“Mi propuesta es rara y distinta”: Xamie

Después de un recorrido artístico bastante amplio en la ciudad de Bogotá y los Estados Unidos, esta samaria decide estrenarse como solista, con un proyecto musical de cinco canciones con el que pretende experimentar fusionando su onda pop y diferentes géneros musicales. En él se destaca su sencillo “Me sabes amar”.

Xamie es Sandra Salcedo, una joven costeña de una herencia musical muy arraigada con la que dice sentirse muy comprometida. / Cortesía

¿Cómo nació la idea de lanzarse como solista?

Me fui con 30 canciones compuestas y mi productor, Daniel Vengoechea, a Estados Unidos, para hacer el proceso de maqueteo y selección. La idea era saber cuáles le iban a aportar algo chévere a mi proyecto, pero resulta que llegamos con una idea y después nos tocó mandar todo a la porra, porque escuchamos las emisoras de allá y nos dimos cuenta de que no era lo que teníamos planeado hacer. Entonces decidimos esperar y mirar otras posibilidades.

Entonces, ¿cómo llegó “Me sabes amar”, su primer sencillo?

Estando en Nueva York me llamó mi productor y me dijo: “Sandra, acabo de escribir una canción, escúchala”, y me mandó el audio. La escuché y me gustó. Enseguida se le ocurrió meterle un toque reguetonero al estilo Justin Bieber y le dije: “¡De una! Me gusta”. Ahí empezamos a crear y a construir el concepto, y como resultado llegó Me sabes amar.

¿Esta canción está pensada para la rumba?

Pienso que está hecha para muchas cosas, porque la puedes bailar en una fiesta, pero también la puedes escuchar y dedicar. Esta canción abarca muchas fusiones. La melodía es suave, cool, y también tiene la parte del reguetoncito, o más bien dembow, que es la base rítmica del reguetón, porque ahora la música pop esta revolucionada con todo el tema urbano.

¿“Me sabes amar” hará parte de un disco?

Bueno, lo que hice fue grabar un EP, con cinco canciones, porque quiero darme a conocer con ese trabajo. Lo veo como un experimento. Quiero saber con qué se engancha más la gente de todas las cosas que hice. En ese trabajo van a encontrar una balada, un reggae, entre otras cosas, sin salirme del concepto, pero sí lo ramifiqué un poco.

¿En qué momento Sandra Salcedo se convirtió en Xamie?

Varios amigos me decían Samie desde hace ya algún tiempo, y un amigo escribía Sandra con x, entonces era rarísimo. Lo del nombre artístico surgió porque estoy muy metida en el tema de las redes sociales y mi nombre de usuario era ese. Hice la fusión y se popularizó tanto que la gente ya me conocía como Xamie, entonces dije que para qué voy a cambiar el nombre, y así me quedé.

¿Quería ser cantante?

Toda la vida quise ser artista, pero creo que nunca había tenido las agallas para reconocerlo, porque siempre están como ese miedo y esa inseguridad. Entonces dije: “Voy a estudiar ingeniería de sonido en la San Buenaventura, como por quedarme en mi zona de confort”. Hice cuatro semestres, pero nada. Dije: “No quiero y no quiero”. Sé que hay muchos artistas que son ingenieros de sonido, pero lo que quería definitivamente era ser artista.

Háblenos de su experiencia en Misi Producciones.

Con ellos aprendí mucho. Hice parte de dos musicales La más grande historia jamás cantada y Tributo a Michael Jackson. Allí fui muy feliz, aprendí muchísimo en el ámbito personal, como manejar el ego y ese tipo de cosas del artista en sí. Salí de Misi antes de terminar la carrera, porque me dediqué a cantar en los bares. Luego de eso hice otro musical que fue La vuelta al mundo en 80 días. Fui sin esperar nada y terminé protagonizando junto a Adriana Botina y otros dos actores reconocidos.

¿Viene de una familia musical?

Sí. Soy como la quinta generación de una familia de músicos. Mi familia está conformada por instrumentistas, leyendas de la música tropical. Mi papá hizo muchas cosas para Joe Arroyo junto a Chelito de Castro. Si nos ponemos a investigar y ahondar en el tema, mis bisabuelos están envueltos en la composición de la Pollera colorá, aunque esa pelea creo que ya la perdimos.

¿Su experiencia tocando en bares de Bogotá fue satisfactoria o tuvo un grado de frustración?

Estuve tocando en Gaira y allí son más importantes los artistas. Carlos Vives tiene muy claro eso, y para mí es una gran escuela, porque los Vives se encargan de formarte artísticamente, técnicamente. Y en El Sitio es más bien el show, el entretenimiento.

¿Cómo define su “look”?

Bueno, no sé cómo responderte, porque la verdad mi look fue un proceso. Primero tenía el cabello gris, pero era muy difícil de mantener, entonces me pasé al morado. Me fui a Miami y pensé que iba ser complicado pintármelo allá, por eso decidí ponerme un rubio, porque iba a trabajar y no tenía tiempo de estar echándome productos en la cabeza.

últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito