'No hay que creerse la mujer maravilla'

Silvia Corzo es la imagen de la campaña de la Liga contra el cáncer.

Silvia Corzo, aunque nunca ha padecido cáncer de seno, apoya la campaña que busca prevenir esa enfermedad. / Cortesía

¿Por qué Silvia Corzo decidió hablar de cáncer de seno?

Porque es una enfermedad que puede tocar a cualquiera. Nadie está exento de ella y las mujeres de hoy día, con una vida tan agitada entre el hogar y la profesión, debemos tener aún mayor precaución.

¿De qué manera incide en el desarrollo de una enfermedad como esa el estado de ánimo?

Afecta muchísimo. Las mujeres solemos cargarnos todos los problemas o, mejor, las responsabilidades de la casa. Educar a los hijos, darles tiempo de calidad, sacar tiempo para nuestra pareja; son tantas cosas en las que hay que pensar, que descuidamos nuestra salud y el estrés termina ganándonos la batalla.

Una batalla que además puede hacernos perder, incluso, la vida...

Así es. Y de ahí la importancia de la prevención. Por eso, aunque ya mucho se ha hablado sobre el tema, es necesario que actuemos, para que ese índice de 7.000 mujeres diagnosticadas cada año, de las que 2.000 mueren, sea reducido.

¿Qué hace para que el agite diario no le arrebate su tranquilidad y pueda llevar una vida sana?

Le doy prioridad a lo que me hace feliz, o sea, a mi familia, a mi hijo. Trato de hacer una pausa cada día para pensar en lo que estoy haciendo, cómo lo estoy haciendo y si eso va a afectar mi salud emocional y física o si le va a aportar cosas buenas. Y decido por lo que me haga bien.

Una de esas decisiones la tomó cuando pasó de Caracol Televisión a Noticias Uno?

Sin duda fue un paso importante en mi vida laboral y profesional, que incidió mucho en la personal. Hubo un momento en el que me diagnosticaron fatiga crónica, porque los ritmos en Caracol eran bastante agitados.

¿Por qué cree que llegó hasta ese punto de padecer fatiga crónica?

Porque muchas veces, en el afán por mostrar de lo que se es capaz, uno termina comprometiendo su salud más de lo que debería.

¿Cuál es la característica de la mujer de hoy, que la diferencia de la de hace un par de décadas?

Es que ahora asumimos muchos roles dentro de la sociedad. Antes, la mujer estaba relegada a su papel doméstico porque, en una concepción un poco machista, se consideraba que no tenía las suficientes capacidades para liderar o ser exitosa profesionalmente. Ahora somos mamás, pero queremos ser profesionales, necesitamos trabajar y además de eso somos esposas o novias.

¿Qué sería lo ideal desde su experiencia?

Primero, hay que ser conscientes de que no somos mujeres maravilla, que fue algo que nos vendieron cuando éramos chiquitas y es un imaginario que uno crea y que nos inyectaron la publicidad, los medios de comunicación y las novelas. Podemos cumplir esos roles sociales, podemos ser mujeres profesionalmente exitosas, bellas, mamás ideales, en fin, pero jamás descuidar la salud. Siempre hay que hacer una pausa para evaluarse.

¿Qué rol cumplen o deberían cumplir los hombres en el apoyo a las mujeres que padecen de cáncer de seno u otra enfermedad?

Este punto es muy importante y hago un llamado de atención para que los compañeros sean más conscientes de la situación que atraviesan sus parejas. Ahora que estoy vinculada con este tema, me he dado cuenta de la cantidad de hombres que rechazan y abandonan a sus parejas. Es muy triste y es algo que, incluso, afecta tanto, que puede desarrollar más la enfermedad.

 

últimas noticias