"No decidí dónde nacer, pero sí dónde vivir"

Desde hace cuatro años vive en Colombia. Su blog acerca de la vida en el país fue nominado como uno de los mejores de Latinoamérica en 2012. En abril lanzará el libro ‘Colombia: una comedia de errores’, realizado con el artista Sergio Liévano.

Victoria Kellaway fue periodista de guerra, pobreza y crimen. Le gusta el periodismo colombiano pero asegura que no ejercería esta profesión en el país. / Oscar Pérez

Dejó el periodismo para convertirse en escritora. ¿A qué se debe este cambio?

Era especialista en pobreza, guerra, crimen y cosas muy tristes. Duré seis años así, comencé en un periódico en Inglaterra cuando tenía 21 años y decidí que no podía soportar más ese trabajo. Estaba deprimida y no quería seguir.

¿Qué resalta del trabajo que hizo como periodista?

A mí me eligieron para cubrir este tipo de temas. Soy una persona tranquila y los jefes de los periódicos saben quiénes son aptos para este tipo de temas. Era una especialista de la guerra. Pasé muchos años con los soldados de Inglaterra. Estuve en Canadá, en donde se prepararon para la guerra de Irak; en Noruega, donde se hacía un entrenamiento para esta misma guerra; y en África, porque el crimen allí es muy parecido al de Afganistán. Nunca fui ni a Irak ni a Afganistán.

No estaba muy entusiasmada con visitar Colombia. ¿Qué la convenció?

Llevo aquí cuatro años. No quería venir por las situaciones de conflicto. Viajé a Ecuador y Brasil, donde conocí a una mujer de Medellín que me convenció de venir a Colombia. En Cartagena conocí a un bogotano que me incentivó a venir a Bogotá. Al principio estuve tres meses para aprender español, enseñar inglés y bailar salsa. Al final, me quedé. Después de tres años comencé a pensar en mi futuro, decidí que quería escribir un libro y empecé mi proyecto.

¿Por qué radicarse en Colombia, un país que padece los problemas de los que quiso huir?

Es chistoso, decidí no escribir al respecto. No decidí dónde nacer, pero sí dónde vivir. Tengo una razón para ser y cosas para hacer. En Inglaterra todo está “bien” y no hay mucho por hacer.

¿Cuál es su interés particular en Colombia?

Me interesa la cultura y la manera en que ésta afecta a la gente. Es algo muy poderoso que determina la manera de actuar; las diferencias culturales no son buenas ni malas, sino diferentes, y en Colombia están determinadas por la poca libertad que tienen las personas. Acá se tiene la costumbre de no decir nada cuando algo está mal.

¿A qué se debe el nombre de su libro, ‘Colombia: una comedia de errores’?

Porque es un país con una historia particular. Tiene todo tipo de gente, españoles, indígenas y africanos. En toda su historia hay muchos errores; no es para mal, sino que se trata de explicar por qué estamos como estamos. Es una manera de mostrar cómo llegamos, como estamos y para dónde vamos. Hay que pensar las cosas que hay por arreglar y no pensar que vivimos en el paraíso.

¿Cómo surge este proyecto?

Hago este libro en compañía del artista colombiano Sergio Liévano. Su responsabilidad es hacer la parte gráfica del libro y yo hago el texto. Aunque él también me da mucho apoyo con ideas para la narración. Es un libro para pensar y reír.

¿Alguna vez quiso trabajar en medios de comunicación colombianos?

No, estaba cansada y frustrada de un oficio en el que sólo debía hablar con la gente, pero no hacía nada. Debía escribir historias y nada pasaba. Desde mis 15 años quise ser periodista y admiro mucho ese oficio, pero creo que no era lo mío. En realidad quería ser escritora, pero tenía miedo. No es lo mismo. El periodismo requiere de mucha fortalece y energía, y yo no tuve esas ganas.

¿Con qué intenciones salió de Inglaterra?

Quería viajar durante seis meses por América Latina y después ir a Australia a buscar trabajo. Llegué a Colombia y perdí mucha plata en vuelos por la intención de quedarme acá.

¿Cuál es su percepción del periodismo colombiano?

Me gusta, creo que los periodistas son bastante realistas y eso es algo que le falta al país. Los colombianos están cansados de los problemas, pero los periodistas no y eso a veces es necesario. No debemos perder de vista lo que está por fuera de nuestra vida inmediata.

¿Cómo surge su blog?

Quería practicar la escritura por fuera de los lineamientos de los periódicos. Es algo para entender la cultura colombiana en la cotidianidad. Me pasan muchas cosas que no entiendo y eso me ayuda a comprenderlas. Fue la forma de lograr analizar la cultura.

¿A qué se debe el nombre del blog: Banana Skin Flip Flops?

Cuando viví en Liverpool fui bastante “fifi”. Tenía plata, pero nada me entusiasmaba. Cuando decidí venir a América Latina, mi amigas me dijeron que iba a volver hippie, con unas sandalias “flip flops” de cáscara de banana. Por eso elegí el nombre, para recordar quién era.

Temas relacionados