"No tenemos ejército, tenemos música"

La leyenda del reggae abrirá mañana en concierto el Jamming Festival 2014. Su música, explica, habla de lo espiritual, político y social, las tres dimensiones del reggae.

Alpha Blondy se presentará en el Royal Center de Bogotá, a las 8:00 p.m. / Cortesía

Además de su legendario nombre, ¿qué otro legado le dejó su abuela?
Ella me enseñó la sabiduría del pueblo. A ser sincero con uno mismo y con la gente que lo rodea. Esa es la mejor manera para hacer amigos y para vivir una vida digna. No soy perfecto, pero mi fe en Dios siempre me ha guiado.

¿Qué música escuchaban en su casa cuando era pequeño?
Era música africana y tradicional. Crecimos en una atmósfera de festividad por la independencia, cuando algunos países africanos lograron alcanzarla.

¿Cómo accedía a esa música?
No había radio ni cassettes. La radio es una cosa nueva. Teníamos un músico que tocaba y en las noches, o algunas veces durante el día, lo seguíamos alrededor del pueblo. Había un lugar grande donde estaban los bailarines y allí llegábamos. No teníamos radio porque mi abuela no tenía plata para comprarla.

¿Por qué y para qué el reggae?
Es una música muy espiritual, con un compromiso social y político. Esas son las tres dimensiones del reggae.

¿De quién recibió apoyo cuando empezó su carrera musical?
Tuve suerte. Un amigo con quien crecí en el gueto se convirtió en presentador de televisión. Me abrió las puertas en su programa, First Chance, y me dio la oportunidad de ser descubierto por la gente.

¿Cómo reaccionaron en su tierra al escucharlo?
Cantaba en lengua africana y sólo la gente muy vieja entendía los dialectos. Todos tuvieron curiosidad por lo que hacía. No se imaginaban que uno podía hacer reggae en nuestros dialectos.

¿Cuánto apoya el gobierno de Costa de Marfil a sus artistas?
El actual presidente y los presidentes anteriores han tratado de apoyar a los artistas, pero no de la manera adecuada. Hay muchas copias de contrabando en las calles. Si la Policía hiciera su trabajo, probablemente los artistas podrían vivir de los derechos de autor. Algunas veces nos dan recursos para organizar conciertos, pero no son suficientes.

¿Qué falta para que la “democratura”, término que usted acuñó, termine por completo en África y el mundo?
En todas las revoluciones se habla de democracia, pero hay demasiada sangre. Así que me pregunto si la democracia es un arma o un estado mental. Mucha gente muere en un proceso democrático. Eso no era lo que yo creía de la democracia. Creía que la democracia iba a salvar vidas y a hacer a la gente feliz. Pero nunca pensé que la palabra democracia significara tanta sangre, sufrimiento y lágrimas.

¿Qué percepción tiene de Colombia en términos musicales?
Amo la salsa. Lo que conozco es por un club en Manhattan de música suramericana. Y tal vez allí he oído algún salsero sin saber que era colombiano.

En el país afrontamos una transición hacia la paz. ¿Cuál cree que puede ser el rol de la música para alcanzarla?
La música contribuye y ayuda a unir a la gente. Puede enviar un mensaje para decirles a las personas que no deberíamos hablar de cosas que nos dividan. ¿Por qué no explotar lo que tenemos en común? ¿Por qué hablar de batallas?

Fue embajador de paz ante la ONU. ¿Cómo alcanzarla?
La paz no es una utopía. Pero es necesario no hablar sólo de su dimensión ideológica, que es apenas una máscara para cubrir la realidad, sino de la dimensión financiera de la guerra, que causa el sacrificio de los seres humanos por propósitos financieros. Nosotros no tenemos ejército, tenemos música.

Lanzará un nuevo trabajo musical. ¿De qué se trata?
Es música que trae esperanza y alegría a la gente, pero que también denuncia y alza la voz contra el poder político dominante.

Es su primera vez en este país...
Sí. Estoy contento, pero estaba algo asustando por lo que sale en los periódicos. Pero estamos muy emocionados y felices de conocer la gente de Colombia.

¿Qué es lo mejor de tener 60 y estar vigente en la escena musical?
Tengo suerte. Quiero lograr esta misión que Dios me ha puesto. Merecer esa suerte, el respeto y la inspiración que me dio.

Temas relacionados
últimas noticias