“Nadie está atado de por vida a sus errores”: Ricardo Santamaría

El politólogo decidió escribir un libro a partir de las enseñanzas que le ha dejado la vida. Asegura que no escribió para dar recomendaciones, sino para demostrar cuál fue su experiencia para lograr perdonar.

Ricardo Santamaría es politólogo de los Andes y fue director de El Espectador.

¿Cómo inició su camino a la libertad interior?

Todo empezó cuando me tomé un año sabático, renuncié al trabajo, me fui a estudiar en una universidad en Estado Unidos, cuando iba caminando recordé que ya había pasado por ahí y algo se me vino a la cabeza, que cuando tenía 23 años, había ganado un dinero ayudando a escribir las memorias de un ex canciller y con esa plata me fui a estudiar un curso de inglés. Recordé que ya había pasado por ahí y también que me había dicho, algún día voy a volver, no sé por qué llegó ese pensamiento a mi cabeza, cuando sucedió tenía 53 años, es decir hace dos años. De inmediato me metí a una biblioteca que estaba al lado, abrí el computador y empecé a escribirle cartas al Ricardo de 23 años.

¿Qué lo motivó a escribirle cartas al Ricardo de 23 años?

Quería de alguna manera contarle lo que me había pasado en la vida, como buscando la manera de que tuviera una vida mejor, mostrándole las experiencias que había tenido y las lecciones que recibí, para que mejorará su vida, para que no metiera la pata en muchos temas, para que fuera más libre, más feliz, para que siguiera sus sueños y no se preocupara por tantas bobadas de las que uno se preocupa en la vida.

¿En qué momento decidió publicar un libro con apartes de su vida?

No lo pensé. Fue un proceso muy personal de contar experiencias relevantes de mi vida y de hacerlas conscientes. Nunca pensé publicar el libro, por eso considero que fue una escritura muy libre, sincera, fluida, fue un viaje interior de recuerdos de vivencias, que me ayudó a perdonar y perdonarme, para poder seguir adelante, después de escribir, me sentí mucho más liviano con mi vida. De repente se me ocurrió escribirle a una amiga editora, le dije oiga Elena, imagínese que escribí estas 60 páginas ¿usted cree que esto es un libro? Ella me dijo sí, me dio unos consejos y me dijo si llega a la página 150 vuelva y mándeme y yo seguí escribiendo por el lapso de nueve meses y pasé de la página 150 a la página 180 y ahí ya nos pusimos de acuerdo para a hacer este libro.
   
¿Por qué incluyó su columna “Un año sobrio” en el libro?

Porque cuando la publiqué por primera vez en un periódico, me di cuenta que muchas personas se sintieron identificadas con ella. Inicialmente le consulté a mi socio sobre la columna que había escrito y le pregunté que si debía publicarla, porque teníamos clientes y él me dijo una cosa que está publicada ahí “publíquela para que mi hijo adolescente la lea” y no se imaginan lo que pasó, recibí decenas de mensajes y llamadas como nunca había recibido por una columna.

¿De todos esos mensajes y llamadas cuáles recuerda?

La llamada de un joven caleño que vive en Hong Kong, recuerdo que me dijo: mi papá me mandó su columna, estoy aquí en un tratamiento para dejar de tomar trago ¿puede hablar un rato conmigo? Hablé una hora con él, como también viene a mi mente la llamada de un amigo, y me decía que su hijo adolescente estaba tomando mucho trago, que si podía hablar con él. También me llamaron de un colegio para dar una conferencia, después me encontré con otro amigo en un aeropuerto, abrió el computador y me dijo, mire tengo su columna ahí y a veces me toca leerla por la mañana para no tomar ese día. Esos testimonios me conmovieron mucho y me di cuenta que el testimonio honesto de una persona puede inspirar a otras.

¿Busca de alguna manera que este libro cambie la vida de algunas personas?

No soy un maestro, ni hay tips para vivir mejor, solo es un testimonio de una persona que pasó por unas situaciones, tuvo una lecciones y las cuenta con el ánimo de no dejar pasar por alto, como he vivido mejor a partir de perdonar, de ser humilde y de no ser egoísta. No pretendo decirle a nadie como manejar sus problemas.

¿La misma fuerza de voluntad que ha tenido para dejar el trago, lo ha acompañado para cambiar otros aspectos de su vida?

En todos. Esa fuerza me ha ayudado a buscar la paz interior y a no tener esa vida loca de conquistar supuestos éxitos, como por ejemplo tener una carrera, sino más bien a saber vivir. Me he vuelto más liviano en mis preocupaciones, no que no las tenga, pero veo las cosas de otra manera.

¿Cómo fue ese momento cuando se sentó a hablar con su mamá sobre la felicidad?

Es uno de los capítulos más reales e importantes del libro, fue un momento de intimidad con mi madre, muy sencillo, no hubo abrazos, realmente sentí una conexión de corazón a corazón. Yo había estado alejado de mi familia,  y ese reencuentro fue definitivo.

Le devuelvo una de las preguntas que le hizo a su madre ¿es feliz?

Sí, desde que dejé de tomar, soy mucho más feliz que antes. El significado para mí de la felicidad es el reencuentro conmigo mismo, con mis sueños, el dejar de vivir mucho del qué dirán, el dejar de vivir para otros y vivir más para lo que yo considero que es importante para mí.   

¿Cuál ese momento en el que le gustaría devolver el tiempo para resarcir algo?

Ninguno. Si paso a la cabeza tengo ese pensamiento de que me habría gustado hacerlo distinto, pero si me quedo en el corazón, el solo hecho de entenderlo es suficiente para estar tranquilo. No importa la edad que tengamos, si nos damos cuenta de nuestras verdades seremos felices. En este libro tuve momentos de tristeza, porque recordé episodios dolorosos, muchas veces lloré, me di cuenta de errores, de comportamientos de los cuales no me sentí orgulloso, pero comprendí lo que había sucedido y cambié mi vida.

¿Cómo tomó la familia la publicación de este libro?  

Yo tengo dos hermanos y antes de publicarlo les mandé un borrador del texto y les pedí su opinión, me hicieron buenos comentarios, tanto que quedé tranquilo. También se lo mandé a algunos amigos cercanos, leyeron el texto y me hicieron aportes muy valiosos.

¿En qué se encuentra trabajando en estos momentos?

Trabajo en un proyecto que impulsa la reconciliación y el posconflicto, es una corporación sin ánimo de lucro, que apoya proyectos sociales y de servicio en todo el país, va totalmente acorde con lo que quiero hacer el resto de mi vida.

 

últimas noticias