¡No hay ni un educador postulado!

Para Nicolás Montero, conductor del programa de History Channel, lo más importante de escoger a un personaje que nos identifique no radica en su elección ‘per se’, sino en el debate y la reflexión en torno al tema.

Que el Gran Colombiano tenga un marco ético sólido, una conducta intachable en lo que respecta a lo público y que trabaje por los derechos humanos son cualidades esenciales, dice Nicolás Montero  / Cortesía Caracol
Que el Gran Colombiano tenga un marco ético sólido, una conducta intachable en lo que respecta a lo público y que trabaje por los derechos humanos son cualidades esenciales, dice Nicolás Montero / Cortesía Caracol

En el formato original del programa de la BBC del Reino Unido se escogió al exprimer ministro Winston Churchill y en México a Benito Juárez y José de San Martín. ¿Cree que en Colombia hay una tendencia hacia personajes más contemporáneos como Shakira, Falcao o Juanes?

Lo interesante del proyecto es que efectivamente suscita este tipo de reflexiones. En los debates que hemos realizado en las universidades Sergio Arboleda, Atlántico y Antioquia se pueden concluir cierto tipo de cosas al analizar los 25 personajes que se han escogido.

¿Por ejemplo?

¿Por qué escogimos a esos y por qué algunos quedaron por fuera? Entonces, efectivamente, surgen algunas dudas. En el listado de los próceres del siglo XIX están los que nos enseñaron en el colegio: Rafael Núñez, etc., y de pronto hay un salto a personajes de casi de la segunda mitad de este siglo, podría decir, más mediáticos. Las preguntas son: ¿por qué es así?, ¿a qué se debe? Es lo que yo invito a hacer, es para lo que sirve realmente el programa.

¿Eso podría suscitar que el país ha escogido a esos personajes con base más en lo que le han mostrado los medios y no de su conocimiento de la historia?

Sí. Los debates han arrojado ese tipo de conclusiones, pero agregaría: ¿es sólo eso o también es un tema educativo? De cómo los colombianos nos relacionamos con la historia y cómo nos la enseñan.

De alguna manera el programa evidencia cómo estamos en educación…

¡Claro! Es que para eso es el programa. Más allá de una simple escogencia de quién puede ser el Gran Colombiano, lo que nos invita es a realizar un diagnóstico de cómo nos visualizamos, porque no es sólo elegirlo, sino a quién consideramos que deba ser, y eso a su vez nos habla sobre quién deseamos ser, quién deseamos que nos presente.

¿Cómo ha sido la participación por edades, género, etc.?

Algo que llama mucho la atención es que hay poca participación de la mujer. Se dice que somos un país multicultural y no sé si esa multiculturalidad está expresada en esos 25 personajes. Y algo que me parece importante mencionar es que no hay un solo educador. Eso refleja mucho nuestra identidad.

A propósito de eso, ¿qué implicaciones podría tener el que se escojan a personajes de la vida pública tan polémicos como Álvaro Uribe Vélez, que se encuentra entre los finalistas?

Claro, seguramente habría mucha controversia, tal vez algunos estarían muy molestos, otros satisfechos. Sin embargo, el instrumento lo que nos está diciendo es que el colombiano pone en primer plano esas variables y que pareciera, insisto, que se deja influenciar más por las fuerzas actuales de la vida política —casi que electoral— y no por las históricas. Esa podría ser una posible conclusión.

¿Qué otras conclusiones se han arrojado en los debates?

Esa es la tarea de los colombianos y el análisis que debemos hacer al respecto. La otra conclusión también tiene que ver sobre ¿cómo estamos enseñando historia? Es un tema educativo, ¿por qué los colombianos nos relacionamos de esa manera con la historia?, ¿si es la historia la trama sobre la cual tomamos las decisiones sobre la vida cotidiana? Es lo que más me llama la atención.

Un calificativo que defina al Gran Colombiano.

Fíjese que esa es la pregunta con la que iniciaba la mayoría de los debates. Una de las respuestas que se arrojaron es que el elegido debería tener un marco ético muy sólido y, a mi juicio, ese marco debe tener varias características: una, que su conducta haya sido incuestionable en lo que tiene que ver con lo público y, hoy día, tendría que ser un hombre que busque la paz, pues es una variable fundamental en la construcción del país de hoy. Y en el que sea reflejado que Colombia se debe reconocer a sí mismo en un contexto internacional y, sobre todo, que propenda por la defensa de los derechos humanos.

¿Cómo será el proceso de selección este domingo 23 de junio?

El formato de la BBC ya está dado, pero es un poco repetir las dinámicas que hemos realizado en las universidades. Son cuatro panelistas que van analizando las variables que hemos mencionado. ¿Por qué están los que están, por qué faltan algunos, qué es lo que el colombiano busca en el Gran Colombiano? E insisto, es una herramienta de análisis.

Temas relacionados

 

últimas noticias