor emérito de Geografía Económica y experto en políticas urbanas, fue invitado al Congreso de Camacol que termina hoy en Cartagena.

Usted habla de ciudades de calidad. Si existe una receta, ¿qué ingredientes deben tener esas ciudades de calidad?

Lo más importante es una administración eficiente y transparente que maneje la totalidad de la ciudad-región (área metropolitana). Todas las ciudades traen un diagnóstico difícil de cambiar de manera radical, pero aquellas con un buen precio de la vivienda y del espacio comercial, que ofrecen buena calidad de vida a sus habitantes por su diseño y espacios abiertos, con un transporte público eficiente, provisión de servicios públicos y, además, baja tasa de criminalidad, lo están haciendo bien.

En muchos países en desarrollo, las ciudades se han construido sin planificación. ¿Es posible para una ciudad como Bogotá volverse una ciudad de calidad? ¿Cómo?

La planeación y la política pública pueden ayudar considerablemente, aunque una de las principales lecciones de política es evitar tomar acciones realmente perjudiciales. La planeación debe establecer reglas y normas claras para la construcción y hacerlas cumplir de manera imparcial; debe integrar el nuevo desarrollo con la provisión de la infraestructura apropiada; debe responder a las señales del mercado pero de manera regulada, sin restringirlo. Además, la planeación es necesaria para proteger la tierra donde hay motivos sociales o medioambientales importantes y para imponer las normas de construcción.

En tecnología, ¿qué herramientas nuevas existen para hacer de una ciudad la ‘gran villa’ de calidad? ¿Qué papel juega la internet de las cosas?

La nueva tecnología hace que sea cada vez más viable controlar la contaminación del aire en las ciudades. Los nuevos edificios inteligentes también tienen mucho que contribuir tanto a la calidad del entorno de construcción como a la reducción de las emisiones de carbono. Internet es maravilloso y genera actividades que agrupan a usuarios intensivos alrededor de los puntos de acceso de alta velocidad; también rompe la división internacional del trabajo para que la gente, desde ciudades en todo el mundo, pueda comercializar u ofrecer sus habilidades en el mercado mundial; sin embargo, Internet no es influyente, en mi opinión, para impulsar el cambio urbano.

La solución para las ciudades saturadas es vivir en los suburbios, en las afueras. Lo hacen, para el caso colombiano, quienes tienen mayor poder adquisitivo. ¿Qué impacto tiene esa decisión para la sociedad y para la ciudad?

En muchos países ricos - incluso los EE.UU.- los centros urbanos están recuperando su atractivo, pero la sub-urbanización sigue siendo una tendencia fuerte en muchos países. Ese fenómeno no es importante verlo como origen de algún problema en el centro de las ciudades, sino como parte de un proceso en la dinámica del cambio urbano. Sin embargo, el fortalecimiento de la educación femenina y la reducción en el tamaño de las familias cada vez aumenta más la atracción de los centros urbanos y las ciudades más grandes para vivir, así como crecen los servicios intensivos en conocimiento y disminuye la industria como fuente de empleo. Para los gobiernos locales de las zonas urbanas todos aquellos que utilizan las instalaciones culturales y públicas o acceden a los puestos de trabajo, que tienden a agruparse hacia el centro histórico, deben pagar por el mantenimiento. Uno de los problemas donde hay jurisdicciones fragmentadas, que cubren una sola área metropolitana, es que los residentes más ricos pueden evitar los impuestos trasladándose fuera de la jurisdicción del centro tradicional de la ciudad.

¿Cuáles son los efectos económicos de un suelo mal planeado?

En la mayoría de los países el problema más importante de la planeación es que impone una restricción fuerte a la oferta de suelo urbano. Esto trae consecuencias no deseadas incluyendo el asentamiento ilegal (porque los costos de la tierra son demasiado altos para la gente pobre). Por lo tanto, es necesario entender y responder a los efectos de los precios del suelo que se generan. Otro tema es que la planeación tiene que reconocer que el suelo es un negocio desde el que se controla la oferta, como un recurso escaso.

Hay quienes defienden el concreto y el cemento (vías y edificaciones para habitar) por encima de, por ejemplo, una reserva natural. Consideran que ciudades como Bogotá necesitan más una carretera para descongestionar que un albergue para la naturaleza y el aire puro. Quieren construir sobre la reserva. ¿Con qué opción se queda usted?

Las ciudades más grandes pueden reducir al mínimo los efectos de la congestión mediante la imposición de una eficiente “tarifa de tránsito”, que es la fijación de costos a los usuarios por el aprovechamiento de la red vial que variaría dependiendo del nivel de congestión; y mediante la inversión en transporte público. Es políticamente más fácil introducir la tarifa de tránsito siempre y cuando los fondos se puedan utilizar para mejorar la red de transporte, incluyendo la misma inversión en el transporte público. La congestión en las grandes ciudades es un problema que tiene una solución conocida pero los políticos han encontrado que es muy difícil aplicarla. Investigaciones evidencian que la congestión vehicular no puede ser solucionada mediante la simple ampliación de la red vial.

¿Cómo se debe financiar la planificación de una ciudad? ¿Quién debe poner los recursos?

La planeación es un servicio público y debería ser financiado por el gobierno con los impuestos locales principalmente, basados en la propiedad.

En Colombia, en sus principales ciudades, existen estratos sociales. Y esos estratos definen el precio de la tierra, de los servicios públicos y de los subsidios a los que accede buena parte de la población. El problema es que hay propiedades muy valiosas en estratos bajos que no pagan los impuestos que realmente deberían. ¿Usted cree que se deberían eliminar los estratos sociales?

La aglomeración residencial refleja la desigualdad en la distribución del ingreso, sobre todo en las regiones. Pero esto no causa la desigualdad, hay investigaciones concluyentes que muestran que las oportunidades de vida de las personas no se ven afectadas por las características de la zona y del contexto en donde han crecido. Tampoco las políticas que tratan de imponer una mezcla de ricos y pobres en los mismos barrios mejorarán efectivamente la vida de quienes tienen pocos recursos. La desigualdad debe ser abordada por sus causas -intervenciones para mejorar el acceso a la educación para todos los niños-, para ello se debe mejorar la formación básica, la salud pública y se debe contar con un sistema fiscal progresivo. Los impuestos a la propiedad deben ser pagados por todos y deben reflejar directamente el valor de la propiedad.

Un reciente informe en Colombia advierte que las casas campestres, de campo o descanso, deberían pagar más impuestos, tal como sucede con las propiedades en las ciudades. ¿Qué opina?

Hay un caso fuerte en el tema de los impuestos a la propiedad: que deberían ser pagados por todos los propietarios, independientemente de si son viviendas primarias o secundarias; los impuestos a la propiedad deben reflejar el valor del inmueble. Además, los impuestos deben permitir variar según la jurisdicción y los servicios locales ofrecidos. Es útil tener un incentivo para que las jurisdicciones locales puedan ser más eficientes en su «producción» de servicios, y una forma de hacerlo es dejar que las tarifas de impuestos locales puedan variar. Entonces, lo que es más efectivo es tener una ciudad-región con gobiernos locales responsables del desarrollo y la planeación estratégica, infraestructura de transporte y del crecimiento ordenado de la región.

 

Temas relacionados