Nicola di Bari: no soy el último romántico

El cantante y compositor italiano, cuyo verdadero nombre es Michele Scommegna, dice que la industria discográfica ha cambiado mucho y que ahora lo principal es el negocio, mientras la calidad se deja de lado.

Nicola di Bari dice que el próximo año publicará un disco con nuevas composiciones. / Andrés Torres
Nicola di Bari dice que el próximo año publicará un disco con nuevas composiciones. / Andrés Torres

 

¿Cuál es el sonido favorito de un romántico?

El sonido que más me gusta es el de las olas del mar. La casa en la que voy a pasar el verano con toda la familia, al sur de Italia, está sobre el agua. Me parece una belleza escuchar ese sonido porque la mente se pone muy serena.

Después de cuarenta años, ¿cómo recuerda sus participaciones en el Festival de San Remo?

Es imposible sospechar todo lo que puede pasar después de que uno se gana un festival. Recuerdo el primero que gané, con El corazón es un gitano. No me parecía real, me sentía desubicado porque la gente me pedía fotos y autógrafos y yo pensaba que no era conmigo. Tal vez al otro día fue que entré en razón.

¿El Festival de San Remo sigue teniendo la misma relevancia en el medio musical?

El Festival de San Remo sigue y en Colombia tiene mucha importancia. Creo que por eso es que muchos jóvenes van a mis shows, porque conocen la historia del evento y de ahí vengo yo. Lo que sigo viviendo ahora es la cola de la cometa, la estela de lo que provocó ganar el festival. En aquel tiempo, obtener el primer lugar era importantísimo; hoy parece que es otra cosa. Hoy aplauden el espectáculo y la canción es menos importante.

¿Cómo ha sentido los cambios en la industria?

Ha cambiado casi todo. Subió el negocio y bajó la calidad. Me parece que la industria discográfica está reducida a un show. Por eso es que triunfan los chicos del pelo parado con ojitos azules. Hoy es muy distinto.

¿La industria se volvió desechable también?

No todo es así, pero la mayoría sí. Están inventando artistas que después de un éxito, luego de un año, no saben qué hacer porque no tienen una preparación artística sólida. Yo les creo a los artistas con una historia que los respalda. Antes, San Remo era la universidad del canto, era un comienzo, no una meta. Ahora los chicos ganan un concurso y creen que lo saben todo.

¿Por qué se conoce más su actividad como cantante y se desconoce su faceta como compositor?

Estuve alejado de la música casi treinta años y eso debió influir en el hecho de popularizar mi voz pero enterrar mis letras. Claro que ahora, y como primicia, les cuento que el próximo año saldrá un nuevo disco mío. Está muy bello porque lo pensé durante mucho tiempo. No podía hacerme el sordo con las peticiones de la gente para que grabara, así que los complací.

Usted le componía mucho al amor, pero también a los ambientes rurales, ¿por qué?

Porque soy hijo de un campesino. La cultura que tengo es la del ambiente rural, la de la campiña. Luego, mi visión cambió con tanto viaje, pero la primera fue la cultura campesina, esa es mi identidad.

¿Usted sigue siendo devoto de San Nicolás?

Sí, claro. Eso será por siempre. Soy muy devoto y por eso, precisamente, elegí que mi nombre artístico partiera de mi santo. Para los que no lo sepan mi nombre real es Michele Scommegna.

¿Qué le pide a San Nicolás?

Nunca le he pedido nada. Lo adoro y con eso es suficiente.

¿El público lo ha dejado crecer o le sigue pidiendo siempre las mismas canciones de la década de los 70?

Lo que a la gente le gusta más es mi parte romántica, mi manera de hablar, de narrar las historias sobre el escenario. Creo que con mi música reflejo mi manera de ser hombre, hijo, padre y artista. Como dijo Giuseppe Verdi: “El hombre tiene a la mano una de sus más lindas expresiones y esa es la música romántica”.

¿Se siente bien con la denominación de “el último romántico”?

Ciertamente no lo soy, gracias a Dios. Soy sólo un representante de esa música. Si fuera el último romántico, sería el final del mundo.

¿Qué tanto improvisa en sus conciertos?

Todo lo que aparece en el concierto es porque sale del corazón. Vivo con la gente todo lo que canto y escribo.

 

* Hoy, 8:00 p.m. Teatro Jorge

 Eliécer Gaitán, carrera 7ª Nº 22-47. Informes y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

 

 

últimas noticias

La liga de Tito Puccetti