"No tengo agenda política"

María Elvira Arango vuelve a la televisión después de haber sido directora de las revistas ‘Don Juan’ y ‘Bocas’ durante siete años.

María Elvira Arango en las instalaciones del Canal Caracol, desde dond e se emitirá el nuevo programa. / Luis Ángel

Cuál es la apuesta del Canal Caracol con ‘Los informantes’?

La idea del canal es reforzar la franja de opinión. Tenemos esta nueva propuesta: un programa periodístico, de una hora, en televisión. Vamos con tres historias cada domingo, cada una con una duración de 15 minutos. Cerramos el programa con una sección que se llama “Último minuto”, un minuto sobre actualidad, con el humor y la agudeza política de Gustavo Gómez.

¿Cuáles son sus funciones dentro del programa?

Soy la directora y conduzco el programa en cámara. Somos un equipo de 17 informantes y 7 de ellos, incluyéndome, hacen historias. Los periodistas que se seleccionaron, aunque tienen muchos años de experiencia, no necesariamente han aparecido en la televisión colombiana.

¿Qué tipo de historias entran en ‘Los informantes’?

Son buenas historias, son grandes historias. No es un programa de política, ni de economía, ni de entrevista uno a uno en el estudio. Las historias pueden tratar cualquier tema.

Como fue tan exitosa dirigiendo ‘Don Juan’ y ‘Bocas’, ¿qué la llevó a tomar la decisión de aceptar?

Fui muy feliz dirigiendo esas revistas. Fue muy emocionante no sólo el proceso de crear un espacio periodístico, sino el de verlo crecer y después sobrevivir. Pero la oportunidad de hacer uno periodístico en televisión es algo que no se puede desperdiciar. Me parece que todos deberíamos festejar que existan más espacios periodísticos. Qué maravilla que haya uno nuevo, sobre todo en televisión.

Antes existía uno que se llamaba ‘El radar’, que lo cerraron porque, dijeron muchos, era muy crítico. En esa medida, ¿qué riesgo tiene ‘Los informantes’?

No tengo agenda política. He hecho periodismo hace más de 20 años y creo que hay que contar unas historias bien contadas, respetando las fuentes y haciendo periodismo de investigación. Pienso en el trabajo juicioso y bien hecho. Además, existe un apoyo desde la trayectoria de los periodistas que están conmigo. La garantía es que, cuando algo salga al aire, estará absolutamente respaldado y trabajado: es lo que encontramos, la historia que es y la versión de la persona que es.

La idea era hacer algo novedoso, que no existiera antes en cuanto a opinión. ¿Qué de novedoso hay en ‘Los informantes’?

Nos sentamos a buscar programas de opinión exitosos en el mundo: en la televisión inglesa, en la televisión francesa, en la televisión americana... Tratamos de ver qué es lo que funciona y cómo lo hacen quienes lo hacen divinamente para tratar de hacer algo similar. No es que nos estemos inventando nada. Estamos aprendiendo de lo que hay en el mundo para tratar de hacer una propuesta novedosa con relación a lo que hay acá.

¿Haber hecho televisión y radio la ayudó a la hora de hacer prensa?

Muchísimo. Aprendí con Julio Sánchez, que es un revistero a morir. Fui pupila de él siendo muy pequeña. Era una enamorada de las revistas y aprendí a gozármelas estando en radio. Entonces, cuando pasé a hacer revistas y me decían “usted nunca ha hecho prensa”, y les decía: “Sí, eso es cierto”. Pero nada me gusta más que una revista.

Para usted, ¿hay un solo periodismo con varias expresiones o hay varios periodismos?

Creo que hay un solo periodismo y hay que aprender cómo se hace. Hoy, con las nuevas tecnologías, nos ha tocado volver a aprender. Pero es el mismo oficio, es contar la misma historia, para móvil, para digitales, para papel.

Alguna entrevista que la haya marcado.

Tal vez la anécdota de una cumbre de las Américas en Brasil. Me fui con la tarea de entrevistar a todos los presidentes. Me faltaba solamente Fidel Castro. Y me acuerdo que era el último día cuando me encontré con un funcionario de la Cancillería que me preguntó cómo me había ido. Le dije que muy bien, pero que me había faltado entrevistar a Castro. ¿Usted lo quiere entrevistar?, me dijo. “Pues claro”, le dije yo. Entonces entró a un salón y me lo trajo. Logré hacerle dos preguntas y cumplí: entrevisté a todos los presidentes de América Latina en el momento.

 

últimas noticias