'No vivo de la música': Mario Duarte

Además de ser actor y vocalista de la banda de rock bogotana La Derecha, fue el fundador del festival hace 20 años. El barranquillero es recordado por papeles como el de Nicolás Mora en ‘Betty la fea’.

Mario Duarte se preocupa porque se está quedando sin vicios: dice que todos deben tener al menos uno. / Luis Ángel -El Espectador

 Fue músico antes que actor. ¿Dónde nació el gusto?

En mi casa siempre hubo un piano y una guitarra acústica, y mi mama tenía la inquietud todo el tiempo por que tuviéramos contacto con la música. De ella me viene el cuento, porque es la que tiene la sensibilidad.

¿En qué momento se hizo actor?

Por necesidad y curiosidad. Tengo amigos que eran actores cuando ya estaba haciendo rock y parchaba mucho con ellos.

¿Su primera embarrada?

Muchas. La primera novela, el primer año, fue como mi escuela. Cosas como que tenía que llorar en una escena como a los tres meses de estar ahí. Cuando leí, fui a la grabación con todo el firme propósito de renunciar (risas).

¿Cuál es la interpretación que más recuerda?

Estoy empezando a valorar esos personajes que siguen vivos a pesar de que la televisión se los ha consumido, como el mariachi, el guardaespaldas y Nicolás Mora.

¿Qué papel jugó en la fundación del Festival Rock al Parque?

Ir a la Secretaría de Fomento y decirle a Berta Quintero, que era la suegra de uno de mis grandes amigos, que quería hacer un festival gratuito para poder tocar frente a un público grande. Mi papel fue escribir en un papel esta historia y llevar la carta; lo demás fue el trabajo del instituto. Estuve involucrado en la organización de esa primera versión.

El festival cumple 20 años. ¿Cómo ha cambiado a través del tiempo?

No sé si haya crecido para bien o para mal. De pronto lo que le falte en cuanto a programación lo complementa con su función social y cultural en la ciudad, y viceversa. A veces he pensado que quiere darle gusto a todo el mundo, pero entiendo que también es un proceso.

¿Tiene algún significado especial participar en el evento este año?

Sí, porque vamos a hacerle un homenaje al disco de hace 20 años, Ay qué dolor, con el que arrancamos.

¿Qué retos le trae La Derecha?

Que estén buenas las canciones y que emocionalmente tengan razón de ser, que sonemos bien en los conciertos, que estemos a la altura. Como no vivo de esto ni somos una banda exitosa comercialmente, nuestras preocupaciones son otras.

¿Cuál ha sido la evolución del rock en Colombia?

En general avanzamos, pero somos de paso lento. La música en Colombia se está renovando lentamente y creo que el festival le ha proporcionado a más de uno elementos, talleres y contactos para viajar por el extranjero. Es nuestro laboratorio.

Su mayor desacierto.

Hace unos años dije en un Festival de Rock al Parque que nunca más me iban a ver tocar por allá (risas).

Una característica de su personalidad.

Me gustan las conversaciones intranscendentes. Puedo conversar con cualquier persona de cualquier cosa, y eso me parece chistoso, no lo siento una cualidad sino un defecto.

Algo que siempre le levante el ánimo.

Mis amigos y el humor, el ridículo de la vida. Es cuestión de perspectiva.

Definición de amistad.

El lazo más sólido que hay.

¿Cómo le va en el amor?

Como a todo el mundo, bien y mal. El amor es una cosa que le da a todo el mundo en el planeta, lo que lo hace común, pero a todos nos pasa algo en particular que nos hace sentir que nuestro caso es único.

El gusto más raro.

Tengo tendencia a aislarme un par de días. Me siento muy raro cuando no tengo ganas de parchar.

¿Qué le gusta comer?

El arroz, no concibo la vida sin arroz (risas).

¿Tiene algún vicio?

Estoy preocupado porque que me estoy quedando sin vicios y uno debe tener por lo menos uno. Me queda el café, que quita el sueño.

Temas relacionados

 

últimas noticias