'Mírate, Colombia'

Emilia Ruiz, presidenta de la fundación, busca recaudar el 27 y el 28 de febrero los fondos suficientes para dotar un nuevo centro de atención en el barrio Teusaquillo de Bogotá.

Emilia Ruiz, una peruana de nacimiento que vivió en EE.UU. y se cree muy colombiana porque vive aquí desde hace 22 años, preside la fundación Teletón. / Pamela Aristizábal - El Espectador

¿Por qué eligieron para este año el eslogan “Mírate, Colombia, y verás lo mejor de ti”?

Queremos volver a despertar en los colombianos todo el espíritu solidario y la generosidad para ayudar a los demás, así que creemos necesario mirarnos nosotros mismos y ver lo mejor que tenemos para así ver lo mejor de los demás.

En 2014, Teletón recaudó cerca de 13 mil millones de pesos, ¿cuál es la meta para este año?

La metodología que usamos en Teletón es poner un peso más a la cifra que hemos logrado el año anterior, porque realmente la meta no la pone Teletón, sino todos los colombianos.

¿Cuáles son los proyectos que quieren ejecutar a corto plazo?

Hemos dado una cuota inicial para un nuevo centro Teletón en la ciudad de Bogotá, en el barrio Teusaquillo, en un edificio de 1.230 m². Además, vamos a seguir trabajando con talleres de inclusión social para nuestros usuarios y sus cuidadores.

La transmisión por televisión de la Teletón es la vía tradicional para recaudar fondos, pero ¿qué otras fuentes de financiación tienen?

Trabajamos con los contratos que logramos firmar con el sistema de salud para la rehabilitación de las personas, pero de la venta de nuestros servicios recibimos menos de un 10%.

¿Cuántas personas se han beneficiado con la fundación?

Hemos atendido a más de 290 mil personas. El año pasado atendimos a casi 16 mil usuarios en los centros que tenemos a nivel nacional, y en el punto de atención en Bogotá a 125 mil.

De los casos que ha conocido en Teletón, ¿cuál es el que más la ha impactado?

Los niños con parálisis cerebral. Siento que ellos son personas brillantes que solo necesitan una oportunidad.

Siendo economista, ¿en qué momento nace su vocación social?

Siempre he tenido una vocación de servicio. Cuando trabajé en el Banco Mundial, conseguía ropa y comida para las personas de la calle, así iba a los centros en donde los recogían y era la cocinera de ellos, hacía sopas en ollas gigantescas.

Usted es peruana de nacimiento y vivió en Estados Unidos, ¿qué la llevó a radicarse en Colombia hace 22 años?

Inicialmente vine como representante adjunta del Programa de las Naciones Unidas del Desarrollo en Colombia. Pero me enamoré y me casé con un colombiano, viviendo en Washington. Cuando él vino a trabajar a Colombia, preferí tener una familia unida que volver al Banco Mundial.

¿Ha trabajado por su país natal?

No, porque nunca estuve allá. Nunca he trabajado ni para Perú, ni por Perú, soy más colombiana.

¿Cuáles son sus pasatiempos?

La lectura y tejer. A mis ocho años tejí mi primer saco, ahora lo puedo hacer mientras leo, porque no necesito ver para hacerlo bien, ahora hago cuellos y se los regalo a mis amigas.

Su autor favorito.

Me encanta el realismo mágico de Gabriel García Márquez, Isabel Allende y las novelas de Mario Vargas Llosa.

Temas relacionados