'No somos una televisión de sofá'

El canal público Telemedellín cumplió 16 años. En ese tiempo se ha caracterizado por dar información enfocada a los intereses de los ciudadanos, con programación entretenida y con valores. En 2013 su audiencia creció el 20%.

Waldir Ochoa dice que Telemedellín ha crecido en audiencia, pues pasó de 50 mil a 1 millón de televidentes. / Luis Ángel

¿Desde hace cuánto es gerente en Telemedellín?

Desde octubre de 2012.

En 1997 nació el canal, ¿cómo se financian?

Es el canal público de Medellín, aunque somos un canal sin ánimo de lucro. Todos los recursos que recibo son a través de convenios con la Alcaldía de Medellín.

¿Quiénes son los aliados?

Hemos trabajado de la mano de Directv y Claro, pero no ha sido fácil porque ellos no tienen un segmento de transmisión satelital.

¿Qué tipo de televisión hacen desde Telemedellín?

Una que busca caminar la calle. No pretendemos ser una televisión de sofá ni de estudio. Queremos que las personas entiendan que somos un canal público y eso significa que no es de los gobernadores, sino de la gente. Hemos visto que la televisión pública se utiliza con fines ideológicos y políticos.

¿Qué referentes tienen en televisión pública en el ámbito internacional?

La BBC y la Deutsche Welle son un orgullo. Otro referente es la televisión española de la época de Zapatero, que fue plural y con estándares de calidad superiores.

¿Cuál ha sido el proyecto estrella de Telemedellín?

La política del “Aquí te ves”. En este canal no aparecen sólo los bonitos y los que saben hablar bien. Aquí aparecen todos los ciudadanos.

¿Qué novedades han implementado en el canal?

Desde 2008 tenemos la señal en satélite que se puede bajar desde cualquier parte del mundo. En 2009 adquirimos la primera unidad móvil con tecnología HD. En esa época creamos nuevos productos, como el caso de Suso’s Show, que es el más reconocido, y en 2012 creamos el portal móvil.

¿Cómo es la relación con la Alcaldía y los contenidos que publican?

Es programación enfocada en el ciudadano, por eso ellos nos dicen qué necesitan y nosotros planteamos el cómo.

¿En qué consiste la transformación del canal?

Análisis internacional, documentales periodísticos, servicio meteorológico y deportes. Aunque no podemos dejar de ser barrio, comuna y ciudad, nos interesa la programación universal porque queremos decirle a la gente que el mundo es más amplio.

¿Cómo van en audiencia?

Nos miden de dos maneras: con Ibope y el Estudio General de Medios. En este último crecimos el año pasado el 20%. Hoy tenemos casi 1 millón de televidentes en Medellín. La cifra es pequeña en comparación con los grandes canales del país. Con Ibope tenemos programas que marcan muy bien, como Suso, que rompió el récord de audiencia local.

¿Cómo van a sobrevivir en el tiempo?

A partir de propuestas creativas e innovadoras, porque creemos que el modelo de hoy está muy desgastado. También mediante productos propios que podamos vender a otros canales e invertir en multimedia.

¿Qué debe tener la buena televisión pública?

Debe ser inteligente para conservar el servicio a la ciudadanía, no podemos dejar de ofrecer elementos comerciales porque competimos todo el día con los 400 canales que ofrecen los teleoperadores. La programación debe ser entretenida, comercial y con valores.

¿Cuál es el sello de Telemedellín?

La programación temática por días. Los lunes somos naturales; los martes, glocales; los miércoles, emocionantes; los jueves, innovadores; los viernes, culturales y los fines de semana, entretenidos.

¿Usted de qué vive si esta es una organización sin ánimo de lucro?

De los convenios con la Alcaldía. El año pasado vendí $1.800 millones, que eso no es nada para un medio. Crecimos en ventas al sector privado casi un 10%.

¿Qué datos demuestran que, en estos 16 años, ha crecido Telemedellín?

Poner la señal en el satélite nos hace estar en el país. En Antioquia estamos casi en 90 municipios. Fue un canal que empezó con 50 mil televidentes y pasó a 1 millón.

¿Cómo hacer atractiva una televisión institucional?

Proponer narrativas atractivas, desarrollo tecnológico y programas que se hacen con la gente a través de dinámicas de identificación. Dejar que la gente sea como quiere ser.