'Nadie acepta que se hizo una cirugía'

Angélica Andrade fue víctima de sus impulsivas ganas de verse mejor. Con más de diez intervenciones estéticas y tras sufrir dificultades por inyectarse biopolímeros en los glúteos, asegura que no volvería al quirófano.

Modelo colombiana Angélica Andrade. / Óscar  Pérez
Modelo colombiana Angélica Andrade. / Óscar Pérez

¿Quién es Angélica Andrade?

Soy de Ibagué. Vivo hace diez años en Bogotá. Mi proyecto es ser actriz. Presenté un tiempo y mis inicios fueron como modelo.

¿Siempre quiso ser modelo?

Desde pequeña. Siempre quería estar bonita, participar en desfiles. Años después lo hice de manera profesional.

¿Por qué empieza a intervenirse el cuerpo?

Para buscar más trabajo. Estoy en una sociedad de consumo donde todo tiene que ser perfecto y me dejé llevar por esas cosas tontas y superfluas. Si pudiera devolver el tiempo, no lo haría.

¿Cuál fue su primera cirugía?

Quería hacerme una rinoplastia porque tenía una protuberancia en la nariz, pero tuve complicaciones y se hicieron varios retoques que no quedaron bien.

¿Acudió a sitios no garantizados?

No me hice cirugía en un garaje, sino en un sitio muy reconocido. Era una clínica que pautaba en todas las revistas y era muy famosa. No quiero culparlos, sencillamente a mí me fue mal.

¿Por qué se interesaron en su casa para el programa ‘Tabú’ de NatGeo?

Por un amigo que contó mi caso y me contactaron. Todos los casos del programa los investiga un grupo de médicos, siquiatras, sicólogos y a partir de ahí deciden cómo orientar la historia según el impacto social.

¿Cuál es el mensaje de su historia?

Queríamos impactar en la sociedad, más en un país como Colombia, donde la mayoría de mujeres se hacen algún tipo de operación por belleza. Lo que yo estoy haciendo es atrevido, porque nadie acepta que se hizo una cirugía.

¿Cómo puede afectar la dismorfia a una persona?

Usted se obsesiona por una parte de su cuerpo y la puede arreglar 10 mil veces sin importar el costo económico y de salud que pueda tener. Aunque yo no sufro de eso.

¿Por qué en nuestro país hay un índice tan alto de personajes que se hacen cirugías estéticas?

Por cultura. Acá en Colombia gusta la voluptuosidad. A las personas no les gusta hacer ejercicio, ni cuidar su alimentación, y prefieren hacerse cirugías.

¿Qué papel juegan los hombres?

Tienen la culpa por estar exigiendo un montón de cosas imposibles. Uno no puede estar todo el tiempo arreglado como para una foto.

Temas relacionados
últimas noticias

Michael Douglas y la ciencia de la actuación

“Repasando distancias” con Reynaldo Armas

Alejandro Aguirre: el otro perfil de Colombia